Vía central de inserción periférica

Perspectiva general

Un catéter o vía central de inserción periférica es un tubo largo y delgado que se inserta a través de una vena del brazo y pasa a través de las venas mayores, cerca del corazón. En muy raras ocasiones, la vía central de inserción periférica se puede colocar en la pierna.

Una vía central de inserción periférica le da a tu médico acceso a las grandes venas centrales cerca del corazón. Generalmente, se utiliza para administrar medicamentos o nutrición líquida. Una vía central de inserción periférica puede ayudar a evitar el dolor de los pinchazos frecuentes y reducir el riesgo de irritación de las venas más pequeñas de los brazos.

Una vía central de inserción periférica requiere cuidado y monitoreo exhaustivo para detectar complicaciones, como infección y coágulos sanguíneos. Si estás pensando en una vía central de inserción periférica, analiza los beneficios y riesgos con tu médico.

Una vía central de inserción periférica es un tipo de catéter que se utiliza para acceder a las venas grandes del pecho (catéter venoso central). Algunos ejemplos de otros tipos de catéteres venosos centrales son los puertos implantables y las vías centrales.

Por qué se debe hacer

Un catéter central de inserción periférica se utiliza para administrar medicamentos y otros tratamientos directamente a las venas centrales grandes cerca de tu corazón.

Tu médico podría recomendar la colocación de un catéter central de inserción periférica si tu plan de tratamiento requiere pinchazos de aguja frecuentes para administrar medicamentos o extraer sangre. Un catéter central de inserción periférica generalmente está previsto como algo temporal y podría ser una opción en tu caso si se espera que tu tratamiento dure hasta varias semanas.

El catéter central de inserción periférica normalmente se recomienda en los siguientes casos:

  • Tratamientos oncológicos. Los medicamentos que se infunden a través de una vena, como algunos medicamentos de quimioterapia y de terapia con diana específica, se pueden administrar a través de un catéter central de inserción periférica.
  • Nutrición líquida (nutrición parenteral total). Si tu cuerpo no puede procesar los nutrientes de los alimentos debido a problemas del sistema digestivo, es posible que necesites un catéter central de inserción periférica para recibir nutrición líquida.
  • Tratamientos por infecciones. Se pueden administrar antibióticos y medicamentos antimicóticos a través de un catéter central de inserción periférica para infecciones graves.
  • Otros medicamentos. Algunos medicamentos pueden irritar las venas pequeñas y administrar estos tratamientos a través del catéter central de inserción periférica reduce ese riesgo. Las venas más grandes de tu pecho transportan más sangre, por lo que los medicamentos se diluyen mucho más rápido, lo que reduce el riesgo de lesión de las venas.

Una vez que el catéter central de inserción periférica está en su lugar, también se puede utilizar para otras cosas, como extracción de sangre, transfusiones de sangre y recepción de material de contraste antes de una prueba de diagnóstico por imágenes.

Riesgos

Las siguientes son algunas de las posibles complicaciones de un catéter central de inserción periférica:

  • Sangrado
  • Lesión nerviosa
  • Ritmo cardíaco irregular
  • Daño a las venas de tu brazo
  • Coágulos sanguíneos
  • Infección
  • Bloqueo o rotura del catéter central de inserción periférica

Algunas complicaciones se pueden tratar para que el catéter central de inserción periférica pueda permanecer en su lugar. Otras complicaciones podrían requerir la extirpación del catéter central de inserción periférica. Dependiendo de tu situación, el médico podría recomendar la colocación de otro catéter central de inserción periférica o el uso de un tipo diferente de catéter venoso central.

Comunícate con tu médico de inmediato si notas cualquier signo o síntoma de complicaciones del catéter central de inserción periférica, como lo siguiente:

  • El área alrededor del catéter central de inserción periférica está cada vez más roja, hinchada, con moretones o caliente al tacto
  • Tienes fiebre o dificultad para respirar
  • La longitud de la sección del catéter que sobresale del brazo se alarga
  • Tienes dificultad para purgar el catéter central de inserción periférica porque parece estar bloqueado
  • Notas cambios en los latidos cardíacos

Cómo prepararte

Para prepararte para la inserción del catéter central de inserción periférica, es posible que debas realizarte lo siguiente:

  • Análisis de sangre. Es posible que el médico necesite examinar tu sangre para asegurarse de que tengas suficientes células coagulantes (plaquetas). Si no tienes suficientes plaquetas, puedes tener un mayor riesgo de sangrado. Los medicamentos o las transfusiones de sangre pueden aumentar el número de plaquetas en la sangre.
  • Pruebas de diagnóstico por imágenes. El médico puede recomendar pruebas de diagnóstico por imágenes, como radiografías y ecografías, para crear imágenes de las venas con el fin de planificar el procedimiento.
  • Una charla sobre tus otras afecciones médicas. Dile al médico si te has sometido a una cirugía de extirpación de senos (mastectomía), ya que esto puede afectar el brazo que se utiliza para colocar el catéter central de inserción periférica. También infórmale al médico sobre lesiones anteriores en el brazo, quemaduras graves o tratamiento con radiación. Por lo general, no se recomienda el uso de un catéter central de inserción periférica si existe la posibilidad de que algún día necesites diálisis para la insuficiencia renal, por lo tanto, infórmale al médico si tienes antecedentes de enfermedad renal.

