Vitaminas para la EM: Los suplementos, ¿hacen alguna diferencia?

Muchas personas recurren a terapias complementarias y alternativas para tratar los síntomas de la esclerosis múltiple (MS, por sus siglas en inglés). Entre ellos, los suplementos alimenticios, incluidas las vitaminas en altas dosis, son los que se utilizan con mayor frecuencia. Pero, ¿tomar más de la cantidad diaria recomendada de ciertas vitaminas ayudará a tu esclerosis múltiple?

La cuestión de si las dosis mayores de vitaminas son beneficiosas es polémica. Para que sean más efectivas, es necesario que las vitaminas trabajen en cuidadoso equilibrio. Una alta concentración de una vitamina puede causar una deficiencia relativa de otra.

La vitamina D puede ser una excepción. Hasta ahora, la vitamina D es uno de los suplementos más intensamente estudiados para la esclerosis múltiple. Durante varios años, ha habido un creciente interés en la relación entre los bajos niveles de vitamina D y un mayor riesgo de ataques o exacerbaciones de la esclerosis múltiple.

La investigación actual sugiere una posible relación entre los dos, aunque se necesitan estudios más exhaustivos para establecer una relación definitiva. La conexión entre la vitamina D y la esclerosis múltiple se respalda con la asociación entre la exposición a la luz solar y el riesgo de esclerosis múltiple. Existe una mayor incidencia y riesgo de esclerosis múltiple en países alejados del ecuador.

La cantidad diaria recomendada (RDA, por sus siglas en inglés) para adultos es de 600 unidades internacionales (IU, por sus siglas en inglés) de vitamina D al día. Esa cantidad aumenta a 800 unidades internacionales al día para las personas mayores de 70 años. Pero ten cuidado con las dosis por encima de 4000 unidades internacionales al día. Las dosis mayores de 4000 unidades internacionales al día a veces pueden ser necesarias en personas con deficiencia de vitamina D, pero las grandes dosis también pueden conllevar mayores riesgos. Una dosis de mantenimiento sugerida a considerar en pacientes con esclerosis múltiple es de 2000 a 5000 unidades internacionales diarias.

Las frutas y verduras contienen vitaminas y otros nutrientes en proporciones útiles, y trabajan en conjunto para cumplir sus funciones en la buena nutrición y la prevención de enfermedades. Para la mayoría de las personas, incluso las que tienen esclerosis múltiple, el curso de acción más razonable es recibir la cantidad recomendada de vitaminas de fuentes alimenticias, como frutas y verduras, en lugar de suplementos vitamínicos.

Si tienes esclerosis múltiple y estás considerando tomar suplementos vitamínicos, habla primero con el médico para determinar qué vitaminas y dosis recomienda. Se necesita más investigación, pero las dosis altas de vitamina D parecen ser más útiles para las personas con niveles sanguíneos naturalmente bajos. El médico puede recomendar un análisis de sangre para determinar el nivel inicial de vitamina D y análisis de seguimiento para determinar cuándo el nivel se normaliza si se recomienda un suplemento.

Last Updated Mar 3, 2020


Content from Mayo Clinic ©1998-2020 Mayo Foundation for Medical Education and Research (MFMER). All rights reserved. Terms of Use