Radioterapia guiada por imágenes

Perspectiva general

La radioterapia guiada por imágenes es un método de radioterapia que incorpora técnicas de imágenes durante cada sesión de tratamiento.

La radioterapia utiliza haces de radiación de alta energía para controlar el cáncer y los tumores no cancerosos. Al agregar imágenes detalladas, la radioterapia guiada por imágenes asegura que la radiación potente se centre de manera más precisa en el área de tratamiento.

Durante una radioterapia guiada por imágenes, se toman imágenes de alta calidad antes de cada sesión de tratamiento de radioterapia. La radioterapia guiada por imágenes hace posible utilizar mayores dosis de radiación, lo cual aumenta la probabilidad de controlar el tumor y habitualmente requiere esquemas de tratamiento más breves.

La radioterapia guiada por imágenes es el estándar de atención para el tratamiento de radioterapia. Se utiliza para todos los tipos de cáncer.

Por qué se debe hacer

La radioterapia guiada por imágenes se utiliza para tratar todos los tipos de cáncer, pero es especialmente ideal para tumores y cánceres ubicados muy cerca de estructuras y órganos sensibles. La radioterapia guiada por imágenes también sirve para los tumores que podrían desplazarse durante el tratamiento o entre dos sesiones de tratamiento.

La radioterapia guiada por imágenes se utiliza como parte de los planes de tratamiento con radiación porque ofrece lo siguiente:

  • Administración precisa de la radiación
  • Mejor definición, localización y seguimiento de la posición del tumor, su tamaño y forma antes y durante el tratamiento
  • La posibilidad de utilizar dosis de radiación mayores y focalizadas para mejorar el control del tumor
  • Menor exposición a la radiación en el tejido normal que rodea el tumor

Lo que puedes esperar

Si te sometes a una radioterapia guiada por imágenes, tu equipo de tratamiento podría elegir uno o más tipos de diagnóstico por imágenes para localizar con precisión el tumor y los órganos sensibles. La radioterapia guiada por imágenes puede incluir varias técnicas de diagnóstico por imágenes bidimensionales, tridimensionales y de cuatro dimensiones para posicionar el cuerpo y dirigir la radiación de manera tal que el tratamiento se enfoque cuidadosamente sobre el tumor para minimizar el daño a las células y los órganos saludables cercanos.

Durante la radioterapia guiada por imágenes, las pruebas por imágenes se realizan antes y, a veces, durante cada sesión de tratamiento. El equipo de radioterapia compara estas imágenes con otras tomadas con anterioridad para determinar si el tumor se movió de lugar y así ajustar el cuerpo y el tratamiento para enfocar el tumor con mayor precisión.

Last Updated Nov 12, 2020


Content from Mayo Clinic ©1998-2021 Mayo Foundation for Medical Education and Research (MFMER). All rights reserved. Terms of Use