Pielografía intravenosa

Perspectiva general

Una pielografía intravenosa, llamada también «urografía excretora», es un examen radiográfico de las vías urinarias. La pielografía intravenosa le permite al médico ver los riñones, la vejiga y los conductos que transportan la orina desde los riñones hasta la vejiga (uréteres).

Se puede utilizar la pielografía intravenosa para diagnosticar trastornos que afectan las vías urinarias, como cálculos renales, cálculos en la vejiga, agrandamiento de la próstata, quistes renales o tumores en las vías urinarias.

Durante una pielografía intravenosa, se inyectará un medio de contraste para radiografías (solución de contraste de yodo) en una vena del brazo. El medio de contraste fluye hacia los riñones, uréteres y vejiga, y delinea el contorno de cada una de estas estructuras. Se toman imágenes radiográficas en momentos específicos durante el examen para que el médico pueda ver con claridad las vías urinarias y evaluar si están funcionando correctamente.

Por qué se debe hacer

Se recurre a una pielografía intravenosa para estudiar los riñones, los uréteres y la vejiga. Este estudio le permite al médico observar el tamaño y la forma de estas estructuras y determinar si están funcionando en forma adecuada.

El médico podría recomendar una pielografía intravenosa si presentas signos y síntomas —como dolor en un costado o en la espalda, o sangre en la orina, que podrían estar relacionados con un trastorno de las vías urinarias.

Mediante una pielografía intravenosa se pueden diagnosticar afecciones que afectan las vías urinarias, como las siguientes:

  • Cálculos renales
  • Cálculos en la vejiga
  • Agrandamiento de la próstata
  • Quistes renales
  • Tumores en las vías urinarias
  • Trastornos renales estructurales, como la espongiosis medular renal, un defecto congénito que afecta los conductos pequeños de los riñones

En el pasado, la pielografía intravenosa era la prueba de diagnóstico por imágenes más usada para evaluar posibles trastornos de las vías urinarias. A partir del desarrollo de la ecografía de riñón (renal) y de la tomografía computarizada (que llevan menos tiempo y no requieren medio de contraste para radiografías), las pielografías intravenosas se volvieron cada vez menos frecuentes.

Sin embargo, una pielografía intravenosa puede ser una herramienta de diagnóstico útil, especialmente para lo siguiente:

  • Identificar determinados trastornos estructurales de las vías urinarias
  • Detectar cálculos renales
  • Obtener información acerca de la obstrucción de las vías urinarias

Riesgos

Por lo general, una pielografía intravenosa es segura y las complicaciones son muy poco frecuentes. Como todo procedimiento médico, la pielografía intravenosa conlleva el riesgo de presentar complicaciones, como reacciones alérgicas.

En algunas personas, la inyección de un medio de contraste para rayos X puede ocasionar efectos secundarios como los siguientes:

  • Sensación de calor o sofoco
  • Sabor metálico en la boca
  • Náuseas
  • Picazón
  • Urticaria

En muy pocas ocasiones, se observan reacciones graves por la acción del medio de contraste:

  • Presión arterial extremadamente baja
  • Reacción alérgica repentina en todo el cuerpo, que puede provocar dificultades para respirar y otros síntomas que pueden poner en riesgo la vida (choque anafiláctico)
  • Paro cardíaco

Durante las radiografías te expones a bajos niveles de radiación. La cantidad de radiación a la que te expones durante una pielografía intravenosa es pequeña, por lo que el riesgo de sufrir cualquier daño en las células del cuerpo es extremadamente bajo.

No obstante, si estás embarazada o sospechas que podrías estarlo, infórmaselo al médico antes de someterte a una pielografía intravenosa. A pesar de que el riesgo para el feto es bajo, el médico podría analizar si es mejor esperar o hacer otra prueba de diagnóstico por imágenes.

Cómo prepararte

Antes de someterte a una pielografía intravenosa, cuéntale al médico si:

  • Tienes alguna alergia, en especial al yodo
  • Estás embarazada o crees que podrías estarlo
  • Has tenido una reacción grave anterior a los medios de contraste para radiografías

Es posible que no tengas que comer y beber durante un tiempo determinado antes de una pielografía intravenosa. Probablemente tu médico también te recomiende que tomes un laxante la noche anterior al examen.

Lo que puedes esperar

Antes de tu pielografía intravenosa, uno de los miembros de tu equipo para atención médica hará lo siguiente:

  • Te preguntará sobre tu historia clínica
  • Controlará la presión arterial, pulso y temperatura del cuerpo.
  • Te pedirá que te cambies y te quites toda la bisutería, anteojos y cualquier objeto de metal que pueda afectar a las imágenes de rayos X.
  • Te colocará una vía intravenosa en una vena del brazo a través de la cual se inyectará el colorante para radiografías.
  • Te pedirá que orines a fin de asegurarse de que tu vejiga esté vacía para el examen.

Durante la pielografía intravenosa

Para una pielografía intravenosa, debes recostarte boca arriba en una mesa de exámenes. La unidad radiográfica generalmente está conectada a la mesa o forma parte de esta. Se ubica un intensificador de imágenes radiográficas (la parte de la máquina que obtiene las imágenes) arriba del abdomen. Una vez que estás ubicado cómodamente en la mesa, el examen se realiza de la siguiente forma:

  • Se toma una radiografía de las vías urinarias antes de inyectar el colorante.
  • Se inyecta colorante para radiografías a través de la línea IV.
  • Se toman imágenes radiográficas a intervalos determinados, a medida que el colorante fluye por los riñones hacia los uréteres y la vejiga.
  • Hacia el final del examen, es posible que te pidan que orines de nuevo.
  • Luego regresas a la mesa de exámenes para que el equipo de atención médica pueda tomar una radiografía de tu vejiga vacía.

Después de la pielografía intravenosa

Una vez realizada la pielografía intravenosa, se retira la vía intravenosa del brazo y puedes retomar tus actividades habituales.

Resultados

Un médico que se especializa en la interpretación de radiografías (radiólogo) revisará e interpretará las imágenes radiográficas obtenidas a través de la pielografía intravenosa y le enviará un informe al médico. Planifica analizar los resultados con el médico en la cita médica de seguimiento.

Last Updated Nov 20, 2018


Content from Mayo Clinic ©1998-2019 Mayo Foundation for Medical Education and Research (MFMER). All rights reserved. Terms of Use