Varicela y embarazo: ¿qué debe preocupar?

Si estás embarazada y tienes varicela, una infección viral altamente contagiosa que causa un sarpullido con apariencia de ampollas que pica, tú y tu bebé podrían enfrentar riesgos importantes para la salud.

Si contraes varicela durante el embarazo, tienes riesgo de sufrir complicaciones como neumonía. Para el bebé, los riesgos dependen del momento. Si la varicela se desarrolla durante las primeras 20 semanas de embarazo, en particular entre las semanas 8 y 20, el bebé tiene un riesgo leve de sufrir un grupo raro de defectos congénitos graves conocidos como síndrome de varicela fetal. Un bebé que tiene el síndrome de varicela fetal puede desarrollar cicatrices en la piel y alteraciones en los ojos, el cerebro, las extremidades y el aparato digestivo. Si la varicela se desarrolla en los días previos al parto y hasta 48 horas después del parto, el bebé podría nacer con una infección potencialmente mortal llamada varicela neonatal.

Si te expones a la varicela durante el embarazo y no eres inmune, contacta a tu proveedor de atención médica de inmediato. Este podría recomendarte una inyección de una inmunoglobulina que contiene anticuerpos contra el virus de la varicela. Si se administra dentro de los 10 días de la exposición, la inmunoglobulina puede reducir el riesgo de varicela o reducir su gravedad. Desafortunadamente, debido a la infrecuencia del síndrome de varicela fetal, no está claro si este tratamiento ayuda a proteger al bebé en desarrollo.

Si contraes varicela durante el embarazo, tu proveedor de atención médica podría recetarte medicamentos antivíricos orales para acelerar tu recuperación. El medicamento es más efectivo si se administra dentro de las 24 horas de que haya aparecido el sarpullido. Si tienes varicela al momento del parto, podrían tratar al bebé con una inmunoglobulina poco después del nacimiento para tratar de prevenir la varicela neonatal. Si el bebé contrae varicela en las primeras dos semanas de vida, también se pueden administrar medicamentos antivíricos.

Si estás considerando un embarazo y aún no has tenido varicela o no te has vacunado, pregúntale a tu proveedor de atención médica acerca de la vacuna contra la varicela. Es segura para los adultos, pero se recomienda que esperes hasta tres meses después de la segunda dosis de la vacuna antes de intentar concebir. Si no estás seguro de si eres inmune, tu proveedor de atención médica puede realizarte un análisis de sangre para determinar si eres inmune o si ya te has vacunado.

Last Updated Mar 16, 2019


Content from Mayo Clinic ©1998-2019 Mayo Foundation for Medical Education and Research (MFMER). All rights reserved. Terms of Use