Exfoliación por láser

Perspectiva general

La exfoliación por láser es un procedimiento de rejuvenecimiento facial que utiliza un láser para mejorar el aspecto de la piel o tratar defectos faciales menores. Esto se puede hacer con:

  • Láser ablativo. Se trata de un láser que provoca laceración y que elimina la fina capa externa de la piel (epidermis) y calienta la piel subyacente (dermis), lo que estimula el crecimiento de nuevas fibras de colágeno. A medida que la epidermis se cura y vuelve a crecer, la zona tratada se ve más lisa y firme. Los tipos de tratamientos ablativos incluyen el láser de dióxido de carbono (CO2), el láser de erbio y sistemas combinados.
  • Láser no ablativo. Este es un láser que no provoca laceraciones y que estimula el crecimiento del colágeno, que con el tiempo ayuda a mejorar el tono y la textura de la piel. Este enfoque puede hacerse con varios tipos de láseres, así como con dispositivos de luz pulsada intensa. La exfoliación por láser no ablativo es menos invasivo y requiere menos tiempo de recuperación que la exfoliación por láser no ablativo. Pero es menos efectiva.

Ambos métodos se pueden aplicar con un láser fraccionado, que deja columnas microscópicas de tejido sin tratar en toda la zona de tratamiento. Los láseres fraccionados se desarrollaron para acortar el tiempo de recuperación y reducir el riesgo de efectos secundarios.

La exfoliación por láser puede disminuir la aparición de líneas finas en la cara. También puede tratar la pérdida de elasticidad de la piel y mejorar la tez si tienes cicatrices o daño por el sol. La exfoliación por láser no puede eliminar el exceso de piel ni la piel flácida. Comprender las técnicas específicas, los riesgos y los posibles resultados puede ayudarte a decidir si la exfoliación por láser es adecuada para ti.

Por qué se debe hacer

La exfoliación por láser se puede utilizar para tratar los siguientes problemas:

  • Arrugas finas
  • Manchas de la edad
  • Texturas o tonalidades desparejas de la piel
  • Piel dañada por el sol
  • Cicatrices de acné de leves a moderadas

Riesgos

La exfoliación por láser ablativo puede provocar distintos efectos secundarios, incluidos los siguientes:

  • Enrojecimiento, hinchazón y picor. La piel tratada puede picar, hincharse y enrojecerse. El enrojecimiento puede ser intenso y puede durar varios meses. El agravamiento de una afección de la piel ya existente, como la rosácea, puede contribuir al enrojecimiento.
  • Acné. La aplicación de cremas espesas o vendajes en el rostro después del tratamiento puede empeorar el acné o causar que aparezcan temporalmente unos pequeños bultos blancos (acné miliar) sobre la piel tratada.
  • Infección. La exfoliación por láser ablativo puede producir una infección bacteriana, viral o fúngica. La infección más común es un brote del virus del herpes (el virus que produce el herpes labial). En la mayoría de los casos, el virus del herpes está presente en la piel, pero se encuentra latente.
  • Cambios en el color de la piel. La exfoliación por láser ablativo puede provocar que, semanas después de realizada, la piel tratada se vuelva más oscura (hiperpigmentación) o más clara (hipopigmentación) de lo que era antes del tratamiento. Los cambios permanentes en el color de la piel son más comunes en las personas que tienen la piel más oscura.
  • Cicatrices. La exfoliación por láser ablativo presenta un riesgo leve de producir cicatrices permanentes.
  • Inversión del párpado (ectropión). En muy pocos casos, la exfoliación por láser ablativo realizada cerca del párpado inferior puede provocar que el párpado se invierta hacia afuera y quede expuesta su superficie interna.

La exfoliación por láser no ablativo también puede provocar efectos secundarios, incluidos los siguientes:

  • Infección. La exfoliación por láser no ablativo puede producir un brote del virus del herpes.
  • Cambios en el color de la piel. La exfoliación por láser no ablativo puede provocar que la piel tratada se vuelva temporalmente más oscura (hiperpigmentación) de lo que era antes del tratamiento.
  • Hinchazón leve y enrojecimiento. La hinchazón y el enrojecimiento suelen durar solo algunas horas o días.

