Traqueotomía

Perspectiva general

La traqueotomía es un orificio que se realiza quirúrgicamente en la parte delantera del cuello y en la tráquea. Se coloca un tubo de traqueostomía en el orificio con el fin de mantenerlo abierto para permitir la respiración. El procedimiento quirúrgico mediante el cual se crea esta abertura se denomina traqueostomía.

La traqueotomía crea un pasaje de aire que te permite respirar cuando la ruta habitual de respiración se encuentra reducida u obstruida de alguna manera. Muchas veces, es necesario realizar una traqueostomía cuando, por problemas de salud, el paciente tiene que usar una máquina (respirador) a largo plazo para ayudarle a respirar. En unos pocos casos, se realiza una traqueostomía de urgencia cuando las vías respiratorias se obstruyen de repente, como después de una lesión traumática en la cara o en el cuello.

Cuando ya no se necesita la traqueotomía, se deja que la abertura cicatrice sola o se cierra con una cirugía. Para algunas personas, la traqueotomía es permanente.

Un tubo de traqueotomía

Una traqueotomía se trata de un orificio (estoma) que se realiza de forma quirúrgica en la tráquea y proporciona una vía respiratoria alternativa para respirar. Un tubo de traqueotomía se introduce en el orificio y se asegura en el lugar con una cinta alrededor del cuello.

Por qué se debe hacer

Las situaciones que pueden requerir una traqueotomía incluyen:

  • Afecciones médicas que hacen necesario el uso de un respirador (ventilador) durante un período prolongado, generalmente más de una o dos semanas
  • Afecciones médicas que bloquean o estrechan las vías respiratorias, como parálisis de las cuerdas vocales o cáncer de garganta
  • Parálisis, problemas neurológicos u otras afecciones que dificultan la expectoración de secreciones de la garganta y requieren succión directa de la tráquea para despejar las vías respiratorias
  • Preparación para una cirugía mayor de cabeza o cuello para ayudar a la respiración durante la recuperación
  • Trauma severo en la cabeza o el cuello que obstruye la respiración
  • Otras situaciones de emergencia en las que la respiración está obstruida y el personal de emergencia no puede colocar una intubación endotraqueal a través de la boca y dentro de la tráquea

Atención de urgencia

La mayoría de las traqueostomías se realizan en un hospital. Sin embargo, si se presenta una urgencia, puede que sea necesario crear un orificio en la garganta de una persona fuera del hospital, como en un accidente.

Las traqueostomías de urgencia son difíciles de realizar y suponen un mayor riesgo de que se presenten complicaciones. Un procedimiento similar y algo menos riesgoso que se realiza en la atención de urgencia es la cricotirotomía. Consiste en crear un orificio directamente en la laringe, en un punto justo debajo de la nuez de Adán (cartílago tiroides).

Una vez que se traslada a la persona al hospital y se la estabiliza, la cricotirotomía se reemplaza por una traqueotomía si el paciente llega a necesitar asistencia respiratoria a largo plazo.

Riesgos

Las traqueostomías generalmente son seguras, pero tienen riesgos. Algunas complicaciones son particularmente probables durante o poco después de la cirugía. El riesgo de tales problemas aumenta enormemente cuando la traqueotomía se realiza como un procedimiento de emergencia.

Las complicaciones inmediatas incluyen:

  • Sangrado
  • Daño a la tráquea, la glándula tiroides o los nervios del cuello
  • Mala colocación o desplazamiento del tubo de traqueostomía
  • Aire atrapado en el tejido debajo de la piel del cuello (enfisema subcutáneo), que puede causar problemas respiratorios y daño a la tráquea o el tubo de alimentos (esófago)
  • Acumulación de aire entre la pared torácica y los pulmones (neumotórax), que causa dolor, problemas respiratorios o colapso pulmonar (atelectasia)
  • Una acumulación de sangre (hematoma), que se puede formar en el cuello y comprimir la tráquea causando problemas respiratorios

Las complicaciones a largo plazo son más probables cuanto más tiempo esté la traqueostomía en el lugar. Estos problemas incluyen:

  • Obstrucción del tubo de traqueostomía
  • Desplazamiento del tubo de traqueostomía de la tráquea
  • Daño, cicatrización o estrechamiento de la tráquea
  • Formación de un pasaje anómalo entre la tráquea y el esófago (fístula traqueoesofágica), que puede aumentar el riesgo de que los líquidos o los alimentos entren en los pulmones
  • Formación de un pasaje entre la tráquea y la arteria grande que suministra sangre al brazo derecho y al lado derecho de la cabeza y el cuello (fístula traqueoinominada), que puede ocasionar sangrado que ponga en riesgo la vida
  • Infección alrededor de la traqueostomía o infección en la tráquea y los bronquios (traqueobronquitis) y los pulmones (pulmonía)

Si aún necesitas una traqueostomía después de salir del hospital, deberás acudir a las citas programadas regularmente para controlar las posibles complicaciones. También recibirás instrucciones sobre cuándo debes llamar a tu médico en caso de problemas, por ejemplo:

  • Sangrado en el sitio de la traqueostomía o desde la tráquea
  • Dificultad para respirar a través del tubo
  • Dolor o cambio en el nivel de comodidad
  • Enrojecimiento o hinchazón alrededor de la traqueostomía
  • Un cambio en la posición del tubo de traqueostomía

Cómo prepararte

Cómo prepararte para una traqueostomía depende del tipo de procedimiento al que te sometas. Si te administran anestesia general, el médico podrá pedirte que evites comer y beber durante varias horas antes del procedimiento. También te puede pedir que suspendas ciertos medicamentos.

