Colecistectomía (cirugía de extracción de la vesícula)

Perspectiva general

La colecistectomía es una intervención quirúrgica para extirpar la vesícula biliar, un órgano en forma de pera que se encuentra justo debajo del hígado, en la parte superior derecha del abdomen. La vesícula biliar recoge y almacena la bilis, un jugo digestivo producido en el hígado.

Una colecistectomía es una cirugía común y solo conlleva un pequeño riesgo de complicaciones. En la mayoría de los casos, podrás volver a tu casa el mismo día de la colecistectomía.

Una colecistectomía se realiza más comúnmente insertando una cámara de video diminuta e instrumentos quirúrgicos especiales a través de cuatro pequeñas incisiones para ver dentro de tu abdomen y extirpar la vesícula biliar. Los médicos la llaman colecistectomía laparoscópica.

En algunos casos, se realizará una gran incisión para extirpar la vesícula biliar. Este procedimiento se llama colecistectomía abierta.

Por qué se debe hacer

La colecistectomía se realiza con mayor frecuencia para tratar los cálculos biliares y las complicaciones que estos causan. El médico puede recomendar una colecistectomía si tienes lo siguiente:

  • Cálculos biliares en la vesícula (colelitiasis)
  • Cálculos biliares en el conducto biliar (coledocolitiasis)
  • Inflamación de la vesícula (colecistitis)
  • Pólipos grandes en la vesícula
  • Inflamación del páncreas (pancreatitis) debido a cálculos biliares
Vesícula biliar y cálculos biliares

Los cálculos biliares son depósitos duros de bilis que se pueden formar en la vesícula biliar. El hígado produce la bilis, un fluido digestivo que se almacena en tu vesícula biliar. Cuando comes, la vesícula biliar se contrae y libera bilis en el intestino delgado (duodeno).

Riesgos

Una colecistectomía conlleva un pequeño riesgo de complicaciones, incluidas las siguientes:

  • Fugas biliares
  • Sangrado
  • Infección
  • Lesiones en las estructuras cercanas, como las vías biliares, el hígado y el intestino delgado
  • Riesgos de la anestesia general, como coágulos de sangre y neumonía

El riesgo de sufrir complicaciones depende de tu estado general de salud y del motivo por el cual te sometes a una colecistectomía.

Cómo prepararte

Alimentos y medicamentos

En preparación para una colecistectomía, el cirujano puede pedirte que hagas lo siguiente:

  • No comas nada la noche antes de la cirugía. Puedes beber un sorbo de agua con tus medicamentos, pero evita comer y beber al menos cuatro horas antes de la cirugía.
  • Suspende ciertos medicamentos y suplementos. Habla con el médico sobre todos los medicamentos y suplementos que tomes. Continúa tomando la mayoría de los medicamentos según la indicación médica. Tu médico puede pedirte que suspendas ciertos medicamentos y suplementos porque pueden aumentar el riesgo de sangrado.

Ropa y elementos personales

La mayoría de las personas vuelven a su hogar el mismo día de la colecistectomía, pero se pueden producir complicaciones que requieran una o más noches en el hospital. Prepárate en caso de que necesites quedarte en el hospital y lleva tus elementos personales, como el cepillo de dientes, ropa cómoda y libros o revistas para pasar el tiempo.

Otras precauciones

Pídele a alguien que te lleve hasta tu casa y se quede contigo. Pídele a un amigo o familiar que te lleve hasta tu casa y se quede junto a ti la primera noche después de la cirugía.

Lo que puedes esperar

Antes de la intervención

Una colecistectomía se realiza con anestesia general, por lo que no estarás consciente durante el procedimiento. Los medicamentos anestésicos se administran por vía intravenosa en el brazo. Una vez que los medicamentos surtan efecto, el equipo de atención médica insertará un tubo por la garganta para ayudarte a respirar. Tu cirujano realiza luego la colecistectomía mediante un procedimiento laparoscópico o abierto.

Durante el procedimiento

Dependiendo de tu situación, el cirujano te recomendará uno de dos enfoques quirúrgicos:

Colecistectomía mínimamente invasiva (laparoscópica)

Durante una colecistectomía laparoscópica, el cirujano realiza cuatro incisiones pequeñas en el abdomen. Se inserta un tubo con una videocámara diminuta en el abdomen a través de una de las incisiones. El cirujano observa un monitor de video en el quirófano mientras utiliza herramientas quirúrgicas insertadas a través de las otras incisiones en el abdomen para extirpar la vesícula biliar.

Luego, puedes someterte a una prueba de diagnóstico por imágenes, como una radiografía o una ecografía, si el cirujano está preocupado acerca de posibles cálculos biliares u otros problemas en el conducto biliar. Luego se suturan las incisiones y se te traslada a un área de recuperación. Una colecistectomía laparoscópica toma una o dos horas.

Una colecistectomía laparoscópica no es apropiada para todas las personas. En algunos casos, el cirujano puede comenzar con un enfoque laparoscópico y determinar que es necesario realizar una incisión más grande debido al tejido cicatricial de operaciones o complicaciones previas.

Colecistectomía tradicional (abierta).

Durante una colecistectomía abierta, el cirujano hace una incisión de 6 pulgadas (15 centímetros) en el abdomen por debajo de las costillas del lado derecho. Se retraen el músculo y el tejido para dejar ver el hígado y la vesícula. Luego, el cirujano extrae la vesícula.

Se sutura la incisión y se te traslada a un área de recuperación. Una colecistectomía abierta toma una o dos horas.

Después del procedimiento

Te trasladarán a un área de recuperación mientras pasa el efecto de los medicamentos anestésicos. Luego te llevarán a una habitación del hospital para continuar la recuperación. La recuperación varía según el procedimiento:

  • Colecistectomía laparoscópica. Con frecuencia, las personas pueden volver a su casa el mismo día de la cirugía, aunque a veces se necesita una estadía de una noche en el hospital. En general, puedes esperar volver a tu hogar una vez que puedas comer y beber sin dolor y puedas caminar sin ayuda. La recuperación total lleva aproximadamente una semana.
  • Colecistectomía abierta. Espera pasar dos o tres días de recuperación en el hospital. Una vez en el hogar, la recuperación total puede llevar de cuatro a seis semanas.

Resultados

Una colecistectomía puede aliviar el dolor y la incomodidad de los cálculos biliares. Los tratamientos conservadores, como la modificación de la dieta, generalmente no impiden que los cálculos biliares reaparezcan. En la mayoría de los casos, una colecistectomía evitará que los cálculos biliares regresen.

La mayoría de las personas no tiene problemas digestivos después de una colecistectomía. La vesícula no es fundamental para una digestión saludable. Algunas personas pueden tener deposiciones blandas ocasionales después del procedimiento, que generalmente se resuelven con el tiempo. Habla con tu médico sobre cualquier cambio en tus hábitos intestinales o nuevos síntomas después del procedimiento.

La rapidez con la que puedas reanudar las actividades normales después de una colecistectomía depende del procedimiento que utilice el cirujano y de tu salud general. Las personas que se someten a una colecistectomía laparoscópica pueden volver a trabajar en cuestión de días. Las personas que se someten a una colecistectomía abierta pueden necesitar una semana o más para recuperarse lo suficiente como para regresar al trabajo.

Last Updated Dec 14, 2019


Content from Mayo Clinic ©1998-2020 Mayo Foundation for Medical Education and Research (MFMER). All rights reserved. Terms of Use