Congestión nasal

Definición

La congestión nasal o "nariz tapada" se produce cuando los tejidos nasales y adyacentes y los vasos sanguíneos se inflaman con el exceso de líquido y causan una sensación de "congestión". La congestión nasal puede o no estar acompañada de una secreción nasal o "moqueo".

Por lo general, solo es una molestia para los niños más grandes y los adultos. Pero la congestión nasal puede ser grave para los niños cuyo sueño se ve alterado o para los bebés que podrían tener dificultades para alimentarse como consecuencia de esto.

Causas

La congestión nasal puede ser causada por algo que irrita o inflama los tejidos nasales. Las infecciones, como resfriados, gripe o sinusitis, y las alergias son causas frecuentes de congestión nasal y secreción nasal. A veces, una nariz congestionada y que moquea puede ser causada por irritantes como el humo del tabaco y el escape de los automóviles. Esta afección se conoce como rinitis no alérgica o rinitis vasomotora.

Con menor frecuencia, la congestión nasal puede ser causada por un tumor.

Las causas potenciales de la congestión nasal comprenden las siguientes:

  • Sinusitis aguda (infección de los senos paranasales)
  • Alcohol
  • Alergias
  • Sinusitis crónica
  • Síndrome de Churg-Strauss
  • Resfriado común
  • Uso excesivo de aerosoles nasales descongestionantes
  • Tabique nasal desviado
  • Aire seco
  • Agrandamiento de las adenoides
  • Comida, especialmente platos picantes.
  • Cuerpo extraño en la nariz
  • Granulomatosis con poliangitis (granulomatosis de Wegener)
  • Cambios hormonales
  • Influenza (gripe)
  • Medicamentos, como los que se usan para tratar la presión arterial alta, la disfunción eréctil, la depresión, las convulsiones y otras afecciones
  • Pólipos nasales
  • Rinitis no alérgica (congestión o estornudos crónicos que no estén relacionados con alergias)
  • Asma ocupacional
  • Embarazo
  • virus respiratorio sincitial (VSR)
  • Apnea del sueño
  • Estrés
  • Trastornos de la tiroides
  • Humo de tabaco

Cuándo consultar al doctor

Para adultos - Busca atención médica si:

  • Tus síntomas duran más de 10 días.
  • Tienes fiebre alta.
  • Las secreciones nasales son amarillas y verdes, y están acompañadas por dolor sinusal o fiebre. Es posible que esto sea una señal de infección bacteriana.
  • Tienes sangre en tus secreciones nasales o secreciones transparentes persistentes después de sufrir una lesión en la cabeza.

Para niños - Busca atención médica si:

  • Tu hijo tiene menos de 2 meses y tiene fiebre.
  • El moqueo o congestión nasal de tu bebé causa problemas para mamar o respirar.

Cuidado personal

Hasta que veas a tu médico, prueba tomar estas medidas simples para aliviar los síntomas:

  • Intenta oler y tragar o sonarte suavemente la nariz.
  • Evita los desencadenantes conocidos de alergias.
  • Si tu secreción nasal es una secreción acuosa y persistente, especialmente si también estás estornudando y tienes ojos llorosos o con picazón, tus síntomas pueden estar relacionados con alergias, y un antihistamínico de venta libre puede ayudar. Asegúrate de seguir las instrucciones de las etiquetas con exactitud.
  • Si tienes un bebé o un niño pequeño con estos síntomas, usa una jeringa de succión de goma suave para quitar las secreciones cuidadosamente.

Para aliviar el goteo posnasal, cuando el exceso de saliva (moco) se acumula en la parte posterior de la garganta, prueba estas medidas:

  • Evita los irritantes comunes como el humo del cigarrillo y los cambios repentinos de humedad.
  • Bebe mucha agua; el líquido ayuda a diluir las secreciones nasales.
  • Prueba el uso de atomizadores o lavados nasales con solución salina.

Last Updated Jun 20, 2019


Content from Mayo Clinic ©1998-2020 Mayo Foundation for Medical Education and Research (MFMER). All rights reserved. Terms of Use