Terapia de resincronización cardíaca

Perspectiva general

La terapia de resincronización cardíaca es un procedimiento para implantar un dispositivo en el pecho para hacer que las cavidades cardíacas se contraigan de modo más organizado y eficiente.

La terapia de resincronización cardíaca utiliza un dispositivo llamado «marcapasos biventricular» que envía señales eléctricas a las cavidades inferiores del corazón (ventrículos). Las señales les dan la orden a los ventrículos de contraerse al mismo tiempo, lo que permite maximizar la cantidad de sangre que bombea el corazón.

A veces, el dispositivo también contiene un desfibrilador cardioversor implantable que puede enviar choques eléctricos más fuertes en caso de que el ritmo cardíaco se vuelva peligrosamente errático.

Por qué se debe hacer

La terapia de resincronización cardíaca es un tratamiento para tratar la insuficiencia cardíaca en personas cuyos ventrículos no se contraen al mismo tiempo.

Si tienes insuficiencia cardíaca, el músculo cardíaco se debilita y es posible que no pueda bombear suficiente sangre para todo el cuerpo. Esto puede empeorar si las cavidades del corazón no están sincronizadas entre ellas.

La terapia de resincronización cardíaca emite señales eléctricas que hacen latir al corazón de tal forma que maximice la cantidad de sangre que bombea hacia afuera. Este tratamiento puede reducir los síntomas de la insuficiencia cardíaca y los riegos de sufrir complicaciones, incluso la muerte.

Lo que puedes esperar

La terapia de resincronización cardíaca requiere un procedimiento de cirugía menor para implantar un dispositivo en el pecho.

Es probable que estés despierto durante el procedimiento, aunque la zona donde se implantará el marcapasos estará adormecida y recibirás medicamentos que te ayudarán a relajarte (sedación consciente). El procedimiento suele tardar algunas horas.

Durante la cirugía, se introducen alambres aislados (cables o electrodos) en una vena principal debajo o cerca de la clavícula y se guía hacia el corazón con la ayuda de imágenes de rayos X. Un extremo de cada alambre se asegura a la posición adecuada en el corazón, mientras que el otro extremo se conecta a un generador de pulso, que suele implantarse debajo de la piel cerca de la clavícula.

Los tipos de dispositivos para la terapia de resincronización cardíaca comprenden los siguientes:

  • Terapia de resincronización cardíaca con un marcapasos. El dispositivo utilizado para la terapia de resincronización cardíaca tiene tres derivaciones que conectan el marcapasos con la cavidad superior derecha del corazón (aurícula derecha) y con ambas cavidades inferiores (ventrículos).
  • Terapia de resincronización cardíaca con un marcapasos y un desfibrilador cardioversor implantable. Las personas con insuficiencia cardíaca que también presentan riesgo de sufrir muerte súbita por ataque cardíaco podrían beneficiarse de un desfibrilador cardioversor implantable que puede detectar ritmos cardíacos peligrosos y emitir un choque corrector de energía más intenso que un marcapasos. En estos casos, se recomienda un dispositivo de terapia de resincronización cardíaca que funciona como un marcapasos y un desfibrilador cardioversor implantable.

Después de la terapia de resincronización cardíaca, es probable que pases la noche en el hospital. El médico probará el dispositivo antes de que te vayas del hospital para asegurarse de que esté correctamente programado. La mayoría de las personas pueden retomar sus actividades habituales al cabo de algunos días.

Last Updated Dec 28, 2017


Content from Mayo Clinic ©1998-2019 Mayo Foundation for Medical Education and Research (MFMER). All rights reserved. Terms of Use