Reversión de la vasectomía

Perspectiva general

La reversión de la vasectomía es una cirugía que anula la vasectomía. Se vuelve a conectar cada tubo (conducto deferente) que transporta a los espermatozoides de un testículo al semen. Después de una reversión exitosa de la vasectomía, tu semen vuelve a contener espermatozoides y tal vez tu pareja pueda quedar embarazada.

Los índices de embarazos después de una reversión de la vasectomía van desde aproximadamente el 30 por ciento a más del 90 por ciento, dependiendo del tipo de procedimiento. Muchos factores afectan si una reversión tiene éxito y se puede lograr un embarazo, e incluyen el tiempo pasado desde la vasectomía, la edad de tu pareja, la experiencia y capacitación de los cirujanos, y si tuviste o no problemas de fertilidad antes de la vasectomía.

Por qué se debe hacer

Los hombres deciden hacerse una reversión de vasectomía por distintas razones; por ejemplo, la pérdida de un hijo, un cambio de opinión o haber vuelto a formar pareja. Un pequeño número de hombres se someten a una reversión de vasectomía para tratar el dolor testicular que puede estar asociado a la vasectomía.

Riesgos

Casi todas las vasectomías pueden revertirse. Sin embargo, esto no garantiza el éxito para concebir un niño. La reversión de vasectomía puede intentarse aunque hayan pasado varios años desde la vasectomía original, pero, cuanto más tiempo haya pasado, menos probable será que la reversión tenga éxito.

La reversión de vasectomía pocas veces lleva a complicaciones graves. Algunos de los riesgos son:

  • Sangrado dentro del escroto. Esto puede llevar a la acumulación de sangre (hematoma), lo que provoca una inflamación dolorosa. Para reducir el riesgo de hematoma, sigue las indicaciones de tu médico de descansar, usar apoyo para el escroto, y aplicar hielo después de la cirugía. Pregúntale a tu médico si es necesario que evites la aspirina u otros tipos de medicamentos anticoagulantes antes y después de la cirugía.
  • Infección en el sitio de la cirugía. Si bien no son muy frecuentes, las infecciones son un riesgo de cualquier cirugía y pueden requerir tratamiento con antibióticos.
  • Dolor crónico. El dolor persistente después de la reversión de vasectomía es poco frecuente.

Cómo prepararte

A continuación mencionamos algunas cosas a tener en cuenta al considerar la reversión de la vasectomía:

  • La reversión de la vasectomía puede ser costosa y quizás tu seguro no la cubra. Infórmate sobre los costos con anticipación.
  • Las reversiones de vasectomía por lo general son más exitosas cuando las realiza un cirujano capacitado que utiliza técnicas microquirúrgicas, incluyendo las que usan un microscopio quirúrgico.
  • El procedimiento es más exitoso cuando lo realiza un cirujano que hace este procedimiento regularmente y que lo ha hecho muchas veces.
  • Ocasionalmente el procedimiento requiere un tipo de reparación más compleja, que se conoce como vasoepididimostomía. Asegúrate de que el cirujano pueda realizar este procedimiento si fuera necesario.

Cuando elijas un médico, no tengas miedo de preguntar cuántas reversiones de vasectomía ha realizado, el tipo de técnicas que utilizó y con qué frecuencia las reversiones han resultado en embarazo. Además, pregunta sobre los riesgos y las posibles complicaciones del procedimiento.

Alimentos y medicamentos

Asegúrate de que conoces las medidas que debes adoptar antes de la cirugía. Es probable que tu médico te pida que suspendas ciertos medicamentos, lo que incluye anticoagulantes y analgésicos como aspirina o ibuprofeno (Advil, Motrin IB u otros), porque pueden aumentar el riesgo de sangrado.

Ropa y elementos personales

Trae ropa interior bien ajustada, como un suspensorio deportivo, para ponerte después de la cirugía. Esto servirá de apoyo para el escroto y mantendrá las vendas en su lugar.

