Pruebas de diagnóstico para COVID-19

Perspectiva general

Las pruebas de diagnóstico para COVID-19 se hacen para saber si actualmente estás infectado con SARS-CoV-2, el virus que causa la enfermedad del coronavirus 2019 (COVID-19).

La Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos (FDA) aprobó estos tipos de pruebas para diagnosticar una infección con la COVID-19:

  • Prueba de la RCP. También conocida como la prueba molecular, detecta el material genético del virus que causa la COVID-19 usando una técnica de laboratorio llamada reacción en cadena de la polimerasa (RCP). Para recolectar una muestra de fluido se inserta un hisopo nasal largo (exudado nasofaríngeo) en un orificio de la nariz y se obtiene fluido de la parte de atrás de la nariz, o se puede usar un hisopo nasal más corto (exudado de turbinado medio) para obtener la muestra. En algunos casos se inserta un hisopo largo en la parte de atrás de la garganta (exudado orofaríngea), o puedes salivar en un tubo para producir una muestra de saliva. Los resultados pueden estar listos en minutos si se analizan de forma interna, o en unos días si se envían a un laboratorio externo — o quizás más tiempo en lugares donde haya demoras en el procesamiento de los análisis.La prueba RCP es muy exacta cuando la realiza de manera adecuada un profesional de atención médica, pero la prueba rápida quizás no detecte algunos casos.
  • Prueba de antígeno. Esta prueba para la COVID-19 detecta ciertas proteínas en el virus. Se usa un hisopo largo para tomar una muestra del fluido de la nariz, y las pruebas de antígeno pueden dar resultados en minutos. Se pueden enviar otras muestras a un laboratorio para su análisis. El resultado positivo de una prueba de antígeno se considera exacto cuando las instrucciones se siguen cuidadosamente, pero hay más posibilidad de tener un resultado falso negativo — lo que significa que es posible estar infectado con el virus pero tener un resultado negativo. Según la situación, el médico podría recomendar una prueba RCP para confirmar un resultado negativo de la prueba de antígeno.

Una prueba RCP conocida como ensayo multiplex (Flu SC2 Multiplex Assay) puede detectar cualquiera de tres virus al mismo tiempo: el virus de la COVID-19, el de la influenza A y de la influenza B (gripe). Solo se necesita una muestra para hacer la prueba para los tres virus y puede ser útil durante la temporada de gripe (influenza). Pero un resultado negativo no descarta la posibilidad de tener cualquiera de estas infecciones. Así que el proceso de diagnóstico puede incluir más pasos, dependiendo de los síntomas, posibles exposiciones a los virus, y el juicio clínico de tu médico.

Por qué se debe hacer

En los Estados Unidos, es necesaria una prueba diagnóstica para detectar si tienes COVID-19 en los siguientes casos:

  • Tienes síntomas de COVID-19, tales como fiebre, tos, cansancio o falta de aire.
  • No tienes síntomas pero has estado en contacto estrecho con alguien que recibió un resultado positivo en la prueba de detección del virus de la COVID-19 o que sospecha que tiene el virus. Contacto estrecho significa haber estado a menos de 6 pies (2 metros) de alguien que tiene COVID-19. Sin embargo, si has recibido todas las dosis de la vacuna o has tenido un resultado positivo en la prueba de detección de COVID-19 en los últimos tres meses, no es necesario que te hagas la prueba.
  • Has participado en actividades que aumenten el riesgo de contraer COVID-19 y no te has mantenido al menos a 6 pies (2 metros) de distancia de las otras personas. Algunos ejemplos son los viajes, grandes reuniones o aglomeraciones en espacios cerrados.
  • Tu médico, otro profesional de la salud o el departamento de salud pública te recomiendan hacerte la prueba.

Algunos grupos se consideran de alta prioridad para hacerles la prueba diagnóstica. Entre ellos se encuentran las personas que tienen signos y síntomas de COVID-19 y que:

  • Trabajan en un centro de atención médica o como personal de primeros auxilios.
  • Trabajan o viven en centros de cuidado a largo plazo, como asilos de ancianos y convalecientes, u otros lugares donde hay personas que viven muy cerca una de otra, como cárceles o refugios.
  • Están internadas en el hospital.

Se dará prioridad a otras personas para hacerles la prueba según las pautas del departamento de salud local sobre vigilancia de la COVID-19 en cada comunidad.

Algunas personas infectadas con el virus de la COVID-19 quizás sean asintomáticas, que quiere decir que no tienen signos o síntomas de la enfermedad. Pero aun así pueden contagiar el virus a otros. En algunas áreas de los Estados Unidos, hay pruebas disponibles para las personas asintomáticas. Si las personas que no presentan síntomas tienen un resultado positivo en la prueba, deben seguir las pautas de aislamiento para ayudar a reducir la trasmisión del virus.

La disponibilidad de las pruebas diagnósticas para detectar el virus de la COVID-19 y dónde hacerse la prueba dependen del lugar donde vivas y de las recomendaciones de los funcionarios locales de salud pública.

