Trasplante de mano

Perspectiva general

El trasplante de mano es una opción de tratamiento para las personas a quienes les han amputado una o ambas manos. En un trasplante de mano, recibes una o dos manos y parte de los antebrazos de una persona donante que ha fallecido. Los trasplantes de mano son procedimientos especializados que se realizan solo en unos pocos centros de trasplantes a nivel mundial.

Aunque no está garantizado, un trasplante de mano puede ayudarte a recobrar parte de las funciones y la sensibilidad de la mano. Un trasplante de mano puede mejorar tu calidad de vida, pero implica un compromiso de por vida a seguir un tratamiento. Tendrás que tomar medicamentos especiales (inmunosupresores), realizar fisioterapia de manera rutinaria y asistir a consultas con el médico para controlar el estado de las manos donadas.

Por qué se debe hacer

Un trasplante de mano se realiza en casos específicos para intentar mejorar la calidad de vida y proporcionar cierto grado de función y sensación en las nuevas manos.

Para determinar si tú y un donante son compatibles para un trasplante de mano, los cirujanos consideran lo siguiente:

  • Grupo sanguíneo
  • Tipo de tejido
  • Color de piel
  • Similitud entre la edad del donante y la del receptor
  • Mismo sexo entre el donante y el receptor
  • Tamaño de la mano
  • Masa muscular

Riesgos

Riesgos quirúrgicos

Un trasplante de mano es una operación mayor y conlleva todos los riesgos habituales de una cirugía de trasplante, como infección, sangrado y formación de coágulos sanguíneos (trombosis). Un coágulo podría ocasionar una disminución del flujo sanguíneo hacia la mano, una complicación grave que requiere cirugía inmediata para su reparación.

Riesgos de rechazo

El rechazo de una mano donada se produce cuando el sistema inmunitario del cuerpo asume la mano del donante como algo extraño. Al igual que sucede con los virus y las bacterias invasores, el sistema inmunitario luego tratará de destruir la mano donada. El rechazo puede producirse de dos maneras:

  • Rechazo agudo. El rechazo agudo se produce cuando el sistema inmunitario trata de destruir rápidamente los tejidos en la mano donada. También puede producirse cuando el sistema inmunitario envía proteínas especiales (anticuerpos) para atacar los tejidos y vasos sanguíneos en la mano donada.

    Si presentas rechazo agudo, es posible que observes una erupción, hinchazón o cambios en el color de la piel de la mano o el brazo. Puedes sentir dolor o no.

    El rechazo agudo normalmente puede controlarse con medicamentos pero, en casos inusuales, podría ser necesario extirpar la mano donada. El hecho de haber sufrido un rechazo agudo anteriormente no te descalifica para que te sometas a otro trasplante de mano, pero podría ser más difícil encontrar un donante compatible.

  • Rechazo crónico. El rechazo crónico se produce en un período más prolongado. Podrías sentir dolor y perder la función de la mano. Podrías observar pérdida del vello en la mano o cambios en las uñas.

    Aprenderás a detectar los signos precoces de rechazo. Informa al equipo de trasplante sobre cualquier cambio en el aspecto o la sensación de la mano. Si dicho equipo sospecha que tu cuerpo está rechazando la mano donada, podría ser necesario que comiences a tomar más medicamentos contra el rechazo. Es probable que el equipo de trasplante solicite la realización de análisis en la mano, como una biopsia del tejido de la mano donada.

Riesgos de los inmunosupresores

Los inmunosupresores son medicamentos que tomas para prevenir que tu cuerpo rechace la mano o manos donadas. Los inmunosupresores son medicamentos fuertes que necesitarás tomar el resto de tu vida. Los efectos secundarios más graves de los inmunosupresores incluyen:

  • Aumento del riesgo de contraer infecciones graves, incluido el citomegalovirus (CMV)
  • Aumento del riesgo de cáncer
  • Daño renal
  • Aumento del riesgo de desarrollar diabetes
  • Osteoporosis
  • Aumento del colesterol, lo que incrementa el riesgo de contraer enfermedades cardíacas.