Otras precauciones

Pídele a otra persona que te lleve a tu casa después de la cirugía. La cirugía por lo general dura entre dos y cuatro horas, o más. Quizás necesites más tiempo para recuperarte si el procedimiento se hace con anestesia general. Pregúntale a tu médico cuándo podrás volver a casa después de la cirugía.

Lo que puedes esperar

Antes del procedimiento

Antes de la cirugía de reversión de la vasectomía, probablemente tu médico quiera:

  • Ver tu historia clínica y realizar un examen físico. El médico querrá asegurarse de que no tengas problemas de salud que puedan complicar la cirugía.
  • Verificar si puedes producir espermatozoides sanos. Para la mayoría de los hombres, haber tenido un hijo antes es prueba suficiente. En casos excepcionales, si el médico no está seguro de que puedas producir espermatozoides sanos, podrías necesitar análisis adicionales.
  • Confirmar que tu pareja está en condiciones de tener un hijo. El médico querrá verificar si tu pareja tiene algún problema de fertilidad, sobre todo si nunca tuvo un hijo o si tiene más de 40 años. Esto puede requerir un examen ginecológico y otros estudios.

Las reversiones de la vasectomía generalmente se realizan en un hospital o en un centro quirúrgico. El procedimiento suele ser ambulatorio — no es necesaria la internación por la noche. Algunos cirujanos pueden hacer la cirugía en la clínica, pero querrás asegurarte de que el tuyo pueda hacer una reparación más compleja (vasoepididimostomía) en la clínica si fuera necesario.

La cirugía se puede hacer con anestesia general para que permanezcas inconsciente durante el procedimiento. Otra posibilidad es que el cirujano te dé un anestésico que impedirá que sientas dolor, pero que no te hará dormir (por ejemplo, una anestesia epidural, intradural o local).

La reversión de la vasectomía es más complicada que la vasectomía y generalmente se hace con microcirugía, en la que el cirujano usa un microscopio quirúrgico muy potente que magnifica hasta 40 veces el conducto deferente. Este tipo de cirugía requiere capacitación especializada y experiencia.

Los médicos que realizan esta cirugía por lo general vuelven a unir el conducto deferente de una de estas dos maneras:

  • Vasovasostomía. Mediante este procedimiento, el cirujano vuelve a unir con puntos los extremos seccionados de cada conducto que transporta los espermatozoides (conducto deferente).
  • Vasoepididimostomía. Esta cirugía une los conductos deferentes directamente al órgano pequeño que se encuentra detrás de cada testículo y que contiene los espermatozoides (epidídimo). Una vasoepididimostomía es más complicada que una vasovasostomía y, por lo general, se opta por hacerla cuando no se puede realizar una vasovasostomía o cuando no es probable que esta funcione.

La decisión de realizar una vasovasostomía y no una vasoepididimostomía depende de si se pueden observar espermatozoides cuando se analiza el líquido del conducto deferente en el momento de la cirugía.

Posiblemente no sepas de antemano que técnica necesitas. En la mayoría de los casos, el cirujano decide durante la operación cuál es la técnica más adecuada. A veces es necesaria una combinación de ambas técnicas quirúrgicas, una vasovasostomía de un lado y una vasoepididimostomía del otro. Cuanto más tiempo haya pasado desde la vasectomía más probable será que necesitarás una vasoepididimostomía de un lado, o de los dos.

Durante el procedimiento

Durante la cirugía, el médico realizará un pequeño corte (incisión) en el escroto. Esto dejará al descubierto el tubo que transporta los espermatozoides (conducto deferente) y lo liberará de los tejidos que lo rodean.

A continuación, el médico realizará un corte para abrir el conducto deferente y examinar el líquido que contiene. Si el líquido contiene espermatozoides, los extremos del conducto deferente pueden conectarse para restablecer el paso del esperma.

Si el líquido no contiene esperma, es posible que el tejido cicatricial esté bloqueando el flujo de los espermatozoides. En este caso, el médico puede optar por practicar una vasoepididimostomía.

La cirugía asistida por robot se ha usado para la reversión de la vasectomía, pero generalmente solo se require en casos selectos.

