Laminectomía

Perspectiva general

La laminectomía es una cirugía que crea espacio mediante la extracción de la lámina (la parte posterior de la vértebra que cubre el conducto vertebral). También conocida como cirugía de descompresión, la laminectomía agranda el conducto vertebral para aliviar la presión sobre la médula espinal o los nervios.

Por lo general, a esta presión la causa el crecimiento excesivo del hueso dentro del conducto vertebral, lo que puede suceder en pacientes con artritis en la columna vertebral. Estos crecimientos excesivos a veces se denominan espolones óseos, pero son un efecto secundario normal del proceso de envejecimiento en algunas personas.

Se suele recurrir a la laminectomía solo cuando los tratamientos más conservadores (como medicamentos, fisioterapia o inyecciones) no lograron aliviar los síntomas. La laminectomía también puede recomendarse si los síntomas son graves o si empeoran drásticamente.

Extirpación de la parte posterior de una vértebra en la espalda baja

Una laminectomía lumbar implica la extirpación de la porción posterior de una vértebra en la parte baja de la espalda para crear más lugar en el canal espinal.

Extirpación de la parte posterior de una vértebra en el cuello

En una laminectomía cervical, se extirpa la parte posterior de una vértebra del cuello para crear más espacio dentro del conducto vertebral.

Por qué se debe hacer

El crecimiento óseo excesivo dentro del conducto vertebral puede estrechar el espacio disponible para la médula espinal y los nervios. Esta presión puede provocar dolor, debilidad o entumecimiento que puede extenderse hacia los brazos o las piernas.

Debido a que la laminectomía restablece el espacio del conducto vertebral pero no cura la artritis, es más eficaz para aliviar los síntomas provocados por los nervios comprimidos que para aliviar el dolor de espalda provocado por las articulaciones de la columna.

El médico puede recomendarte una laminectomía si:

  • El tratamiento conservador, como los medicamentos o la fisioterapia, no mejora tus síntomas.
  • Tienes debilidad muscular o entumecimiento que provocan dificultad para caminar o permanecer de pie.
  • Pierdes el control intestinal o de la vejiga.

En algunos casos, la laminectomía puede ser necesaria como parte de la cirugía para tratar una hernia de disco inervertebral. Es posible que el cirujano necesite extirpar parte de la lámina para acceder al disco dañado.

Riesgos

La laminectomía generalmente es un procedimiento seguro. Sin embargo, como sucede con cualquier cirugía, se pueden presentar complicaciones. Las posibles complicaciones incluyen las siguientes:

  • Sangrado
  • Infección
  • Coágulos sanguíneos
  • Lesión nerviosa
  • Derrame del líquido cefalorraquídeo

Cómo prepararte

Deberás evitar comer o beber durante cierta cantidad de tiempo antes de la cirugía. Tu médico puede darte instrucciones específicas sobre los tipos de medicamentos que debes tomar y cuáles debes evitar antes de la cirugía.

Lo que puedes esperar

Durante la laminectomía

Generalmente, los cirujanos realizan la laminectomía con anestesia general, por lo que estarás inconsciente durante el procedimiento.

El equipo quirúrgico controla tu frecuencia cardíaca, presión arterial y nivel de oxígeno en sangre durante el procedimiento. Una vez que estás inconsciente y no puedes sentir dolor:

  • El cirujano hace una incisión en tu espalda sobre las vértebras afectadas y hace a un lado los músculos de la columna vertebral, según sea necesario. Se utilizan pequeños instrumentos para eliminar la lámina correspondiente. El tamaño de la incisión puede variar según tu enfermedad y las dimensiones del cuerpo. Por lo general, en las cirugías mínimamente invasivas se realizan incisiones más pequeñas que aquellas realizadas en procedimientos abiertos.
  • Si se realiza una laminectomía como parte del tratamiento quirúrgico para una hernia de disco, el cirujano también elimina la parte herniada del disco y cualquier parte que se haya desprendido (discectomía).
  • Si una de tus vértebras se desplazó sobre otra o si tienes una desviación de la columna vertebral, es posible que sea necesaria una fusión espinal para estabilizarla. Durante la fusión espinal, el cirujano une en forma permanente dos o más vértebras entre sí, utilizando injertos de hueso y, si es necesario, varillas y tornillos de metal.
  • Según tu enfermedad y tus necesidades individuales, el cirujano puede hacer una incisión (mínimamente invasiva) y utilizar un microscopio quirúrgico especial para realizar la operación.

Después de la laminectomía

Tras la cirugía, te trasladan a una sala de recuperación donde el equipo de atención médica examina si hay complicaciones de la cirugía y la anestesia. También se te puede pedir que muevas los brazos y las piernas. El médico puede recetarte medicamentos para aliviar el dolor en el lugar de la incisión.

Puedes irte a tu casa el mismo día de la cirugía, aunque es posible que algunas personas necesiten una estadía corta en el hospital. Es probable que el médico recomiende fisioterapia después de una laminectomía para mejorar la fuerza y flexibilidad.

Según la cantidad de veces que debas levantar cosas, caminar y sentarte en tu trabajo, es posible que puedas volver a trabajar en unas pocas semanas. Si además te realizaron una fusión espinal, el tiempo de recuperación puede ser mayor.

Resultados

La mayoría de las personas indica una mejora considerable de sus síntomas después de la laminectomía, especialmente una disminución del dolor que se extiende hacia las piernas o los brazos. Pero este beneficio puede disminuir a lo largo del tiempo si tienes un tipo de artritis particularmente agresivo. Es menos probable que la laminectomía mejore el dolor en la propia espalda.

Last Updated Nov 20, 2018


Content from Mayo Clinic ©1998-2019 Mayo Foundation for Medical Education and Research (MFMER). All rights reserved. Terms of Use