Resonancia magnética de las mamas

Perspectiva general

La resonancia magnética (RM) de las mamas es un examen que se utiliza para detectar cáncer de mama y otras anomalías de las mamas.

Una resonancia magnética de las mamas captura varias imágenes de las mamas. Las imágenes de la resonancia magnética de las mamas se combinan, mediante una computadora, para generar imágenes detalladas.

Una resonancia magnética de las mamas por lo general se realiza después de haberte hecho una biopsia con un resultado positivo de cáncer y, por ende, tu médico necesita más información sobre la extensión de la enfermedad. En determinadas situaciones, como en el caso de las mujeres que tienen un riesgo alto de tener cáncer de mama, fuertes antecedentes familiares de cáncer de mama o una mutación de un gen de cáncer de mama hereditario, puede utilizarse una resonancia magnética de las mamas junto con mamografías como herramientas de detección de cáncer de mama.

Resonancia magnética de mama

Durante una imagen por resonancia magnética (IRM) de mama, te acuestas boca abajo en una camilla de exploración acolchonada. Tus senos se colocan en una apertura de la camilla, que cuenta con bobinas que detectan señales magnéticas. La camilla se desliza hacia la gran apertura de la máquina de IRM.

Por qué se debe hacer

Muy a menudo, las resonancias magnéticas de las mamas se usan para detectar cáncer de mama en las mujeres que podrían tener un riesgo alto de tener la enfermedad. También se puede usar una resonancia magnética de las mamas para evaluar la extensión del cáncer de mama.

El médico podría recomendar una resonancia magnética mamaria en los siguientes casos:

  • Te han diagnosticado cáncer de mama y tu médico quiere determinar la extensión del cáncer
  • Tiene una sospecha de fuga o rotura de un implante mamario
  • Tienes un riesgo alto de tener cáncer de mama, lo que se define como un riesgo del 20 por ciento o más a lo largo de la vida, según se calcula con herramientas de cálculo de riesgo que toman en cuenta tus antecedentes familiares y otros factores
  • Tienes fuertes antecedentes familiares de cáncer de mama o cáncer de ovario
  • Tienes tejidos mamarios muy densos, y las mamografías no detectaron un cáncer de mama anterior
  • Tienes antecedentes de cambios precancerosos en las mamas —como hiperplasia atípica o carcinoma lobular localizado— y fuertes antecedentes familiares de cáncer de mama y tejidos mamarios densos
  • Tienes una mutación del gen del cáncer de mama hereditario (p. ej., BRCA1 o BRCA2)
  • Has recibido tratamientos con radiación en el área del pecho antes de cumplir 30 años

Si no estás segura de si se te considera de alto riesgo, pídele a tu médico que te ayude a determinar tu cálculo de riesgo personal. Una derivación a una clínica de mamas o a especialistas en la salud de las mamas puede ayudarte a comprender mejor tu riesgo y tus opciones de exámenes para la detección de cáncer.

Una resonancia magnética de las mamas está prevista para su uso en conjunto con una mamografía u otro estudio de diagnóstico por imágenes de las mamas, no como reemplazo de una mamografía. Si bien es un examen sensible, una resonancia magnética de las mamas igualmente puede omitir algunos tipos de cáncer de mama que una mamografía sí detecta.

Riesgos

Una resonancia magnética (RM) de las mamas es un procedimiento seguro que no te expone a radiación. Pero, al igual que con otras pruebas, una resonancia magnética de las mamas tiene riesgos, tales como los siguientes:

  • Riesgo de resultados falsos positivos. Una resonancia magnética de las mamas puede identificar áreas sospechosas que, después de una mayor evaluación —como con una ecografía o una biopsia de las mamas—, resultan ser benignas. Estos resultados se conocen como «falsos positivos». Un resultado falso positivo puede ocasionar ansiedad innecesaria si te sometes a pruebas adicionales, como una biopsia, para evaluar las áreas sospechosas.
  • Riesgo de reacción al tinte de contraste que se utiliza. Una resonancia magnética de las mamas involucra inyectar un tinte para facilitar la interpretación de las imágenes. Este tinte puede provocar reacciones alérgicas y puede provocar complicaciones graves para las personas con problemas de riñón.

