Ajuste quiropráctico

Perspectiva general

La corrección quiropráctica es un procedimiento en el que especialistas capacitados (quiroprácticos) usan las manos o un instrumento pequeño para aplicar una fuerza rápida y controlada en una articulación de la columna. El objetivo de este procedimiento, también conocido como manipulación de la columna, es mejorar el movimiento de la columna y mejorar la función física del cuerpo.

Persona que recibe un ajuste quiropráctico

Durante la corrección, es posible que se te pida que te recuestes en una mesa especialmente diseñada. Al colocar sus manos en ubicaciones precisas y usar movimientos controlados, el quiropráctico trabaja en articulaciones individuales para mejorar la movilidad y aliviar la molestia.

Por qué se debe hacer

La lumbalgia, el dolor de cabeza y de cuello son los tres problemas más comunes por los cuales la gente solicita un ajuste quiropráctico.

Riesgos

Los ajustes quiroprácticos son seguros cuando los realiza alguien capacitado y autorizado para brindar atención médica quiropráctica. Las complicaciones graves asociadas a los ajustes quiroprácticos son generalmente poco frecuentes, pero pueden incluir:

  • Hernia de disco o agravamiento de disco herniado existente
  • Compresión de los nervios de la parte inferior de la columna vertebral
  • Un tipo determinado de accidente cerebrovascular después de la manipulación del cuello

No solicites un ajuste quiropráctico si tienes:

  • Osteoporosis grave.
  • Entumecimiento, hormigueo o pérdida de fuerza en un brazo o en una pierna.
  • Cáncer de la columna vertebral.
  • Incremento del riesgo de sufrir un accidente cerebrovascular.
  • Una anomalía ósea conocida en la parte superior del cuello.

Cómo prepararte

No se necesita ninguna preparación especial antes de un ajuste quiropráctico.

Lo que puedes esperar

En la primera consulta, el quiropráctico te hará preguntas sobre tus antecedentes médicos y te realizará un examen físico prestando especial atención a la columna vertebral. Es posible que también recomiende que te realices otros exámenes o estudios, como una radiografía.

Durante el procedimiento

Durante una corrección quiropráctica típica, el quiropráctico te coloca en posiciones específicas para tratar las zonas afectadas. A menudo, te acuestas boca abajo en una camilla de quiropraxia acolchada con un diseño específico. El quiropráctico aplica fuerza de manera repentina y controlada con las manos en una articulación para empujarla fuera de su amplitud de movimiento usual. Es posible que escuches chasquidos o crujidos mientras el quiropráctico mueve las articulaciones en la sesión de tratamiento.

Después del procedimiento

Algunas personas tienen efectos secundarios menores durante algunos días después del ajuste quiropráctico. Estos pueden incluir dolores de cabeza, fatiga o dolor en las partes del cuerpo tratadas.

Resultados

El ajuste quiropráctico puede ser eficaz para tratar la lumbalgia, aunque gran parte de las investigaciones realizadas revelan solamente un beneficio modesto, similar a los resultados de los tratamientos más convencionales. Algunos estudios sugieren que la manipulación de la columna vertebral también puede ser eficaz para los dolores de cabeza y otros trastornos relacionados con la columna vertebral, como el dolor de cuello.

No todas las personas responden a los ajustes quiroprácticos. Mucho depende de tu situación particular. Si los síntomas no comienzan a mejorar después de varias semanas de tratamiento, el ajuste quiropráctico tal vez no sea la mejor opción para ti.

Last Updated Nov 26, 2020


Content from Mayo Clinic ©1998-2021 Mayo Foundation for Medical Education and Research (MFMER). All rights reserved. Terms of Use