Extracción de la muela del juicio

Perspectiva general

La extracción de muelas del juicio es un procedimiento quirúrgico para extraer una o más muelas del juicio —las cuatro piezas dentales permanentes de los adultos ubicadas en los extremos posteriores de la boca, tanto arriba como abajo—.

Si una muela del juicio no tiene suficiente espacio para crecer (muela de juicio retenida) y, por lo tanto, provoca dolor, infección u otros problemas dentales, es probable que sea necesario extraerla. La extracción de muelas del juicio puede estar a cargo de un dentista o un cirujano bucal.

Para prevenir problemas futuros, algunos dentistas y cirujanos bucales recomiendan extraer las muelas del juicio incluso cuando todavía no causan ningún problema.

Por qué se debe hacer

Las muelas de juicio, o terceros molares, son los dientes permanentes de la boca que salen últimos. Estas muelas suelen salir entre los 17 y los 25 años de edad. A algunas personas nunca les salen las muelas de juicio. En otros, las muelas de juicio salen normalmente, al igual que las otras muelas, y no causan problemas.

Muchas personas tienen las muelas de juicio impactadas —muelas que no tienen lugar suficiente en la boca para salir y desarrollarse normalmente. Las muelas de juicio impactadas pueden no salir o salir de manera parcial.

Una muela del juicio impactada puede:

  • Crecer en ángulo contra la muela próxima (segundo molar)
  • Crecer en ángulo contra la parte posterior de la boca
  • Crecer en ángulo recto contra el otro diente, como si la muela del juicio estuviese «recostada» dentro del maxilar
  • Crecer derecho hacia arriba o hacia abajo, como cualquier otra muela, pero permaneciendo atrapada dentro del maxilar

Inconvenientes con las muelas de juicio impactadas

Tal vez deban extraerte las muelas del juicio impactadas si te provocan los siguientes inconvenientes:

  • Dolor
  • Acumulación de alimento o de residuos detrás de las muelas del juicio
  • Infección o enfermedad de las encías (periodontitis)
  • Caries dental en una muela del juicio que salió en forma parcial
  • Daño de los dientes próximos o del hueso que la rodea
  • Formación de un saco lleno de líquido (quiste) alrededor de la muela del juicio
  • Complicaciones con los tratamientos ortodóncicos para enderezar otros dientes

Prevención de futuros problemas dentales

Los odontólogos no se ponen de acuerdo acerca de la utilidad de extraer las muelas de juicio impactadas que no causan problemas (asintomáticas).

Es difícil predecir los futuros problemas de las muelas de juicio impactadas. Sin embargo, a continuación se mencionan los fundamentos para la extracción preventiva:

  • Las muelas de juicio asintomáticas pueden acarrear enfermedades.
  • Si no hay suficiente espacio para que la muela salga, resulta muy difícil abordarla para una limpieza adecuada.
  • Las complicaciones graves con las muelas del juicio son menos frecuentes en los adultos jóvenes.
  • Los adultos mayores pueden presentar dificultad con la cirugía y las complicaciones posquirúrgicas.
Muelas del juicio erupcionadas e impactadas

Las muelas del juicio son las últimas muelas que aparecen (erupcionan) en la boca. En ocasiones, una muela del juicio se atora debajo de la superficie de tus encías (impactadas), y crecen en un ángulo anormal, lo que puede causar complicaciones.

Riesgos

Las extracciones de la mayoría de las muelas del juicio no causan complicaciones a largo plazo. Sin embargo, la extracción de muelas del juicio impactadas suelen requerir un enfoque quirúrgico que consta de una incisión en la encía y extracción de hueso. Excepcionalmente, las complicaciones pueden comprender las siguientes:

  • Alveolo seco que causa dolor o la exposición del hueso cuando se pierde el coágulo de sangre postquirúrgico del sitio de la herida quirúrgica (alveolo)
  • Infección del alvéolo causada por bacterias o partículas de alimentos atrapadas
  • Lesiones en los dientes cercanos, los nervios, el maxilar o en los senos paranasales

Cómo prepararte

Es posible que el dentista realice el procedimiento en el consultorio. Sin embargo, si la muela está profundamente retenida o si la extracción requiere un enfoque quirúrgico en profundidad, es posible que el dentista te recomiende que veas a un cirujano oral. Además de adormecer la zona con anestesia local, el cirujano puede sugerir recurrir a la sedación para que puedas estar más cómodo durante el procedimiento.