Después del procedimiento

Inmediatamente después de la cirugía, el médico cubrirá las incisiones con vendas. Deberás usar ropa interior bien ajustada, como un suspensorio, y aplicarte hielo para reducir la inflamación.

Es posible que estés dolorido durante varios días. Si el médico te coloca vendas sobre las incisiones después de la cirugía, pregúntale cuándo puedes retirarlas. Todos los puntos deben absorberse en un plazo de 7 a 10 días.

Cuando vuelvas a tu casa, tómate las cosas con calma e intenta limitar las actividades que pueden provocar que los testículos se muevan demasiado. A medida que pasa el efecto del anestésico, es posible que tengas algo de dolor e inflamación. En la mayoría de los hombres, el dolor no es intenso y desaparece después de algunos días o hasta una semana.

Además, el médico puede darte las siguientes instrucciones:

  • Usa un suspensorio durante varias semanas en todo momento, excepto al ducharte. Después de ese tiempo, deberás usarlo solamente al hacer ejercicio.
  • Durante los primeros dos días después de la cirugía, evita cualquier actividad que pueda hacer que se moje el lugar de la cirugía, como bañarte o nadar.
  • Limita las actividades que puedan forzar los testículos o el escroto, como trotar, practicar deportes, montar en bicicleta o levantar objetos pesados, durante al menos seis a ocho semanas después de la cirugía.
  • Si tienes un trabajo de oficina, probablemente podrás volver a trabajar algunos días después de la cirugía. Si tienes un trabajo más bien físico o un trabajo donde debes caminar mucho o conducir, consulta con tu médico para saber cuándo conviene que vuelvas a trabajar.
  • No mantengas relaciones sexuales ni eyacules hasta que el médico te indique que puedes hacerlo. La mayoría de los hombres necesitan abstenerse de las relaciones sexuales durante dos o tres semanas después de la cirugía.

Congelación de semen

Aunque generalmente no se requiera ni se recomiende, quizás elijas congelar esperma (criopreservación) en el caso de que la reversión de la vasectomía no tenga éxito. Si no puedes concebir mediante las relaciones sexuales, quizás aún puedas tener hijos por medio de técnicas de reproducción asistida como la fertilización in vitro.</p>

Procedimiento de reversión de la vasectomía

Una reversión de la vasectomía reconecta los conductos deferentes cortados, el conducto que transporta el esperma de cada testículo. Durante una reversión de la vasectomía, los extremos cortados de los conductos deferentes son unidos nuevamente. En algunos casos, los conductos deferentes se pueden unir directamente al epidídimo, la parte del testículo donde el esperma madura.

Resultados

Después de la cirugía, el médico examinará tu semen bajo el microscopio para determinar si la operación tuvo éxito.

Es posible que el médico quiera analizar tu semen periódicamente. A menos que tu pareja quede embarazada, analizar el semen para ver si contiene espermatozoides es la única forma de saber si la reversión de vasectomía tuvo éxito.

Cuando la reversión de vasectomía tiene éxito, generalmente aparecen espermatozoides en el semen después de algunas semanas, pero algunas veces esto puede llevar un año o más. La probabilidad de lograr el embarazo depende de varios factores, incluidos el número y la calidad de los espermatozoides presentes y la edad de la mujer.

Si la reversión de vasectomía no funciona

A veces las reversiones de vasectomías fracasan si hay un problema no aparente con el testículo que no se puede reconocer durante la cirugía, o si se genera una obstrucción en algún momento después de la cirugía. Algunos hombres se someten a un segundo intento de cirugía de reversión de vasectomía si el procedimiento no funciona la primera vez.

También quizás puedas concebir hijo mediante la fertilización in vitro con semen congelado extraído en un análisis de semen durante la reversión de la vasectomía. El esperma se puede extraer directamente del testículo o del epidídimo en el momento de la cirugía para reversión o después. Los médicos generalmente no recomiendan la congelación de semen en el momento de la cirugía de reversión, ya que puede constituir un procedimiento extra innecesario.

Last Updated Dec 31, 2019


Content from Mayo Clinic ©1998-2020 Mayo Foundation for Medical Education and Research (MFMER). All rights reserved. Terms of Use