Los efectos secundarios menos graves de los inmunosupresores incluyen:

  • Acné
  • Aumento de peso
  • Insomnio
  • Pérdida del cabello
  • Hematomas
  • Diarrea
  • Dolores de cabeza;
  • Náuseas

Cómo prepararte

Evaluación de la necesidad de un trasplante de mano

Antes de recibir el trasplante de mano, considera prudentemente los riesgos del procedimiento y si puedes cumplir con los intensos cuidados de seguimiento que durarán para toda la vida. También considera los beneficios que esperas obtener del trasplante de mano. Los cuidados posteriores al trasplante incluyen los siguientes:

  • Consultas regulares con los médicos y cirujanos de trasplante
  • Hacer fisioterapia de forma regular
  • Tomar medicamentos inmunosupresores a diario y controlar los efectos secundarios de los medicamentos
  • Cuidados de seguimiento con el médico de atención primaria para los análisis de detección de rutina

Un equipo de trasplante te hará una evaluación. Las personas con una amputación en el brazo o debajo del brazo pueden ser consideradas para trasplante. Para ser considerado para un trasplante de mano, el candidato debe:

  • Pasar una examen físico integral que consta de radiografías, análisis de sangre y otros indicadores de salud física
  • Pasar una evaluación de salud mental y emocional que examine la capacidad de enfrentar desafíos o situaciones, el apoyo familiar y social, y la capacidad para vivir con los cuidados médicos posteriores al trasplante
  • No tener una historia clínica de enfermedades nerviosas crónicas, como la neuropatía periférica
  • No tener problemas médicos graves, como diabetes, enfermedad renal, enfermedad cardíaca o cánceres que no se pueden tratar
  • No haber tenido infecciones graves recientes
  • No ser fumador
  • No consumir alcohol en exceso ni drogas ilegales
  • Completar una evaluación financiera de gastos de atención posteriores al trasplante con un miembro del equipo de trasplante

Preparación para el trasplante de mano.

Una vez que hayan aprobado tu trasplante de mano, te podrán en una lista de espera para recibir la mano o las manos de un donante. El tiempo de espera puede ser impredecible, ya que generalmente no se sabe cuándo estarán disponibles la mano o las manos de un donante que se ajusten a tus necesidades.

Mientras tanto, prepárate lo más que puedas para un trasplante. Esto incluye lo siguiente:

  • Consultas a la clínica de trasplante. Tendrás que realizar consultas periódicas con el equipo de trasplante para análisis de sangre y evaluaciones continuas de tu preparación para el trasplante.
  • Ejercicios de fortalecimiento, si se recomienda. Los fisioterapeutas pueden trabajar contigo para que aumentes la fuerza y?la flexibilidad en los brazos antes del trasplante.
  • Organización de traslado y alojamiento. El equipo de trasplante te pedirá que permanezcas en un lugar durante las primeras 10 horas después del traslado al hospital donde recibirás el trasplante. Después del trasplante, por lo general, necesitarás permanecer cerca del equipo de trasplante durante varios meses. El equipo de trasplante quizás pueda recomendarte alojamiento para estadías prolongada si lo necesitas.
  • Comunicación con el equipo de trasplante. Si se realiza algún cambio en tu atención médica, por ejemplo, cambiar de medicamentos, recibir una transfusión de sangre o que te diagnostiquen una enfermedad crónica, informa de inmediato al equipo de trasplante. También asegúrate de informar cualquier cambio en tu dirección, número de teléfono o información de contacto familiar.

Lo que puedes esperar

Durante el procedimiento

La cirugía de trasplante de mano es una operación complicada que puede durar entre 18 y 24 horas. Un equipo de cirujanos llevará a cabo la cirugía y le brindará a tu familia actualizaciones periódicas sobre el avance de la cirugía.