Planifica tu estancia hospitalaria

Después del procedimiento de traqueostomía, es probable que permanezcas en el hospital durante varios días a medida que tu cuerpo se recupera. Si es posible, planifica con anticipación tu estadía en el hospital y trae:

  • Ropa cómoda, como pijamas, una bata y pantuflas
  • Artículos de cuidado personal, como tu cepillo de dientes y elementos para afeitarte
  • Entretenimiento para ayudarte a pasar el tiempo, como libros, revistas o juegos
  • Un método de comunicación, como un lápiz y un bloc de papel, un teléfono inteligente o una computadora, ya que al principio no podrás hablar

Lo que puedes esperar

Durante el procedimiento

Una traqueostomía se realiza generalmente en un quirófano con anestesia general, lo que hace que tú no estés al tanto del procedimiento quirúrgico. Se utiliza un anestésico local para adormecer el cuello y la garganta si al cirujano le preocupa que las vías respiratorias se vean comprometidas por la anestesia general o si el procedimiento se realiza en una sala de hospital en lugar de en un quirófano.

El tipo de procedimiento al que te sometes depende de la razón por la cual necesitas una traqueostomía y de si el procedimiento fue planeado. Hay esencialmente dos opciones:

  • La traqueostomía quirúrgica puede realizarse en un quirófano o en una sala de hospital. El cirujano generalmente hace una incisión horizontal a través de la piel en la parte inferior de la parte frontal del cuello. Los músculos circundantes se jalan cuidadosamente hacia atrás y se corta una pequeña porción de la glándula tiroides, exponiendo la tráquea. En un punto específico de la tráquea cerca de la base del cuello, el cirujano crea un orificio de traqueostomía.
  • La traqueostomía mínimamente invasiva (traqueotomía percutánea) se realiza generalmente en una habitación del hospital. El médico hace una pequeña incisión cerca de la base de la parte frontal del cuello. Se introduce un lente especial a través de la boca para que el cirujano pueda ver el interior de la garganta. Gracias a esta vista de la garganta, el cirujano guía una aguja dentro de la tráquea para crear el orificio de la traqueostomía y luego la expande al tamaño apropiado para el tubo.

Para ambos procedimientos, el cirujano inserta un tubo de traqueostomía en el orificio. Una correa para el cuello unida a la placa frontal del tubo evita que se deslice fuera del orificio, y se pueden usar suturas temporales para asegurar la placa frontal a la piel del cuello.

Después del procedimiento

Probablemente pasarás varios días en el hospital mientras tu cuerpo se recupera. Durante ese tiempo, aprenderás las habilidades necesarias para mantener y afrontar tu traqueostomía:

  • Cuidar tu tubo de traqueostomía. Una enfermera te enseñará cómo limpiar y cambiar el tubo de traqueostomía para ayudar a prevenir infecciones y reducir el riesgo de complicaciones. Seguirá haciendo esto mientras tengas una traqueostomía.
  • Hablar. Generalmente, una traqueostomía impide hablar porque el aire exhalado sale por la abertura de la traqueostomía en lugar de subir a través de la laringe. Pero existen dispositivos y técnicas para redirigir el flujo de aire lo suficiente como para poder hablar. Según el tipo de tubo, el ancho de la tráquea y el estado de la laringe, es posible que puedas hablar con el tubo colocado. Si es necesario, un terapeuta del habla o una enfermera capacitada en el cuidado de la traqueostomía puede sugerirte opciones para comunicarte y ayudarte a aprender a usar tu voz nuevamente.
  • Comer. Durante tu recuperación, tragar será difícil. Recibirás nutrientes a través de una vía intravenosa (IV) que se inserta en una vena del cuerpo, una sonda de alimentación que pasa a través de la boca o la nariz, o una sonda que se inserta directamente en el estómago. Cuando estés listo para comer de nuevo, es posible que necesites trabajar con un terapeuta del habla, quien puede ayudarte a recuperar la fuerza muscular y la coordinación necesarias para tragar.
  • Afrontar el aire seco. El aire que respiras será mucho más seco porque ya no pasa a través de la nariz y la garganta húmedas antes de llegar a los pulmones. Esto puede causar irritación, tos y exceso de moco debido a la traqueostomía. Poner pequeñas cantidades de solución salina directamente en el tubo traqueal, como se indica, puede ayudar a aflojar las secreciones. O un tratamiento con nebulizador salino puede ayudar. Un dispositivo llamado intercambiador de calor y humedad capta la humedad del aire que exhalas y humidifica el aire que inhalas. Un humidificador o vaporizador añade humedad al aire de una habitación.
  • Lidiar con otros efectos. El equipo de atención médica te mostrará maneras de cuidarte ante otros efectos comunes relacionados con la traqueostomía. Por ejemplo, puedes aprender a usar una máquina de succión para ayudar a eliminar las secreciones de la garganta o las vías respiratorias.

Resultados

En la mayoría de los casos, la traqueostomía es temporal, ya que brinda una ruta de respiración alternativa hasta que se resuelvan otros problemas médicos. Si necesitas permanecer conectado a un ventilador indefinidamente, la traqueostomía suele ser la mejor solución permanente.

El equipo médico te ayudará a determinar cuándo es apropiado retirar el tubo de la traqueostomía. El orificio puede cerrarse y sanar por sí solo o puede cerrarse quirúrgicamente.

Last Updated Mar 3, 2020


Content from Mayo Clinic ©1998-2020 Mayo Foundation for Medical Education and Research (MFMER). All rights reserved. Terms of Use