Hinchazón de pierna

Definición

La hinchazón de piernas puede ocurrir en cualquiera de las partes de la pierna: el pie, el tobillo, la pantorrilla o el muslo. La hinchazón de piernas puede deberse a la retención de líquido o a la inflamación de tejidos o articulaciones que tienen una lesión o una enfermedad.

La mayoría de las causas de la hinchazón de piernas, como haber sufrido una lesión o estar mucho tiempo de pie o sentado, se identifican con facilidad. En ocasiones, la hinchazón de piernas puede ser signo de un trastorno más grave, como una enfermedad del corazón o un coágulo de sangre.

Busca atención médica de inmediato si la hinchazón de piernas se produce sin causa aparente o si además tienes problemas para respirar, dolor en el pecho u otra señal de alerta de un coágulo de sangre en los pulmones o una enfermedad grave del corazón.

Causas

Muchos factores (que varían mucho en cuanto a su gravedad) pueden provocar hinchazón de piernas.

Hinchazón de piernas relacionada con la acumulación de líquido

La hinchazón de las piernas por retención de líquido en los tejidos de las piernas se conoce como «edema periférico». Puede deberse a un problema con el aparato circulatorio, el sistema linfático o los riñones.

La hinchazón de las piernas no siempre es signo de un problema cardíaco o circulatorio. A menudo puedes presentar hinchazón debido a la acumulación de líquido por tener sobrepeso, estar inactivo, después de estar sentado o parado durante un largo tiempo o por usar medias ajustadas.

Los factores relacionados con la acumulación de líquido comprenden los siguientes:

  • Insuficiencia renal aguda
  • Miocardiopatía (problema con el músculo cardíaco)
  • Nefropatía crónica
  • Cirrosis (cicatrización del hígado)
  • Trombosis venosa profunda (TVP)
  • Insuficiencia cardíaca
  • Terapia hormonal
  • Linfedema (obstrucción en el sistema linfático)
  • Síndrome nefrótico (lesiones en los pequeños vasos sanguíneos que hacen el filtrado en los riñones)
  • Analgésicos, como el ibuprofeno (Advil, Motrin IB) o el naproxeno (Aleve)
  • Pericarditis (inflamación del tejido que rodea el corazón)
  • Embarazo
  • Medicamentos de venta con receta, como los que se utilizan para la diabetes y la presión arterial alta
  • Sentarse por un largo tiempo, como en los vuelos de aerolíneas
  • Estar parado durante mucho tiempo
  • Tromboflebitis (un coágulo de sangre que suele presentarse en la pierna)
  • Insuficiencia venosa y crónica (las venas de las piernas tienen problemas para devolver sangre al corazón)

Hinchazón de pierna relacionada a la inflamación

La hinchazón de pierna también puede originarse por la inflamación en los tejidos de las piernas. Es posible que la inflamación sea una respuesta normal a la lesión o a la enfermedad, o también puede deberse a la artritis reumatoide u a otro trastorno inflamatorio. Por lo general, sentirás algo de dolor con la inflamación.

Los factores que pueden contribuir a la inflamación en la pierna comprenden los siguientes:

  • Rotura del tendón de Aquiles
  • Lesión del ligamento cruzado anterior (desgarro del ligamento cruzado anterior de la rodilla)
  • Quiste de Baker
  • Fractura de pie
  • Quebradura de pierna
  • Celulitis (una infección de la piel)
  • Gota (artritis relacionada con el exceso de ácido úrico)
  • Infección o lesión en la pierna
  • Bursitis de la rodilla (inflamación de los sacos llenos de líquido de la articulación de la rodilla)
  • Osteoartritis (enfermedad que provoca el deterioro de las articulaciones)
  • Artritis reumatoide (enfermedad articular inflamatoria)
  • Esguince de tobillo

Cuándo consultar al doctor

Busca atención médica de urgencia si tienes la pierna hinchada y alguno de los signos o síntomas incluidos a continuación, que podrían indicar un coágulo sanguíneo en los pulmones o una enfermedad grave del corazón:

  • Dolor en el pecho
  • Dificultad para respirar
  • Dificultad para respirar al realizar esfuerzo o al estar acostado en la cama
  • Desmayo o mareos
  • Tos con sangre

Además, busca atención inmediata en caso de que la hinchazón de la pierna:

  • Ocurra de repente y sin razón aparente
  • Esté relacionada con una lesión física, como una lesión por una caída, al practicar un deporte o por un accidente automovilístico
  • Ocurra en una pierna y sea dolorosa, o esté acompañada de piel fría y pálida

Programa una visita con un médico

Los problemas que no sean de urgencia relacionados con la hinchazón de pierna requieren, de todos modos, atención inmediata. La hinchazón de pierna que se presenta como efecto secundario de un medicamento puede parecerse a la hinchazón de pierna a causa de un trastorno del riñón. Pide una consulta lo antes posible para que el médico pueda diagnosticar el problema oculto.

Antes de la consulta, ten en cuenta estos consejos:

  • Reduce la cantidad de sal en la dieta.
  • Cuando te acuestes, apoya la pierna sobre una almohada, ya que esto reducirá la hinchazón relacionada con la retención de líquido.
  • Usa medias de compresión elásticas, pero evita las medias que sean demasiado ajustadas en la parte superior (si puedes ver la marca del elástico, quizás sean demasiado ajustadas).
  • Si tienes que estar parado o sentado durante períodos prolongados, toma descansos frecuentes y camina un poco, a menos que hacerlo te provoque dolor.
  • No dejes de tomar un medicamento de venta con receta sin antes hablar con el médico, incluso si sospechas que puede ser la causa de la hinchazón.
  • Los analgésicos de venta libre (que no requieren receta) pueden reducir la hinchazón que provoca dolor.

Last Updated Jan 26, 2018


Content from Mayo Clinic ©1998-2019 Mayo Foundation for Medical Education and Research (MFMER). All rights reserved. Terms of Use