Riesgos

Hay probabilidad de que tu prueba de diagnóstico para la COVID-19 dé un resultado falso negativo. Esto significa que la prueba quizás no detecte el virus, aunque estés infectado. Corres el riesgo de trasmitir el virus a otros sin saberlo si no tomas las precauciones apropiadas, como seguir las normas para distanciamiento físico y llevar una mascarilla cuando sea adecuado. También existe la probabilidad de que una prueba diagnóstica rápida de antígenos para la COVID-19 pueda dar un resultado falso positivo — lo que indica que hay una infección cuando en realidad no hay ninguna — si no se siguen las instrucciones con cuidado.

El riesgo de un resultado falso negativo o falso positivo depende del tipo y la sensibilidad de la prueba de diagnóstico para la COVID-19, del cuidado con que se recolectó la muestra, y de la exactitud del análisis de laboratorio.

Ten cuidado con las ofertas para pruebas para la COVID-19 para hacer en casa que la FDA no haya declarado que puedan usarse — quizás te den un resultado que no es el correcto.

Cómo prepararte

Tengas o no síntomas, planea ponerte una mascarilla para ir al consultorio del médico o al centro para pruebas de detección y para volver, y haz que se la ponga también cualquier persona que venga contigo.

  • Si crees que puedes tener la COVID-19, llama al consultorio de tu médico o a tu departamento de salud local para revisar tus síntomas y para preguntar sobre la prueba antes de ir, así el personal puede estar preparado para tu visita con equipo personal de protección.
  • Si no tienes síntomas, pero has estado en contacto cercano con alguien que tiene la COVID-19, sigue el consejo sobre pruebas de detección que te dé tu médico o tu departamento de salud local. Hacerte la prueba de detección para la COVID-19 de 5 a 7 días después de haber estado en contacto cercano con la persona que tiene la COVID-19es lo mejor. Si te hacen la prueba demasiado pronto, quizás no detecte la presencia del virus.

Si crees que puedes tener la COVID-19, llama al consultorio de tu médico para hablar sobre tus síntomas, si los tienes, y para preguntarle sobre la prueba. Así tu médico y otro personal pueden prepararse para tu visita, usar equipo personal de protección, y darte instrucciones sobre adónde ir y cómo se realizará la prueba. Ponte una mascarilla para ir al centro de pruebas de detección y para volver, y pídele a cualquier persona que te acompañe que también se ponga una.

Si no tienes síntomas, y que tú sepas, no has estado en contacto con nadie que esté infectado con el virus que causa la COVID-19, pero quieres hacerte la prueba de detección, pregúntale a tu proveedor de atención médica si hay pruebas disponibles, y dónde. O puedes llamar a tu departamento de salud local o estatal,o visitar su sitio web para obtener información sobre las pruebas.

Lo que puedes esperar

Para hacer una prueba diagnóstica para la COVID-19, un proveedor de atención médica toma una muestra de mucosidad de la nariz o la garganta, o una muestra de saliva. La muestra necesaria para la prueba diagnóstica puede recolectarse en el consultorio de tu médico, en un centro de atención médica, o en un centro para pruebas diagnósticas con atención en el automóvil.

  • Prueba con hisopo de muestra nasal o de garganta. Se recomienda usar un hisopo nasal largo (muestra nasofaríngea), aunque sea aceptable usar un hisopo más corto para la nariz o la garganta. Tu médico, u otro proveedor de atención médica, introduce en la nariz un palito fino y flexible con punta de algodón, o pasa el hisopo por la parte de atrás de la garganta para recolectar una muestra de mucosidad. Esto puede resultar algo incómodo. Para la muestra nasal, quizás haya que introducir el hisopo en ambos orificios nasales para recolectar suficiente mucosidad para la prueba. El hisopo permanece por un momento en el lugar donde se colocó antes de rotarlo suavemente al extraerlo. La muestra se sella dentro de un tubo, y se envía a un laboratorio para que la analicen.
  • Muestra de saliva. Algunas sedes ofrecen pruebas de saliva. Mientras que una muestra de saliva puede ser un poco menos sensible que la muestra extraída usando un hisopo nasal largo, es más fácil de hacer, y con frecuencia menos incómoda. Vas a salivar varias veces dentro de un tubo para proporcionar una muestra para la prueba. El tubo se sella antes de enviarlo a un laboratorio para analizar.

Si tienes tos con flema, quizás tu médico recolecte una muestra de esputo que contiene secreciones de los pulmones, que forman parte del aparato respiratorio inferior. El virus está más concentrado en la nariz y la garganta al comienzo del curso de la infección. Pero después de cinco días de presentar síntomas, el virus tiende a concentrarse más en el aparato respiratorio inferior.

Además de la prueba diagnóstica para la COVID-19, tu doctor quizás también haga pruebas para otras afecciones respiratorias, como la influenza, que tienen síntomas similares y podrían ser una explicación para tu enfermedad.

