Mamografía tridimensional

Perspectiva general

Una mamografía tridimensional (tomosíntesis mamaria) es una prueba de diagnóstico por imágenes que combina múltiples radiografías de mama para crear una imagen tridimensional de la mama.

Una mamografía tridimensional se usa para detectar cáncer de mama en personas que no tienen signos ni síntomas. También se puede utilizar para investigar la causa de problemas en la mama, como una masa tumoral mamaria, dolor y secreción por el pezón.

Cuando se la utiliza como examen para la detección de cáncer de mama, la máquina de mamografía tridimensional genera imágenes tridimensionales e imágenes estándar de mamografía bidimensional. Según lo demostrado en algunos estudios, la combinación de las mamografías tridimensionales con las mamografías estándar reduce la necesidad de realizar pruebas de diagnóstico por imágenes adicionales y aumenta ligeramente el porcentaje de casos de cáncer detectados durante el examen. Sin embargo, se requieren más estudios para determinar si las mamografías tridimensionales pueden reducir el riesgo de morir producto de un cáncer de mama en mayor medida que una mamografía estándar.

La mamografía tridimensional es cada vez más común, pero no está disponible en todos los centros.

Por qué se debe hacer

Una mamografía tridimensional se utiliza como un examen para detección del cáncer de mama en las personas que no presentan signos ni síntomas de la enfermedad. También se puede usar para investigar problemas en las mamas, como un bulto o un engrosamiento sospechosos.

Cuando se utiliza como examen para detección del cáncer de mama, el mamógrafo tridimensional crea imágenes de mamografía tridimensionales e imágenes de mamografía bidimensionales estándar porque ambos tipos de imágenes tienen algunas ventajas para la observación de determinadas anomalías en las mamas.

La combinación de una mamografía tridimensional con una mamografía estándar permite:

  • Disminuir la necesidad de realizar diagnósticos por imágenes de seguimiento. Cuando los médicos detectan anomalías en las imágenes de mamografía estándar, pueden recomendar diagnósticos por imágenes adicionales. La realización de diagnósticos por imágenes adicionales puede resultar estresante. Puede implicar un tiempo extra y ocasionar costos adicionales. Combinar una mamografía tridimensional con una mamografía estándar disminuye la necesidad de realizar diagnósticos por imágenes de seguimiento.
  • Detectar más de tipos de cáncer que una mamografía estándar sola. Los estudios indican que combinar una mamografía tridimensional con una mamografía estándar puede permitir la detección de aproximadamente un cáncer de mama más por cada 1000 mujeres en comparación con la mamografía estándar sola.
  • Mejorar la detección del cáncer de mama en el tejido mamario denso. Una mamografía tridimensional ofrece ventajas para la detección del cáncer de mama en las personas que tienen tejido mamario denso ya que la imagen tridimensional les permite a los médicos ver más allá de las áreas de densidad.

    El tejido mamario consta de glándulas mamarias, conductos mamarios, tejido de soporte (tejido mamario denso) y tejido graso. Las mamas densas tienen mayores cantidades de tejido mamario denso que de tejido graso. Tanto el tejido mamario denso como el cáncer se observan de color blanco en una mamografía estándar, lo que puede dificultar la detección del cáncer de mama en las mamas densas.

No existen suficientes pruebas para concluir que las mamografías tridimensionales pueden reducir el riesgo de muerte a causa del cáncer de mama más que una mamografía estándar sola. Por este motivo, la mayoría de las pautas para el examen para detección del cáncer de mama no especifican que las mujeres deban elegir las mamografías tridimensionales en lugar de las mamografías estándar solas.

Riesgos

Una mamografía tridimensional es un procedimiento seguro. Al igual que con todas las pruebas, conlleva ciertos riesgos y limitaciones, tales como los siguientes:

  • Exposición a un nivel bajo de radiación. Una mamografía tridimensional utiliza rayos X para crear una imagen de la mama, lo cual te expone a un nivel bajo de radiación. Debido a que una mamografía tridimensional generalmente se combina con una mamografía estándar, el nivel de radiación puede ser mayor que el de una mamografía estándar sola. Algunos equipos novedosos de mamografía tridimensional pueden crear imágenes bidimensionales y tridimensionales al mismo tiempo, lo cual reduce la cantidad de radiación.
  • La prueba puede detectar algo que resulte no ser cáncer. Una mamografía tridimensional puede identificar una anomalía que, después de pruebas adicionales, resulte ser benigna o compatible con el tejido normal. Esto se conoce como un resultado falso positivo y puede causar ansiedad innecesaria si te sometes a pruebas de diagnóstico por imágenes y otros análisis adicionales, como una biopsia, para evaluar en profundidad la zona sospechosa.
  • La prueba no puede detectar todos los tipos de cáncer. Es posible que una mamografía tridimensional no detecte una zona del cáncer, por ejemplo, si el cáncer es muy pequeño o si se encuentra en una zona que es difícil de ver.

