Electroencefalografía (EEG)

Perspectiva general

Un electroencefalograma (EEG) es un estudio que detecta la actividad eléctrica del cerebro mediante pequeños discos metálicos (electrodos) fijados sobre el cuero cabelludo. Las células del cerebro se comunican a través de impulsos eléctricos y están activas todo el tiempo, incluso mientras duermes. Esta actividad se manifiesta como líneas onduladas en un registro electroencefalográfico.

Un EEG es uno de los estudios principales para diagnosticar la epilepsia. Un EEG también puede cumplir una función en el diagnóstico de otros trastornos cerebrales.

Actividad cerebral registrada por electroencefalograma

Un electroencefalograma registra la actividad eléctrica de tu cerebro a través de electrodos que se fijan en tu cuero cabelludo. Los resultados del electroencefalograma muestran cambios en la actividad cerebral que pueden ser útiles para el diagnóstico de trastornos cerebrales, especialmente para la epilepsia y otros trastornos convulsivos.

Por qué se debe hacer

Un EEG es capaz de determinar cambios en la actividad cerebral que pueden ser útiles para diagnosticar trastornos cerebrales, especialmente epilepsia u otros trastornos convulsivos. Un EEG también puede ser útil para diagnosticar o tratar los siguientes trastornos:

  • Tumor cerebral
  • Daños cerebrales por lesiones en la cabeza
  • Disfunciones cerebrales que pueden tener diversas causas (encefalopatía)
  • Inflamación del cerebro (encefalitis)
  • Accidente cerebrovascular
  • Trastornos del sueño

Un EEG también puede utilizarse para confirmar la muerte cerebral en una persona que se encuentra en un coma persistente. El EEG continuo se utiliza para ayudar a encontrar el nivel adecuado de anestesia para una persona que se encuentra en un coma inducido por medicamentos.

Riesgos

Los electroencefalogramas (EEG) son seguros e indoloros. En ocasiones, las convulsiones se inducen de forma intencional en personas que sufren epilepsia, pero se brinda la atención médica correspondiente si es necesario.

Cómo prepararte

Alimentos y medicamentos

  • Evita los productos con cafeína el día anterior al estudio porque la cafeína puede influir en los resultados.
  • Toma tus medicamentos habituales a menos que se te indique lo contrario.

Otras precauciones

  • Lávate el cabello la noche anterior o el mismo día del estudio, pero no uses acondicionadores, cremas para el cabello, aerosoles ni geles. Los productos para el cabello pueden dificultar que los parches adhesivos que contienen los electrodos se adhieran al cuero cabelludo.
  • Si se supone que debes dormir durante el EEG, tu médico podría pedirte que duermas menos o que evites dormir por completo en la noche anterior al estudio.

Lo que puedes esperar

Durante la prueba

Durante un electroencefalograma sentirás poca o ninguna molestia. Los electrodos no transmiten ninguna sensación. Solo registran las ondas cerebrales.

A continuación figura una lista con las cosas que pueden suceder durante un electroencefalograma.

  • Un técnico mide la cabeza y marca el cuero cabelludo con un lápiz especial para indicar dónde deben colocarse los electrodos. Es posible que se aplique una crema arenosa sobre esos puntos en el cuero cabelludo para mejorar la calidad del registro.
  • Un técnico coloca discos de metal planos (electrodos) sobre el cuero cabelludo con un adhesivo especial. En lugar de eso, a veces se utiliza una gorra elástica con electrodos. Los electrodos se conectan con cables a un instrumento que amplifica las ondas cerebrales y las registra en una computadora.

    Una vez que se colocan los electrodos en su lugar, el electroencefalograma suele tomar hasta 60 minutos Se requiere que duermas durante la prueba para la detección de determinadas enfermedades. En ese caso, la prueba puede llevar más tiempo.

  • Te relajas en una posición cómoda con los ojos cerrados durante la prueba. En varios momentos, el técnico te pedirá que abras y cierres los ojos, realices algunos cálculos simples, leas un párrafo, observes una imagen, respires profundamente durante algunos minutos o mires una luz brillante.
  • Habitualmente se graba un video durante el electroencefalograma. Una cámara de video captura los movimientos del cuerpo mientras el electroencefalograma registra las ondas cerebrales. Este registro combinado podría ayudar al médico a diagnosticar y tratar tu enfermedad.

Los electroencefalogramas ambulatorios, que permiten una monitorización más prolongada fuera del entorno hospitalario o del consultorio, tienen un uso limitado. Esta prueba puede registrar la actividad cerebral durante varios días, lo que aumenta las posibilidades de detectar la actividad convulsiva. No obstante, en comparación con una monitorización por video-electroencefalograma (EEG) para pacientes internados, un electroencefalograma ambulatorio no es tan bueno para determinar la diferencia entre las crisis epilépticas y las no epilépticas.

Después de la prueba

El técnico retira los electrodos o el capuchón. Si no tomaste ningún sedante, no deberías sentir ningún efecto secundario después del procedimiento y podrás retomar tu rutina habitual.

Si usaste un sedante, el medicamento tardará en desaparecer. Coordina con alguien para que te lleve a tu casa. Una vez en casa, descansa y no manejes por el resto del día.

Electrodos de electroencefalografía

Durante una electroencefalografía, se colocan discos de metal planos (electrodos) en el cuero cabelludo. En una electroencefalografía de alta densidad, como la que se muestra aquí, los electrodos se encuentran poco espaciados. Los electrodos se conectan a la máquina de electroencefalografía a través de cables. Algunos pacientes usan una gorra elástica equipada con electrodos en vez de que se les coloque material adhesivo en el cuero cabelludo.

Resultados

Los médicos capacitados para analizar los electroencefalogramas (EEG) interpretan el registro y envían los resultados al médico que solicitó el EEG. El médico podría programar una consulta en el consultorio para analizar los resultados de la prueba.

Si es posible, pídele a un familiar o a un amigo que te acompañe a la consulta para ayudarte a recordar la información que recibas.

Lleva preguntas anotadas para hacerle al médico, por ejemplo:

  • Según los resultados ¿cuáles son los siguientes pasos?
  • ¿Necesitaré seguimiento? ¿De qué tipo?
  • ¿Existen factores que podrían haber afectado los resultados de esta prueba de alguna manera?
  • ¿Tendré que repetir la prueba?

Last Updated Dec 7, 2018


Content from Mayo Clinic ©1998-2019 Mayo Foundation for Medical Education and Research (MFMER). All rights reserved. Terms of Use