La FDA dio autorización de emergencia para el uso de algunos kits con pruebas para detectar la COVID-19 que se pueden hacer en casa, incluyendo uno que hace la prueba tanto para la COVID-19 como la influenza (gripe). Esta prueba require una receta del médico. Puedes recolectar tu propia muestra de fluido nasal o saliva en casa, y luego enviarla a un laboratorio para que la analicen rápidamente. Una prueba para la COVID-19 proporciona resultados rápidos en casa, sin tener que enviar la muestra a un laboratorio. Y la FDA recientemente autorizó una prueba de antígeno de venta libre, sin necesidad de receta, aunque las pruebas de antígeno no se consideren tan fiables como la prueba RCP.

La exactitud de cada una de estas pruebas varía, así que un resultado negativo no descarta por completo tener el virus de la COVID-19. Adquiere solo una prueba para hacer en casa que esté autorizada por la FDA o por tu departamento de salud médico o local.

Resultados

Algunos centros tienen pruebas rápidas para diagnosticar la COVID-19. En ese caso, quizás puedas tener los resultados en menos de una hora o el mismo día en que te hicieron la prueba. Otros lugares quizás tengan que enviar la muestra a un laboratorio externo para que la analicen. Si es necesario enviar la muestra a otro lugar, tal vez los resultados demoren unos días.

La prueba diagnóstica de la COVID-19 puede dar un resultado positivo o negativo.

  • Resultado positivo. Significa que actualmente tienes una infección activa con el virus que causa la COVID-19. Toma las medidas adecuadas para cuidarte y evitar trasmitir el virus a otros. Deberás aislarte hasta que: tus síntomas mejoren, hayas pasado 24 horas sin fiebre y hayan pasado, al menos, 10 días desde que aparecieron los síntomas.

    Si tienes síntomas graves de COVID-19 o si tienes una afección médica que reduce tu capacidad de combatir la enfermedad, quizás el médico te aconseje quedarte en aislamiento durante más tiempo. Si tu prueba da un resultado positivo pero nunca has tenido síntomas, aíslate durante 10 días después de la prueba.

  • Resultado negativo. Esto significa que probablemente no te hayas infectado con el virus de la COVID-19. Pero es posible que el resultado sea un falso negativo, según el momento en el que se haya hecho la prueba y la calidad de la muestra obtenida.

    Aunque tus resultados sean negativos puedes infectarte en el futuro, así que es importante seguir las pautas de distanciamiento físico, uso de mascarilla y lavado de manos, para evitar cualquier posible trasmisión. Quizás el médico te recomiende repetir la prueba si continúas presentando síntomas.

Rastreo de contactos

Si tu resultado es positivo para el virus que causa la COVID-19 — o si tu doctor sospecha que tienes el virus pero todavía no tienes los resultados de la prueba — quizás te pidan que participes en rastreo de contactos. El rastreo de contactos tiene un papel principal en limitar la trasmisión de enfermedades infecciosas. Cuanto antes comience el rastreo de contractos, más efectivo es en limitar la trasmisión de un virus.

Para comenzar, proporcionas una lista de personas con las que has tenido contacto cercano durante los días en que quizás hayas podido contagiarlas. Los funcionarios de salud pública se comunican con estos contactos para informarles sobre la posible exposición y su posibilidad de estar infectados. Se protege tu identidad durante este intercambio de información.

El equipo de rastreo de contacto proporciona infomación sobre lo que pueden hacer los contactos cercanos para minimizar el riesgo de propagar el virus. Las medidas quizás incluyan hacerse una prueba de detección para la COVID-19, quedarse en casa, lejos de otros, en cuarentena, después de la exposición, informarse sobre signos y síntomas, y tomar otras precauciones.

Recomendaciones de cuarentena

Si has tenido contacto estrecho con alguien que tiene COVID-19 y has estado a menos de 6 pies (2 metros) de esa persona, lo mejor es que te quedes en casa y lejos de otras personas (cuarentena) durante 14 días después de haber estado expuesto para ver si presentas síntomas de COVID-19. Si en los últimos tres meses has tenido COVID-19 o has recibido todas las dosis de la vacuna, por lo general no necesitas hacer cuarentena si has tenido un contacto estrecho con alguien enfermo de COVID-19.

Otras opciones pueden ser terminar la cuarentena pasados 10 días si no tienes síntomas y no te harás la prueba o terminar la cuarentena pasados 7 días si recibes un resultado negativo tras haberte hecho la prueba y no tienes síntomas. Sin embargo, durante 14 días debes estar atento a la aparición de síntomas.

Comunícate con tu médico o con el departamento de salud local para que te asesoren respecto de las recomendaciones de cuándo hacerse la prueba y cuándo hacer cuarentena.

Last Updated Mar 20, 2021


Content from Mayo Clinic ©1998-2021 Mayo Foundation for Medical Education and Research (MFMER). All rights reserved. Terms of Use