Resección transuretral de la próstata

Perspectiva general

La resección transuretral de la próstata (RTUP) es una cirugía utilizada para tratar problemas urinarios causados por el agrandamiento de la próstata.

Se inserta un instrumento llamado resectoscopio a través de la punta del pene y dentro del tubo que transporta la orina desde la vejiga (uretra). El resectoscopio le ayuda al médico a ver y recortar el exceso de tejido prostático que está bloqueando el flujo de orina.

Laresección transuretral de la próstata se considera generalmente una opción para los hombres que tienen problemas urinarios moderados a graves que no han respondido a la medicación. A pesar de que la resección transuretral de la próstata ha sido considerada el tratamiento más eficaz para el agrandamiento de la próstata, otros procedimientos mínimamente invasivos se están volviendo más eficaces. Estos procedimientos generalmente causan menos complicaciones y tienen un período de recuperación más corto que la resección transuretral de la próstata.

Comparación entre la próstata agrandada con hiperplasia prostática benigna y la próstata normal

A medida que los hombres envejecen, la glándula prostática puede crecer, una afección conocida como hiperplasia prostática benigna (BPH, por sus siglas en inglés). Esto puede llevar a síntomas urinarios incómodos, como el bloqueo del flujo de orina fuera de la vejiga. Los problemas de la vejiga, las vías urinarias o los riñones también pueden ser consecuencia de hiperplasia prostática benigna.

Por qué se debe hacer

La resección transuretral de la próstata ayuda a reducir los síntomas urinarios causados por la hiperplasia prostática benigna (HPB), como los siguientes:

  • Necesidad frecuente y urgente de orinar
  • Dificultad para comenzar a orinar
  • Orina lenta (prolongada)
  • Micción más frecuente durante la noche
  • Detenerse y comenzar a orinar nuevamente
  • Sensación de no poder vaciar la vejiga por completo
  • Infecciones urinarias

La resección transuretral de la próstata también puede realizarse para tratar o prevenir complicaciones causadas por la obstrucción del flujo de orina, como las siguientes:

  • Infecciones urinarias recurrentes
  • Lesión en riñones o vejiga
  • Incapacidad para controlar las micciones o incapacidad total para orinar
  • Cálculos en la vejiga
  • Sangre en la orina

Riesgos

Algunos de los riesgos de la resección transuretral de la próstata pueden ser los siguientes:

  • Dificultad temporal para orinar. Podrías tener problemas para orinar durante algunos días después del procedimiento. Hasta que puedas orinar por tu cuenta, necesitarás tener una sonda (catéter) insertada en el pene para expulsar la orina de la vejiga.
  • Infección urinaria. Este tipo de infección es una complicación posible después de cualquier procedimiento de próstata. Cuanto más tiempo tengas la sonda, mayores serán las probabilidades de que se produzca una infección. Algunos hombres que se someten a la resección transuretral de la próstata tienen infecciones urinarias recurrentes.
  • Orgasmo seco. Un efecto común y a largo plazo de cualquier tipo de cirugía de próstata es la liberación de semen dentro de la vejiga y no a través del pene durante la eyaculación. También conocido como eyaculación retrógrada, el orgasmo seco no es doloroso y, por lo general, no afecta el placer sexual. Sin embargo, puede interferir en la capacidad para engendrar un hijo.
  • Disfunción eréctil. El riesgo es muy pequeño, pero la disfunción eréctil puede ocurrir después de los tratamientos de próstata.
  • Sangrado intenso. En casos excepcionales, los hombres pierden tanta sangre durante la resección transuretral de la próstata que necesitan una transfusión de sangre. Los hombres que tienen próstatas más grandes parecen ser más propensos a perder una mayor cantidad de sangre.
  • Dificultad para contener la orina. Muy pocas veces, la pérdida del control de la vejiga (incontinencia) es una complicación a largo plazo de la resección transuretral de la próstata.
  • Bajo nivel de sodio en la sangre. En casos excepcionales, el cuerpo absorbe una gran cantidad del líquido que se utiliza para limpiar el área de la cirugía durante la resección transuretral de la próstata. Esta afección, conocida como síndrome de resección transuretral de la próstata o síndrome de resección transuretral, puede llegar a ser potencialmente mortal si no se trata. Una técnica llamada resección transuretral bipolar de la próstata elimina el riesgo de padecer esta afección.
  • Necesidad de volver a realizar el tratamiento. Algunos hombres tienen que realizar un tratamiento de seguimiento después de la resección transuretral de la próstata porque los síntomas no remiten o vuelven a aparecer con el tiempo. A veces, es necesario repetir el tratamiento porque la resección transuretral de la próstata causa el estrechamiento (estenosis) de la uretra o del cuello de la vejiga.