Lo que puedes esperar

El procedimiento para insertar el catéter central de inserción periférica demora aproximadamente una hora y puede realizarse como un procedimiento ambulatorio, lo que significa que no requiere hospitalización. Por lo general, se realiza en una sala de procedimientos equipada con tecnología de imágenes, como máquinas de rayos X, para ayudar a guiar el procedimiento. La inserción del catéter central de inserción periférica puede ser realizada por un miembro del personal de enfermería, un médico u otro proveedor médico capacitado.

Si te vas a quedar en el hospital, el procedimiento podría realizarse en tu habitación del hospital.

Durante la inserción de la vía central de inserción periférica

Durante la inserción de la vía central de inserción periférica, estarás acostado boca arriba con el brazo extendido hacia el costado. Estarás despierto durante el procedimiento, pero se usará un medicamento anestésico para minimizar la molestia.

Una vía central de inserción periférica generalmente se inserta en una vena en la parte superior del brazo, por encima del codo. El brazo que se utiliza depende de tu situación particular, pero por lo general, se utiliza el brazo no dominante.

El médico o un miembro del personal de enfermería pueden usar un equipo de ecografía para evaluar las venas del brazo y asegurarse de que estén lo suficientemente sanas como para usar la vía central de inserción periférica. Es posible que tengas un brazalete apretado alrededor del brazo para que se marquen las venas y se las pueda inspeccionar.

Una vez que se identifica una vena adecuada en el brazo, se limpia y prepara la piel que rodea el área. Se inyecta un medicamento anestésico en la piel para minimizar el dolor.

Para colocar la vía central de inserción periférica, se inserta una aguja a través de la piel y dentro de la vena del brazo. Se puede utilizar una ecografía o una radiografía para confirmar la colocación. Se hace una pequeña incisión en la vena para que se pueda insertar un tubo delgado y hueco (catéter).

Una vez que el catéter está en el brazo, se avanza cuidadosamente a lo largo de la vena. El catéter continúa hacia arriba del brazo y hacia el corazón.

Cuando el catéter llegue al lugar correcto, es posible que te hagan una radiografía para verificar que el catéter está en su lugar. Si el procedimiento se realiza en la habitación del hospital, el médico o el personal de enfermería pueden utilizar un dispositivo de monitoreo cardíaco para determinar que el catéter ha llegado al lugar correcto. Es posible que te hagan una radiografía más tarde.

El otro extremo del catéter sobresaldrá del brazo. Se coloca una tapa en el extremo del catéter para mantenerlo libre de gérmenes. Es posible que esté pegado con cinta adhesiva para que no interfiera en sus actividades diarias.

Después de la inserción de la vía central de inserción periférica

Después de la inserción de una vía central de inserción periférica, puede haber algo de sensibilidad en el área donde el catéter entra en el brazo. Debería desaparecer en unos pocos días.

A medida que te adaptas a la vida con una vía central de inserción periférica, tendrás que tener en cuenta:

  • Protección del cable de la vía central de inserción periférica. El médico puede recomendar formas específicas de proteger el brazo que tiene la vía central de inserción periférica. Por ejemplo, no levantes objetos pesados y no dejes que te tomen la presión arterial en el brazo afectado. Tu médico puede recomendarte que evites las actividades que impliquen sacudir el brazo, como lanzar una pelota. Evita sumergir la vía central de inserción periférica en agua, como podría suceder al nadar o al usar un jacuzzi.
  • Cuidado de la vía central de inserción periférica. Un miembro del personal de enfermería u otro proveedor te mostrará cómo cuidar la vía central de inserción periférica. Esto puede implicar revisar el área diariamente en busca de signos de infección y enjuagar la línea con solución semanalmente para mantenerla libre de obstrucciones. Es más fácil si tienes a alguien que te ayude con el cuidado de la vía central de inserción periférica. Si necesitas ayuda, podría considerar la posibilidad de contratar a un proveedor de atención médica domiciliaria.
  • Protección de la vía central de inserción periférica. Deberás cubrir la vía central de inserción periférica cuando te duches, ya que el área no debe mojarse. Tu médico o miembro del personal de enfermería podrían proporcionarte una cobertura de protección, o puedes comprar una en una farmacia. Hay otras cubiertas para la vía central de inserción periférica disponibles para uso diario, para proteger el área o hacerla menos visible para otras personas.

Resultados

Se deja en su lugar el catéter central de inserción periférica durante el tiempo que lo necesites para el tratamiento.

Extracción de la vía central de inserción periférica

Tu vía central de inserción periférica se puede extraer cuando termine tu tratamiento. Para retirar la vía, un médico o un miembro del personal de enfermería tira suavemente del extremo del catéter para extraerlo del brazo.

La extirpación de la vía central de inserción periférica reduce el riesgo de complicaciones, como infecciones. Pero si existe la posibilidad de que necesites una vía central de inserción periférica nuevamente, tu médico puede recomendarte que lo mantengas colocado. Esto se debe a que la colocación repetida de la vía central de inserción periférica aumenta el riesgo de que se dañen las venas.

Last Updated Dec 14, 2019


Content from Mayo Clinic ©1998-2020 Mayo Foundation for Medical Education and Research (MFMER). All rights reserved. Terms of Use