Cómo prepararte

A fin de prepararte para una imagen por resonancia magnética de las mamas, tu médico puede recomendarte que hagas lo siguiente:

  • Programa tu imagen por resonancia magnética para comienzos de tu ciclo menstrual. Si eres premenopáusica, el centro de imágenes por resonancia magnética puede preferir programar el procedimiento para un determinado momento de tu ciclo menstrual, aproximadamente entre los días 7 y 14. El primer día de tu sangrado menstrual es el día uno de tu ciclo. Informa al personal del centro en qué momento de tu ciclo te encuentras, de manera que se pueda disponer el momento óptimo para realizar la imagen por resonancia magnética de las mamas.
  • Informa a tu médico sobre las alergias que tienes. En la mayoría de los procedimientos de imágenes por resonancia magnética, se utiliza un tinte para facilitar la interpretación de las imágenes. El tinte generalmente se administra a través de una vena en el brazo. Infórmale a tu médico sobre cualquier alergia para evitar complicaciones con el tinte.
  • Infórmale a tu médico si tienes problemas renales. Un tinte comúnmente utilizado para mejorar las imágenes por resonancia magnética, llamado «gadolinio», puede provocar complicaciones graves en personas con problemas renales. Infórmale a tu médico si tienes antecedentes de problemas renales.
  • Cuéntale al médico si estás embarazada. Generalmente, una imagen por resonancia magnética no se recomienda para mujeres embarazadas.
  • Cuéntale al médico si estás amamantando. Si estás dando de mamar, tu médico puede recomendarte dejar de hacerlo durante dos días luego de la imagen por resonancia magnética. El American College of Radiology (Colegio Estadounidense de Radiología) establece que el riesgo que el tinte de contraste implica para el bebé es extremadamente bajo. Sin embargo, si tienes alguna inquietud, suspende el amamantamiento durante 12 a 24 horas luego de la imagen por resonancia magnética, lo cual le dará al organismo tiempo para eliminar el tinte de contraste. Puedes sacarte leche y descartarla durante este período. Puedes sacarte leche y almacenarla antes del procedimiento para alimentar a tu bebé.
  • No utilices ningún objeto metálico durante la imagen por resonancia magnética. Los objetos metálicos, como collares, hebillas para el cabello y relojes, pueden dañarse durante una imagen por resonancia magnética. Deja los objetos metálicos en tu hogar o quítatelos antes de la prueba.
  • Infórmale a tu médico sobre dispositivos médicos implantados. Si tienes un dispositivo médico implantado, como un marcapasos, un desfibrilador, un puerto para la administración de medicamentos implantado o una articulación artificial, infórmale a tu médico antes de la imagen por resonancia magnética.

Lo que puedes esperar

Cuando llegues, un miembro de tu equipo de atención médica te dará una bata. Te darán instrucciones sobre cómo sacarte la ropa y las alhajas. Si tienes problemas para estar en un espacio pequeño y limitado, cuéntale a tu médico antes de hacerte la resonancia magnética de las mamas. Es posible que te den un sedante suave.

Es posible que te inyecten un tinte (medio de contraste) a través de una vía intravenosa (i.v.) en el brazo para aumentar el aspecto de los tejidos o los vasos sanguíneos en las imágenes de la resonancia magnética.

La máquina de resonancia magnética tiene una gran abertura central. Durante la resonancia magnética de las mamas, debes recostarte boca abajo sobre una camilla acolchada para exploración. Tus mamas encajan en una depresión en la camilla, que contiene bobinas que detectan las señales magnéticas del equipo de resonancia magnética. Luego, toda la mesa se desliza hacia la abertura del equipo.

El equipo de resonancia magnética crea un campo magnético a tu alrededor y emite ondas de radio que se dirigen hacia tu cuerpo. No sentirás el campo magnético ni las ondas radioeléctricas, pero es posible que escuches golpeteos y ruidos sordos que vengan de adentro del equipo. Por esta razón, puede ser que te den tapones para los oídos.

Durante la prueba, el técnico te controla desde otra habitación. Puedes hablar con el técnico por un micrófono. Te indicarán que respires normalmente, pero que te quedes lo más quieta posible.

La consulta de la resonancia magnética de las mamas puede durar entre 30 minutos y una hora.

Resultados

Un médico especializado en técnicas de diagnóstico por imágenes (radiólogo) revisa las imágenes por resonancia magnética de tus mamas, y un miembro de tu equipo de atención médica se comunicará contigo para analizar los resultados de la prueba.

Resonancia magnética de mama

Una resonancia magnética de mama puede demostrar anormalidades en las mamas. Es posible que una biopsia de mama sea necesaria para determinar si las zonas anormales encontradas en la resonancia magnética de mama son cancerosas.

Last Updated Mar 22, 2018


Content from Mayo Clinic ©1998-2019 Mayo Foundation for Medical Education and Research (MFMER). All rights reserved. Terms of Use