Una vez que la mano del donante se encuentra lista para unirla a tu brazo, los cirujanos primero unirán tus huesos con los huesos de la mano del donante utilizando placas metálicas pequeñas. Los cirujanos utilizarán suturas especiales para unir los vasos sanguíneos, los nervios y los tendones. Los cirujanos emplean un microscopio especial de quirófano para realizar las suturas. Una vez que todas las partes de la mano del donante se han unido al brazo del receptor, se cierra la piel.

Después del procedimiento

Después de la cirugía, te llevarán a una unidad de cuidados intensivos. El equipo para atención médica verificará la función de la mano o las manos donadas, y te pedirá que intentes mover los dedos. Es posible que la habitación a donde te lleven se mantenga a una temperatura más alta para fomentar la circulación de sangre en la mano o las manos donadas.

Cuando estés lo suficientemente estable como para dejar la unidad de cuidados intensivos, te trasladarán a una habitación diferente del hospital. Debes prever que permanecerás en el hospital durante 7 a 10 días después del trasplante.

El equipo para atención médica te ayudará a controlar el dolor después del trasplante. Es importante comunicarle al equipo la intensidad del dolor, ya que controlarlo puede acelerar la recuperación.

Un terapeuta especializado en manos también trabajará contigo durante la fisioterapia mientras estés en el hospital. Te enseñará ejercicios para que puedas comenzar a usar la mano. Entre las sesiones de ejercicios, usarás una férula en la mano para mantenerla estable. También te enseñarán ejercicios para que hagas por tu cuenta.

Es normal tener preocupaciones de índole emocional poco tiempo después de la cirugía. Puedes tener problemas para dormir y adaptarte a la nueva rutina de cuidar la mano o las manos donadas. Habla con los miembros del equipo del trasplante si tienes alguna preocupación de índole emocional.

Inmunosupresores

Los medicamentos inmunosupresores pueden ayudarte a evitar que tu sistema inmunitario destruya la mano o las manos donadas. Después del procedimiento, comenzarás a tomar medicamentos inmunosupresores y continuarás haciéndolo por el resto de tu vida. Para disminuir el riesgo de los efectos secundarios de los medicamentos inmunosupresores y el riesgo de rechazo, deberías:

  • Tomar los medicamentos a la misma hora y de la misma forma todos los días (con o sin comida)
  • Nunca dejar de tomar los medicamentos, a menos que te lo indique el médico.
  • Anticipar los efectos secundarios de los medicamentos y trabajar con el equipo de trasplante para minimizar los efectos.
  • Hacerte análisis de sangre con frecuencia para controlar la efectividad de los inmunosupresores.

Mientras los inmunosupresores pueden ayudarte a reducir el riesgo de rechazo, también pueden disminuir la capacidad de tu cuerpo de combatir infecciones. Si presentas algún signo de que estás enfermándote de una infección (como fiebre, erupción o inflamación) comunícate con el equipo de trasplante o el médico.

Resultados

Debido a que el trasplante de manos es un procedimiento relativamente reciente, es difícil predecir cuáles serán sus resultados. Seguir con cuidado el programa de atención posterior al trasplante puede aumentar las posibilidades de recuperar la mayor cantidad posible de funcionalidad.

Si bien no hay garantías sobre cuánta funcionalidad tendrá la mano, los receptores de trasplante de mano han sido capaces de hacer lo siguiente:

  • Tomar pequeños objetos, como tuercas y tornillos
  • Levantar objetos más pesados con una mano, por ejemplo, una jarra de leche llena
  • Utilizar una llave inglesa y otras herramientas
  • Tomar el cambio con la palma extendida
  • Utilizar cuchillo y tenedor
  • Atar los cordones
  • Atrapar una pelota

Last Updated Jun 11, 2019


Content from Mayo Clinic ©1998-2019 Mayo Foundation for Medical Education and Research (MFMER). All rights reserved. Terms of Use