Ablación para la taquicardia ventricular

Perspectiva general

La ablación de taquicardia ventricular es un procedimiento para eliminar las zonas del corazón donde aparecen señales eléctricas erráticas que pueden hacer que el latido del corazón sea ineficaz.

La taquicardia ventricular ocurre cuando las señales eléctricas de las cavidades inferiores del corazón (ventrículos) hacen que el corazón lata demasiado rápido. El objetivo de la ablación de taquicardia ventricular es detener las señales eléctricas incorrectas y restablecer el ritmo cardíaco normal.

Por qué se debe hacer

Los médicos usan la ablación para la taquicardia ventricular para controlar la taquicardia ventricular. Si tienes un desfibrilador cardioversor implantable, la ablación para la taquicardia ventricular puede reducir la frecuencia de choques que recibes del dispositivo.

La ablación para la taquicardia ventricular no es útil para todos los tipos de taquicardia ventricular. Además, no es siempre la primera opción de tratamiento; el médico puede recomendarte medicamentos y otros procedimientos primero.

Habla sobre las opciones de tratamiento con tu médico. Juntos podrán evaluar los beneficios y los riesgos de la ablación para la taquicardia ventricular.

Lo que puedes esperar

La ablación de taquicardia ventricular se realiza en el hospital. Recibirás un medicamento llamado «sedante» que te ayudará a relajarte. En algunos casos, recibirás anestesia general para que estés en un estado de somnolencia.

Se insensibiliza una pequeña zona cerca de una vena de la ingle y se colocan catéteres en la vena. El médico guía con cuidado los catéteres a través de la vena hacia el corazón.

Los catéteres están equipados con electrodos que se usan para registrar la actividad eléctrica del corazón y enviar impulsos eléctricos. El médico usa esa información para determinar el mejor lugar para aplicar el tratamiento de ablación de taquicardia ventricular.

La ablación para la taquicardia ventricular se puede aplicar:

  • Dentro del corazón. Si los latidos anormales provienen del interior del corazón, se usan catéteres especiales para transmitir energía eléctrica (ablación por radiofrecuencia) o frío extremo (crioablación) a la zona objetivo, lo que daña el tejido y provoca cicatrización. En algunos casos, esto bloquea las señales eléctricas que contribuyen a la taquicardia ventricular.
  • Fuera del corazón (ablación epicárdica). Si el tejido exterior del corazón es lo que provoca los latidos anormales, el médico podría usar una aguja larga para acceder al corazón. La aguja se inserta a través de la piel en el tórax y atraviesa el revestimiento del saco lleno de líquido (pericardio) que rodea al corazón. Se coloca un tubo hueco (vaina) y se pasan los catéteres por el tubo para acceder a la superficie exterior del corazón.

La ablación por radiofrecuencia o la crioablación se pueden usar durante la ablación epicárdica. Algunas veces, la ablación de taquicardia ventricular supone un tratamiento dentro del corazón y fuera del corazón al mismo tiempo.

La ablación de taquicardia ventricular lleva normalmente entre tres y seis horas. A continuación, te llevarán a un lugar de recuperación donde controlarán detenidamente tu enfermedad. Dependiendo de tu afección, es posible que tengas que pasar una noche en el hospital y te permitan volver a casa al día siguiente.

Tu médico programará exámenes de seguimiento para controlarte el corazón. La mayoría de las personas sienten una mejora en la calidad de vida después de la ablación de taquicardia ventricular. Es posible que te sientas menos cansado o tengas menos choques del desfibrilador cardioversor implantable.

Sin embargo, existe la posibilidad de que la taquicardia ventricular regrese. En esos casos, el procedimiento podría repetirse o podrías considerar otros tratamientos junto con tu médico.

La ablación epicárdica es un procedimiento en el que se destruyen pequeñas partes del tejido externo del corazón que envían señales eléctricas incorrectas y provocan que el corazón lata demasiado rápido. Se insertan catéteres a través de la piel del pecho hasta el espacio alrededor del corazón (pericardio). Se puede transmitir energía térmica o energía fría a través de los catéteres y usarse para destruir el tejido anormal.

Last Updated Mar 27, 2018


Content from Mayo Clinic ©1998-2020 Mayo Foundation for Medical Education and Research (MFMER). All rights reserved. Terms of Use