La exfoliación por láser no es para todos. Tu médico podría recomendarte que no realices la exfoliación por láser en estos casos:

  • Si has tomado el medicamento isotretinoína (Claravis, Myorisan, Zenatane) para el acné el año anterior
  • Si tienes una enfermedad autoinmune o un sistema inmunitario débil
  • Si tienes tendencia a desarrollar cicatrices
  • Si te han realizado radioterapia en la cara
  • Si eres propenso al herpes labial o has tenido un brote reciente del herpes labial o del virus del herpes
  • Si tienes un tono de piel oscuro
  • Si estás embarazada o amamantando

Cómo prepararte

Antes de realizarte una exfoliación por láser, tal vez tu médico:

  • Pregunte sobre tus antecedentes médicos. Prepárate para responder preguntas acerca de las afecciones actuales y pasadas, y sobre los medicamentos que estás tomando o que has tomado recientemente, así como cualquier procedimiento estético al que te hayas sometido en el pasado.
  • Realiza un examen físico. Tu médico inspeccionará la piel y la superficie a tratar. Esto ayudará al médico a determinar los cambios que pueden realizarse y cómo las características físicas (por ejemplo, el tono y el grosor de la piel) pueden afectar los resultados.
  • Habla sobre tus expectativas. Habla con tu médico sobre tus motivaciones, expectativas y los posibles riesgos. Asegúrate de comprender cuánto tiempo va a tardar la cicatrización y cómo serán los resultados.

Antes de una exfoliación por láser, tal vez debas hacer lo siguiente:

  • Tomar medicamentos para prevenir complicaciones. Si te vas a realizar una exfoliación por láser ablativo (o una exfoliación por láser no ablativo y tienes antecedentes de infecciones por herpes alrededor de la boca) tu médico te recetará antivirales antes y después del tratamiento para prevenir una infección viral.
  • Evitar la exposición solar sin protección. El exceso de sol hasta dos meses antes del procedimiento puede provocar manchas irregulares permanentes en las áreas tratadas. Mucha exposición solar también puede reactivar el virus del herpes en algunas personas. Habla con tu médico sobre la protección solar y la exposición al sol aceptable.
  • Dejar de fumar. Si fumas, trata de dejar de hacerlo por lo menos dos semanas antes y después del tratamiento. Esto mejora tus posibilidades de evitar complicaciones y ayuda al cuerpo a sanar.
  • Organiza cómo volverás a casa. Si te van a sedar durante la exfoliación por láser, deberás pedirle a alguien que te ayude a volver a casa después del procedimiento.

Lo que puedes esperar

Durante el procedimiento

Tu médico puede realizarte la exfoliación por láser de forma ambulatoria. El equipo de atención médica te adormecerá la piel con una medicamento. Podrían sedarte si la zona a exfoliar es extensa, como el tratamiento de todo el rostro.

Durante la exfoliación por láser ablativo, se dirige un haz intenso de energía lumínica (láser) hacia la piel. El rayo láser destruye la capa externa de la piel (epidermis). Al mismo tiempo, el láser calienta la capa de piel inferior (dermis). Eso estimula la producción de colágeno con el tiempo, dando como resultado un mejor tono y textura de la piel. La exfoliación por láser ablativo por lo general lleva entre 30 minutos y dos horas, según la técnica que se utilice y el tamaño del área tratada.

Si te estás realizando tratamiento con láser que no provoca laceraciones o láser no ablativo, por lo general se programa una serie de tratamientos en el transcurso de semanas o meses.

Después del procedimiento

Después de la exfoliación por láser ablativo, la piel tratada estará en carne viva e hinchada, y te producirá picazón. El médico aplicará un ungüento espeso a la piel tratada y podría recubrir el área con un apósito hermético e impermeable. Puedes tomar un analgésico y usar compresas frías. La nueva piel suele cubrir la zona en una o dos semanas. Durante este tiempo, no uses productos que puedan irritar tu cara; por ejemplo, cosméticos y protectores solares. Y evita las situaciones que aumenten el riesgo de infección, como la natación.

Después de una exfoliación por láser no ablativo, el tiempo de recuperación es mínimo. Es posible que presentes enrojecimiento, hinchazón y malestar. Usa compresas frías cuando sea necesario. Puedes reanudar tus actividades normales y tu rutina de cuidado de la piel inmediatamente.

Cómo se realiza la exfoliación por láser

Durante el rejuvenecimiento ablativo con láser, un láser destruye la capa exterior de la piel (epidermis). A medida que las heridas sanan, se forma piel nueva, que es más suave y más firme.

Resultados

Después de la exfoliación por láser ablativo, la piel podría quedar enrojecida o de color rosa durante varios meses. Sin embargo, una vez que el área tratada comienza a curarse, observarás una diferencia en la calidad y el aspecto de la piel. Los efectos pueden durar años.

Los resultados de la exfoliación por láser ablativo suelen ser graduales y progresivos. Es más probable que adviertas las mejorías en la textura y la pigmentación de la piel que en las arrugas.

Después de la exfoliación por láser, evita exponerte al sol sin protección durante un año para prevenir una pigmentación irregular. Ten en cuenta que los resultados podrían no ser permanentes. Con la edad, te seguirán saliendo arrugas como consecuencia de sonreír y entrecerrar los ojos. Nuevos daños ocasionados por el sol también pueden revertir los resultados.

Last Updated May 5, 2020


Content from Mayo Clinic ©1998-2020 Mayo Foundation for Medical Education and Research (MFMER). All rights reserved. Terms of Use