¿Deseas cambiar un hábito poco saludable? ¡Es posible! Esta es la manera.

¿Deseas cambiar un hábito poco saludable? Tal vez te hayas desviado de la dieta o te des un atracón de series de televisión en lugar de ir a dar un paseo después del trabajo. Cualquiera que sea el hábito poco saludable con el que estés luchando, y todos lo tenemos, consuélate sabiendo que el cambio es absolutamente posible.

Hay una ciencia detrás del cambio de conducta, dice Amy Charland, entrenadora nacional de salud y bienestar certificada por la junta en el Programa para Vida Sana de Mayo Clinic. ¿Un factor clave? "Mucha de la gente que cambia con éxito un hábito también tiene éxito en superar la necesidad de perfección, y el pensamiento de todo o nada que nos puede hacer tropezar".

Charland a menudo entrena a personas que buscan ayuda para bajar de peso, para no elegir una dieta deficiente o para cambiar sus hábitos de ejercicio. Ayuda a las personas a superar los desafíos internos y externos para alcanzar con éxito sus metas de bienestar. Y dice que tú también puedes hacerlo.

Digamos que quieres empezar a comer más sano y perder peso. Charland dice que si sigues estos cuatro pasos puedes empezar tu proceso. (Y también funcionarán con otros objetivos de bienestar).

1. Prepárate.

Aclara lo que quieres lograr y por qué; el por qué es muy importante, porque te ayudará a motivarte. Charland recomienda ser súper específico con tu objetivo: En lugar de decir "quiero perder peso", di "quiero poder ponerme de rodillas para jugar con mis hijos" o "quiero poder caminar cómodamente y ver todo cuando viajo"

2. Planifica

Concéntrate primero en una comida, o incluso en una colación regular, y planifícala para una semana. Escribe exactamente qué comerás cada día y en qué momento. Esta planificación anticipada es especialmente útil si vas a comer fuera de casa. Anotarlo por adelantado ha ayudado a muchos de los clientes de Charland a alcanzar el éxito. Tener una lista también ayuda con las compras de alimentos.

3. Prueba cosas nuevas

Pon tu plan en acción durante una semana. Anota lo que funcionó y lo que obstaculizó cuando seguiste el plan. Recuerda: Estás probando este nuevo plan, así que no puede "fallar"; mantén la mente abierta y aprende del experimento.

4. Evaluar

Ahora es el momento de reflexionar sobre tu semana. ¿Sigue siendo clara y significativa tu meta? ¿Trataste de hacer demasiado? ¿Es demasiado difícil cortar fruta fresca y hervir un huevo los miércoles por la mañana cuando tiene una reunión temprano? Ajusta tu plan en consecuencia.

El apoyo y la constancia ayudan a crear nuevos hábitos

Charland dice que 30 días es un plazo normal para poner en práctica los nuevos hábitos. Pero eso no significa que estará listo en un mes.

"Es posible que te vaya bien durante varios meses, luego te tropieces con un obstáculo y vuelvas a caer en el viejo hábito", dice Charland. "Eso es común".

En vez de culparse por "fallar", ten un poco de compasión por ti. Revisa tu objetivo. Piensa en esos niños o en esas increíbles vacaciones que quieres tomarte. Revisa tus planes de alimentación y toma nota de dónde y por qué te tropezaste. Mantente positivo y vuelve a encaminarte. Tú puedes lograrlo.

Charland también te alienta a obtener apoyo. "Busca el apoyo que te sirva y no tengas miedo de pedir exactamente lo que necesitas", dice. Puedes buscar grupos de apoyo, confiar en tu cónyuge o en tus amigos, o elegir trabajar con un instructor de salud y bienestar.

Y agrega, "Todos los hábitos pueden cambiarse pero debe hacerse de la manera más constante posible. Comienza con un pequeño cambio, hazlo todos los días, y básate en eso". Así que, claro, tal vez cueste eliminar los viejos hábitos, pero se están eliminando. Y se están creando nuevos hábitos.

Ahora, ¿qué hábito estás listo para cambiar?

Last Updated Mar 3, 2020


Content from Mayo Clinic ©1998-2020 Mayo Foundation for Medical Education and Research (MFMER). All rights reserved. Terms of Use