Heridas punzantes: primeros auxilios

Una herida punzante, como la que se produce al pisar un clavo, por lo general no causa mucho sangrado. Pero estas heridas a menudo son profundas y pueden ser peligrosas debido al riesgo de infección.

Las medidas para cuidar una herida punzante son las siguientes:

  1. Lávate las manos. Esto ayuda a prevenir infecciones.
  2. Frena la hemorragia. Aplica presión suave con una venda o un paño limpios.
  3. Limpia la herida. Enjuaga la herida con agua limpia durante cinco a diez minutos. Si queda polvo o cualquier partícula de suciedad en la herida, usa un paño para frotarla suavemente. Consulta a un médico si no puedes eliminar todo el polvo o cualquier partícula de suciedad.
  4. Aplica un antibiótico. Aplica una capa delgada de una crema o ungüento antibiótico (Neosporin, Polysporin). Durante los primeros dos días, vuelve a lavar el área y a aplicar el antibiótico cuando cambies el apósito.

    Determinados componentes de algunos ungüentos pueden causar una erupción cutánea leve en algunas personas. Si aparece una erupción cutánea, deja de usar el producto y busca atención médica.

  5. Cubre la herida. Las vendas ayudan a mantener la herida limpia.
  6. Cambia el apósito. Haz esto a diario o siempre que la venda se moje o se ensucie.
  7. Está atento a las señales de una infección. Consulta a un médico si la herida no se está curando o si notas un enrojecimiento que se propaga, dolor que va en aumento, pus, hinchazón o fiebre.

Busca atención médica inmediata

Busca ayuda médica inmediata si la herida:

  • Sigue sangrando después de unos minutos de ejercer presión directa
  • Es producto de una mordedura de un animal o de un ser humano
  • Es profunda y está sucia
  • Fue causada por un objeto metálico
  • Es profunda y se encuentra en la cabeza, el cuello, el escroto, el pecho o el abdomen
  • Está sobre una articulación y podría ser profunda

Si la persona herida no se ha vacunado contra el tétanos en los últimos cinco años y la herida es profunda o está sucia, el médico puede recomendar una vacuna de refuerzo. La persona herida debe recibir la vacuna de refuerzo en las 48 horas posteriores a producirse la herida.

Si la herida fue provocada por un gato o un perro, trata de verificar si tiene la vacuna antirrábica al día. Si fue provocada por un animal salvaje, consulta a tu médico sobre qué animales son más propensos a transmitir la rabia.

Last Updated Aug 15, 2019


Content from Mayo Clinic ©1998-2020 Mayo Foundation for Medical Education and Research (MFMER). All rights reserved. Terms of Use