Preguntas para hacer

Las siguientes son preguntas que quizás desees hacerle al dentista o al cirujano oral:

  • ¿Cuántas muelas del juicio es necesario extraer?
  • ¿Qué tipo de anestesia me administrarán?
  • ¿Qué tan complicado cree que será el procedimiento?
  • ¿Cuánto tiempo cree que durará el procedimiento?
  • ¿Las muelas del juicio retenidas han causado daño a otros dientes?
  • ¿Existe algún riesgo de que pueda sufrir una lesión a los nervios?
  • ¿Qué otros tratamientos dentales podría necesitar más adelante?
  • ¿Cuánto tiempo necesitaré para recuperarme por completo y poder regresar a la actividad normal?

Preparación para la cirugía

La extracción de la muela del juicio casi siempre se realiza como un procedimiento ambulatorio. Esto significa que vuelves a tu casa el mismo día.

Recibirás instrucciones del personal del hospital o de la clínica dental acerca de qué hacer antes de la cirugía y el día de tu cirugía programada. Haz las siguientes preguntas:

  • ¿Necesitaré ponerme de acuerdo con alguien para que me lleve a casa después del procedimiento?
  • ¿Cuándo debo llegar a la clínica dental o al hospital?
  • ¿Debo evitar comer alimentos o beber líquidos, o ambos (ayuno)? En caso afirmativo, ¿cuándo comienzo?
  • ¿Puedo tomar mis medicamentos recetados antes de la cirugía? De ser así, ¿cuán pronto antes de la cirugía puedo tomar una dosis?
  • ¿Debo evitar tomar algún medicamento de venta libre antes de la cirugía?

Lo que puedes esperar

Durante el procedimiento

El dentista o el cirujano oral puede usar uno de estos tres tipos de anestesia, según la complejidad esperada de la extracción de la muela del juicio y tu nivel de comodidad. Estas son algunas de las opciones:

  • Anestesia local. El dentista o el cirujano oral administrará anestesia local aplicando una o más inyecciones cerca del lugar de cada extracción. Antes de colocarte una inyección, el dentista o el cirujano probablemente aplicará una sustancia sobre las encías para adormecerlas. Estarás despierto durante la extracción de la muela. Si bien sentirás algo de presión y movimiento, no deberías sentir dolor.
  • Anestesia de sedación. El dentista o el cirujano oral te administrará anestesia de sedación a través de una vía intravenosa en el brazo. La anestesia de sedación inhibe tu nivel de conocimiento durante el procedimiento. No sentirás ningún dolor y tendrás un recuerdo limitado del procedimiento. También recibirás anestesia local para adormecer las encías.
  • Anestesia general. En situaciones especiales, te pueden ofrecer anestesia general. Puedes inhalar el medicamento a través de la nariz o te lo pueden administrar mediante una vía intravenosa en el brazo, o te someterán a ambas opciones. Luego, pierdes el conocimiento. El equipo quirúrgico controlará atentamente el medicamento, la respiración, la temperatura, los líquidos y la presión arterial. No sentirás dolor ni recordarás el procedimiento. También se administra anestesia local para aliviar la molestia postoperatoria.

Durante la extracción de la muela del juicio, el dentista o el cirujano oral:

  • Hace una incisión en el tejido de las encías para que el diente y el hueso queden expuestos
  • Extrae el hueso que bloquea el acceso a la raíz de la muela
  • Divide la muela en secciones si es más fácil extraerla por partes
  • Extrae la muela
  • Limpia el lugar de la muela extraída para retirar los restos de muela o hueso
  • Cose la herida para facilitar la cicatrización, aunque esto no siempre es necesario
  • Coloca gasa sobre el lugar de la extracción para controlar el sangrado y ayudar a que se forme un coágulo sanguíneo

Después del procedimiento

Si te administran anestesia de sedación o anestesia general, te trasladan a la sala de recuperación después del procedimiento. Si recibes anestesia local, es probable que debas quedarte sentado en la silla del dentista durante el breve tiempo de recuperación.