Cómo prepararte

Cómo prepararte para la mamografía tridimensional:

  • Elige un centro en el que se realicen mamografías tridimensionales. Si bien las mamografías tridimensionales cada vez son más comunes, no están disponibles en todas partes. Si te interesa realizarte esta prueba, pregúntale al médico dónde está disponible en tu área.
  • Consulta con el proveedor de seguro médico. No todas las compañías de seguro médico cubren las mamografías tridimensionales. Consulta con el proveedor de seguro médico antes de la prueba para saber qué tipos de costos esperar. Puede suceder que tu compañía de seguro médico cubra la parte de la mamografía estándar de la prueba y tu debas hacerte cargo del costo de la parte de la mamografía tridimensional.
  • Programa la consulta para una fecha en la que sea probable que tengas las mamas blandas. Si todavía no has llegado a la menopausia, esto generalmente sucede en la semana posterior al período menstrual. Es más probable que las mamas estén blandas la semana posterior al período y durante la semana del período.
  • Trae tus imágenes de mamografías anteriores. Si concurrirás a un centro nuevo para realizarte la mamografía tridimensional, lleva a tu consulta cualquier mamografía anterior para que el radiólogo pueda compararlas con las imágenes nuevas.
  • No uses desodorante antes de una mamografía. Evita usar desodorantes, antitranspirantes, polvos, lociones, cremas o perfumes en las axilas o las mamas. Las partículas metálicas en los polvos y desodorantes pueden interferir en el diagnóstico por imágenes.

Lo que puedes esperar

En el centro donde te realices la prueba, te darán una bata y te pedirán que te quites los collares y la ropa de la cintura para arriba. Para que sea más sencillo, usa un conjunto de dos piezas ese día.

En el procedimiento propiamente dicho, te paras frente a una máquina radiográfica equipada para realizar mamografías tridimensionales. El técnico te acomodará una de las mamas sobre una plataforma, y subirá o bajará la plataforma para hacerla coincidir con tu altura. El técnico te ayuda a colocar la cabeza, los brazos y el torso de manera que no obstruyan la vista de la mama.

Una placa plástica transparente presiona gradualmente la mama contra la plataforma. Esta placa aplica presión durante unos segundos para extender el tejido mamario. La presión no te provoca daño, aunque puedes sentir malestar o incluso dolor. Si sientes demasiado malestar, avísale al técnico.

A continuación, la máquina de mamografía tridimensional se moverá sobre ti de un lado al otro mientras recopila imágenes. Es posible que te pidan que no te muevas y que contengas la respiración durante unos segundos para minimizar el movimiento.

Luego, se deja de ejercer presión sobre la mama, y se coloca la unidad en otra posición para que tome una imagen de la mama de costado. Nuevamente, te acomodan la mama contra la plataforma y se ejerce presión con la placa plástica transparente. La cámara vuelve a tomar imágenes. Luego, se repite el proceso con la otra mama.

Resultados

Las imágenes recolectadas durante una mamografía 3D se sintetizan en una computadora para formar una imagen 3D de la mama. Las imágenes de la mamografía 3D pueden analizarse en su totalidad o examinarse en pequeñas partes para obtener más detalles. Con el propósito de realizar un examen para la detección de cáncer de mama, la máquina también crea imágenes de mamografía 2D estándar.

Un médico que se especializa en interpretar pruebas de diagnóstico por imágenes (radiólogo) examina las imágenes para verificar si hay anomalías que puedan ser cáncer de mama. Si el radiólogo ve algo extraño, dicho profesional utilizará tu mamografía estándar y cualquier otra imagen de mamografía que estén disponibles para determinar si se necesitan análisis adicionales.

Los análisis adicionales para detectar cáncer de mama pueden incluir una ecografía, una resonancia magnética o, a veces, una biopsia para retirar células sospechosas para que los médicos que se especializan en el análisis de tejidos corporales las examinen en un laboratorio (análisis de patología).

Last Updated Jan 24, 2019


Content from Mayo Clinic ©1998-2019 Mayo Foundation for Medical Education and Research (MFMER). All rights reserved. Terms of Use