Cómo prepararte

Varios días antes de la cirugía, el médico podría recomendarte que dejes de tomar medicamentos que aumentan el riesgo de sangrado, como los siguientes:

  • Anticoagulantes como warfarina (Coumadin, Jantoven) o clopidogrel (Plavix)
  • Analgésicos de venta sin receta como aspirina, ibuprofeno (Advil, Motrin IB y otros) o naproxeno sódico (Aleve y otros)

Es posible que el médico te recete algún antibiótico para prevenir infecciones urinarias.

Organiza cómo te transportarás porque no podrás conducir a tu casa ese día después del procedimiento o habitualmente si tienes una sonda en la vejiga.

Es posible que no puedas trabajar o realizar actividades extenuantes hasta seis semanas después de la cirugía. Pregúntale al médico cuánto tiempo de recuperación podrías necesitar.

Lo que puedes esperar

La resección transuretral de la próstata dura entre 60 y 90 minutos. Antes de la cirugía, te aplicarán anestesia general, lo que significa que estarás inconsciente durante el procedimiento, o anestesia raquídea, lo que significa que te mantendrás consciente. También es posible que te administren una dosis de antibióticos para prevenir infecciones.

Durante el procedimiento

El resectoscopio se inserta en la punta del pene y se pasa a través de la uretra hasta la próstata. El médico no tendrá que hacer ningún corte (incisión) en la parte externa del cuerpo.

El médico usará el resectoscopio para cortar el tejido del interior de la próstata de a una pequeña sección a la vez. A medida que se cortan las pequeñas secciones de tejido del interior de la próstata, el líquido irrigado las lleva hacia la vejiga. Estas se eliminan al final de la operación.

Después del procedimiento

Es probable que tengas que permanecer en el hospital uno o dos días.

Te colocarán una sonda urinaria, ya que la hinchazón obstruirá el paso de la orina. Generalmente, el catéter se deja, por lo menos, de 24 a 48 horas, hasta que la hinchazón disminuya y puedas orinar por tu cuenta.

Quizás también notes lo siguiente:

  • Sangre en la orina. Es normal ver sangre inmediatamente después de la cirugía. Comunícate con el médico si la sangre en la orina es espesa como el kétchup, si el sangrado parece empeorar o si el paso de la orina está obstruido. Los coágulos sanguíneos pueden obstruir el flujo de orina.
  • Síntomas urinarios irritantes. Es posible que sientas dolor al orinar o que tengas ganas de orinar con urgencia o con mucha frecuencia. Por lo general, el dolor al orinar tarda entre seis y ocho semanas en aplacarse.

Es posible que el médico te recomiende lo siguiente:

  • Beber mucha agua para limpiar la vejiga.
  • Comer alimentos ricos en fibra para evitar el estreñimiento y el esfuerzo al defecar. El médico también podría recomendarte un laxante emoliente.
  • Esperar un tiempo antes de volver a tomar cualquier medicamento anticoagulante hasta que el médico te lo indique.
  • Evitar actividades extenuantes, como levantar objetos pesados, de cuatro a seis semanas o hasta que el médico te lo permita.
  • Abstenerte de tener relaciones sexuales de cuatro a seis semanas.
  • Evitar conducir hasta que te quiten la sonda y ya no tengas que tomar analgésicos recetados.

Comunícate con el médico si:

  • No puedes orinar
  • Notas sangre de color rojo brillante o muchos coágulos en la orina
  • Notas que la orina no se vuelve más clara después de beber más líquido y de descansar 24 horas
  • Tienes más de 100,4 °F (38 °C) de fiebre
Ilustración del procedimiento de resección transuretral de la próstata

En una resección transuretral de la próstata (RTUP), se introduce un instrumento visual y quirúrgico combinado (resectoscopio) a través de la uretra donde está rodeada de tejido prostático. Un circuito eléctrico corta el exceso de tejido de la próstata para mejorar el flujo de la orina.

Resultados

Por lo general, la resección transuretral de la próstata alivia los síntomas rápidamente. La mayoría de los hombres comienzan a notar un flujo de orina mucho más fuerte en pocos días. En algunos casos, es necesario un tratamiento de seguimiento para aliviar los síntomas, en especial después de varios años.

Last Updated Mar 3, 2020


Content from Mayo Clinic ©1998-2020 Mayo Foundation for Medical Education and Research (MFMER). All rights reserved. Terms of Use