Mientras te recuperas de la cirugía, sigue las instrucciones del dentista sobre lo siguiente:

  • Sangrado. Puede salir algo de sangre el primer día después de la extracción de la muela del juicio. Evita escupir mucho para que no se desplace el coágulo sanguíneo de la cavidad. Reemplaza la gasa en el lugar de extracción como te indique el dentista o el cirujano oral.
  • Control del dolor. Puedes controlar el dolor con un analgésico de venta libre, como paracetamol (acetaminofeno) (Tylenol u otros), o un analgésico recetado por el dentista o el cirujano oral. Los analgésicos recetados pueden ser especialmente útiles si se ha extraído el hueso durante el procedimiento. Mantén una compresa fría apoyada contra la mandíbula para aliviar el dolor.
  • Hinchazón y moretones. Usa una compresa de hielo de la manera que te lo indique el dentista o el cirujano. Por lo general, la hinchazón en las mejillas mejora después de dos o tres días. Los moretones pueden demorar varios días más en desaparecer.
  • Actividad. Después de la cirugía, planea descansar durante el resto del día. Retoma tus actividades normales al día siguiente, pero durante una semana, como mínimo, evita las actividades extenuantes que puedan hacer que el coágulo sanguíneo se desprenda de la cavidad.
  • Bebidas. Bebe mucha agua después de la cirugía. No bebas alcohol, café o bebidas gaseosas o calientes en las primeras 24 horas. No bebas con pajilla durante al menos una semana porque la acción de succionar puede mover el coágulo sanguíneo de la cavidad.
  • Alimentos. Come solo alimentos blandos, como yogur o compota de manzana, durante las primeras 24 horas. Comienza a comer alimentos semiblandos cuando puedas tolerarlos. Evita los alimentos duros, gomosos, calientes o picantes que pudieran atascarse en la cavidad o irritar la herida.
  • Limpieza de la boca. No te cepilles los dientes, te enjuagues la boca, escupas ni utilices enjuague bucal durante las primeras 24 horas después de la cirugía. Normalmente se te indicará que vuelvas a cepillarte los dientes después de las primeras 24 horas. Ten especial cuidado cerca de la herida quirúrgica cuando te cepilles y enjuágate suavemente la boca con agua salada tibia cada dos horas y después de las comidas durante una semana.
  • Consumo de tabaco. Si fumas, no lo hagas durante al menos 72 horas después de la cirugía, y espera más tiempo si fuese posible. Si mascas tabaco, no lo consumas durante al menos una semana. El consumo de productos a base de tabaco después de la cirugía bucal puede retrasar la cicatrización y aumentar el riesgo de sufrir complicaciones.
  • Puntos. Puedes tener puntos que se disuelven en unas pocas semanas o puedes no tener ningún punto. Si es necesario retirar los puntos, programa una cita médica para que te los retiren.

Cuándo llamar al dentista o al cirujano

Llama al dentista o al cirujano oral si presentas alguno de los siguientes signos o síntomas, que podrían indicar una infección, lesión a los nervios u otra complicación grave:

  • Dificultad para tragar o respirar
  • Sangrado excesivo
  • Fiebre
  • Dolor intenso que no se alivia con los analgésicos recetados
  • Hinchazón que empeora después de dos o tres días
  • Un sabor desagradable en la boca que no desaparece después de enjuagarte con agua salada
  • Pus o exudado en la cavidad
  • Entumecimiento persistente o pérdida de la sensibilidad
  • Sangre o pus en la secreción nasal

Resultados

Probablemente no necesites una cita médica de seguimiento después de la extracción de una muela del juicio si se dan las siguientes condiciones:

  • No necesitas que te saquen los puntos
  • No surgen complicaciones durante el procedimiento
  • No tienes problemas persistentes, como dolor, inflamación, entumecimiento o sangrado, que son complicaciones que pueden indicar una infección, una lesión a los nervios u otros problemas

Si se presentan complicaciones, comunícate con el dentista o con el cirujano oral para analizar las opciones de tratamiento.

Last Updated Jun 13, 2018


Content from Mayo Clinic ©1998-2019 Mayo Foundation for Medical Education and Research (MFMER). All rights reserved. Terms of Use