Discectomía

Perspectiva general

La discectomía es un procedimiento quirúrgico para extirpar la parte dañada de una hernia de disco en la columna vertebral. Una hernia de disco puede irritar o comprimir los nervios cercanos. La discectomía es más efectiva para tratar el dolor que se irradia a través de los brazos o las piernas.

El procedimiento resulta menos útil para tratar el dolor real de espalda o cuello. La mayoría de las personas que tienen dolor de espalda o cuello sienten alivio con tratamientos más conservadores, como la fisioterapia.

Tu médico puede sugerir la discectomía si los tratamientos no quirúrgicos y conservadores no han funcionado o si los síntomas empeoran. Hay varias formas de realizar una discectomía. Muchos cirujanos ahora prefieren la discectomía mínimamente invasiva, que utiliza incisiones pequeñas y una cámara de video pequeña para ver el procedimiento.

Extracción de una porción de hernia de disco intervertebral

La discectomía es la extracción quirúrgica de la parte dañada de una hernia de disco en la columna vertebral. Una hernia de disco se produce cuando una parte de la sustancia dentro del disco pasa a través de una grieta hacia el exterior. Esto puede provocar irritación o comprimir los nervios cercanos y producir dolor, entumecimiento o debilidad.

Por qué se debe hacer

La discectomía se realiza para aliviar la presión que una hernia de disco (también llamada desplazamiento, rotura o protuberancia de disco, o prolapso de disco) ejerce sobre un nervio espinal. Una hernia de disco se produce cuando parte del material más blando dentro del disco pasa a través de una grieta hacia las capas exteriores más duras.

El médico puede recomendarte una discectomía si:

  • Tienes problemas para permanecer de pie o caminar debido a la debilidad en los nervios.
  • El tratamiento conservador, como la fisioterapia o las inyecciones de esteroides, no mejora tus síntomas después de entre seis y doce semanas.
  • El dolor que se extiende hacia los glúteos, las piernas, los brazos o el tórax se vuelve muy difícil de controlar.
Hernia de disco intervertebral

Los discos gomosos que se encuentran entre las vértebras en tu columna vertebral consisten en un centro suave (núcleo) rodeado de un exterior más fuerte (anillo). Se produce una hernia de disco cuando una parte del núcleo atraviesa una grieta en el anillo. Los síntomas pueden presentarse si la hernia comprime un nervio.

Riesgos

La discectomía se considera un procedimiento seguro. Pero, al igual que con cualquier cirugía, la discectomía conlleva un riesgo de complicaciones. Las posibles complicaciones incluyen las siguientes:

  • Sangrado
  • Infección
  • Derrame del líquido cefalorraquídeo
  • Lesión de los vasos sanguíneos o nervios dentro o alrededor de la columna vertebral

Cómo prepararte

Es probable que debas evitar comer o beber durante cierta cantidad de tiempo antes de la cirugía. Si tomas medicamentos anticoagulantes, es posible que debas ajustar tu cronograma para la dosis antes de la cirugía. Tu médico te dará las instrucciones específicas.

Lo que puedes esperar

Durante la discectomía

Los cirujanos realizan una discectomía con anestesia general, por lo que no estarás consciente durante el procedimiento. Es posible que retiren pequeñas cantidades de hueso de las vértebras y de ligamento para acceder a la hernia de disco.

Idealmente, se quita solo el fragmento de disco que está pinzando el nervio; de esta manera se alivia la presión y se deja la mayor parte del disco intacto.

Si se debe retirar el disco completo, puede que el cirujano tenga que llenar el espacio con un fragmento de hueso, proveniente de un donante fallecido o de tu propia pelvis, o con un sustituto óseo sintético. Luego se fusionan las vértebras adyacentes con piezas metálicas.

Después de la discectomía

Tras la cirugía, te trasladan a una sala de recuperación donde el equipo de atención médica examina si hay complicaciones de la cirugía y la anestesia. Si estás lo suficientemente sano, podrías irte a tu casa el mismo día de la cirugía, aunque también podría ser necesaria una estadía breve en el hospital, especialmente si tienes alguna enfermedad grave preexistente.

Según la frecuencia con la que levantes cosas, camines y te sientes en tu trabajo, podrás volver al trabajo en un plazo de dos a seis semanas. Si tienes un trabajo que consiste en levantar cosas pesadas u operar maquinaria pesada, tu médico podría aconsejarte que esperes entre seis y ocho semanas antes de volver a este.

Resultados

La discectomía reduce los síntomas de la hernia de disco en la mayoría de las personas que presentan síntomas claros de compresión nerviosa, como un dolor que se extiende. Sin embargo, la discectomía tal vez no sea una cura permanente porque no influye a la hora de revertir el proceso que permitió que el disco se herniara en primer lugar.

Para evitar una nueva lesión en la columna vertebral, el médico puede recomendarte bajar de peso, seguir un programa de ejercicios de bajo impacto y restringir ciertas actividades que impliquen levantar peso, girar o inclinarte demasiado o en forma reiterada.

Last Updated Nov 20, 2018


Content from Mayo Clinic ©1998-2019 Mayo Foundation for Medical Education and Research (MFMER). All rights reserved. Terms of Use