Reconstrucción con neovejiga

Perspectiva general

La reconstrucción de la neovejiga es un procedimiento quirúrgico para construir una nueva vejiga.

Después de la cirugía de extirpación de la vejiga (cistectomía) por cáncer de vejiga u otra afección, el cirujano debe crear una nueva forma para que la orina salga del cuerpo (desviación urinaria). La reconstrucción de la neovejiga, también llamada reconstrucción ortotópica de la neovejiga, es una opción para la desviación urinaria. Durante el procedimiento, el cirujano utiliza una parte del intestino para crear una nueva vejiga que te permita orinar voluntariamente y mantener la continencia.

Por qué se debe hacer

Necesitarás una reconstrucción de neovejiga si te extraen la vejiga quirúrgicamente o si esta ya no funciona de manera adecuada. Las siguientes son algunas de las razones por las que las personas optan por la extirpación de la vejiga:

  • Cáncer de vejiga
  • Vejiga no funcional a causa de radioterapia, afecciones neurológicas o enfermedad inflamatoria crónica
  • Incontinencia urinaria que no responde a otros tratamientos
  • Defectos de nacimiento que no pueden repararse
  • Traumatismo de vejiga

Riesgos

Con la reconstrucción de neovejiga pueden producirse varias complicaciones, que comprenden las siguientes:

  • Sangrado
  • Coágulos sanguíneos
  • Infección
  • Pérdidas de orina
  • Retención de orina
  • Desequilibrios de electrólitos
  • Insuficiencia de vitamina B-12
  • Incontinencia
  • Cáncer en el intestino

Cómo prepararte

Alimentos y medicamentos

Es posible que el médico te solicite que hagas una dieta líquida absoluta de 1 a 2 días antes de la cirugía. Además, por lo general, deberás dejar de comer y beber después de la medianoche del día previo al procedimiento. Infórmale al médico sobre todos los medicamentos, vitaminas y suplementos dietéticos que tomas. En algunos casos, es posible que debas dejar de tomar estos medicamentos antes de la cirugía.

Aprender a realizar un autocateterismo

La retención urinaria es una posible complicación de la reconstrucción de neovejiga, por lo que, en caso de que suceda, tendrás que estar dispuesto a colocarte un catéter (autocateterismo) para drenar la orina y aliviar la presión en la vejiga. El personal de enfermería u otro profesional de cuidado de la salud revisarán esto contigo.

Lo que puedes esperar

Antes del procedimiento

Tu médico te pide exámenes para controlar la función de los riñones y asegurarse de que no tengas una infección urinaria. También es posible que te hagan una prueba de diagnóstico por imágenes, como una tomografía computarizada, de las vías urinarias para mirar los uréteres (tubos que llevan la orina desde los riñones hasta la vejiga) y ver si están en buenas condiciones.

Durante el procedimiento

Para crear una neovejiga, el cirujano primero extirpa la vejiga cancerosa (cistectomía), ya sea a través de una incisión abdominal tradicional o mediante una técnica laparoscópica asistida por robots (cirugía robótica). Después, el cirujano remodela un segmento del intestino delgado, el colon o una combinación de ambos formando una esfera, que se transforma en la neovejiga.

El cirujano coloca la neovejiga en la misma posición dentro del cuerpo que ocupaba la vejiga original. La neovejiga se une a los uréteres para que la orina pueda drenar de los riñones hacia el interior de la neovejiga. El otro extremo de la neovejiga se une a la uretra. Esto le permite mantener el control urinario con una vejiga funcional capaz de almacenar la orina sin necesidad de bolsas o aparatos externos.

Después del procedimiento

En general, la estancia hospitalaria después de la reconstrucción de neovejiga es de entre 3 y 5 días.

Al igual que cualquier sustituto de la vejiga, podría pasar algún tiempo hasta obtener un funcionamiento óptimo de la neovejiga. Inmediatamente después de la cirugía, muchas personas pueden tener dificultades por incontinencia urinaria hasta que la neovejiga se estire y alcance un tamaño normal y hasta que se fortalezcan los músculos que la soportan.

La continencia durante el día suele mejorar entre los 3 y 6 meses después de la cirugía, aunque podría seguir mejorando hasta los 12 meses. La continencia nocturna podría tardar un poco más y puede seguir mejorando durante el segundo año.

No es necesario hacer un seguimiento de por vida después de una reconstrucción de neovejiga. Pregúntale al médico con cuánta frecuencia debes asistir a las consultas de seguimiento.

Parte del intestino delgado utilizado para la reconstrucción de la neovascula

En la cirugía de neovejiga, el cirujano extrae la vejiga y forma un saco interno con parte del intestino. El saco, denominado «neovejiga», almacena la orina.

Last Updated Mar 3, 2020


Content from Mayo Clinic ©1998-2020 Mayo Foundation for Medical Education and Research (MFMER). All rights reserved. Terms of Use