Alergias y asma: Generalmente se presentan juntas

Te preguntarás qué tienen en común las alergias y el asma además de hacerte la vida miserable. Al parecer, tienen mucha relación. Las alergias y el asma generalmente se presentan juntas.

Las mismas sustancias que provocan tus síntomas de alergia al polen (fiebre del heno), como el polen mismo, los ácaros del polvo y la caspa de las mascotas, pueden también ser causa de signos y síntomas de asma. En algunas personas, las alergias en piel o por comida pueden causar síntomas de asma. A esto se le conoce como asma alérgica o asma inducida por alergia.

James T C Li, Doctor en medicina y alergólogo de Mayo Clinic, responde preguntas sobre la relación entre las alergias y el asma.

James T C Li, M.D., Ph.D.

¿Cómo una reacción alérgica puede provocar síntomas de asma?

Una respuesta alérgica se presenta cuando las proteínas del sistema inmunitario (anticuerpos), por error, identifican una sustancia inofensiva como el polen de árboles, como un invasor. En un intento por proteger a tu cuerpo de la sustancia, los anticuerpos se unen al alérgeno.

Los químicos liberados por tu sistema inmunitario provocan los signos y síntomas de alergia, como congestión nasal, secreción nasal, ojos hinchados o reacciones cutáneas. Para algunas personas, esta misma reacción también afecta los pulmones y vías respiratorias, llevando a presentar síntomas de asma.

¿Se tratan diferente las alergias y el asma?

La mayoría de los tratamientos están diseñados para tratar ya sea el asma o las alergias. Sin embargo, algunos tratamientos ayudan a ambos trastornos. Algunos ejemplos son:

  • Modificador de leucotrienos. Montelukast (Singulair) puede aliviar los síntomas de alergia y asma. Conocido como modificador de leucotrienos, esta pastilla diaria ayuda a controlar los químicos del sistema inmunitario liberados durante una reacción alérgica.

    Son raros los casos donde montelukast ha estado vinculado con reacciones psicológicas, incluyendo pensamientos suicidas. Pide consejo médico inmediatamente si detectas alguna reacción psicológica fuera de lo común relacionada con alguno de estos medicamentos.

  • Inyecciones contra alergias (inmunoterapia). Las inyecciones contra alergias pueden ayudar a tratar el asma al reducir de manera gradual la respuesta del sistema inmunitario a ciertas causas de alergia. La inmunoterapia consiste en recibir de forma regular inyecciones con una pequeña cantidad de los alérgenos que provocan tus síntomas.

    Tu sistema inmunitario desarrolla tolerancia a los alérgenos con el paso del tiempo y tus reacciones alérgicas disminuyen. A cambio, los síntomas de asma disminuyen también. Por lo general, este tratamiento requiere la aplicación de inyecciones de forma regular durante un periodo de tres a cinco años.

  • Terapia con anti-inmunoglobulina E (IgE). Cuando presentas una alergia, tu sistema inmunitario identifica, por error, una sustancia específica como algo dañino; por lo que libera anticuerpos conocidos como IgE que actúan contra el alérgeno responsable.

    La próxima vez que te encuentres con ese alérgeno, los anticuerpos de la IgE lo percibirán y emitirán señales a tu sistema inmunitario para liberar un químico llamado histamina, así como otros químicos, a tu torrente sanguíneo. El medicamento omalizumab (Xolair) interfiere con la IgE en el cuerpo y ayuda a prevenir la reacción alérgica que provoca los síntomas de asma.

Necesitarás otros medicamentos para tratar las alergias o el asma; en particular si hay momentos en los que tus síntomas son más graves. Sin embargo, reconocer y evitar las sustancias que provocan tus síntomas es el paso más importante que puedes dar.

¿Quiénes están en riesgo de padecer asma alérgica?

Tener antecedentes familiares de alergias es un factor de riesgo importante para el asma alérgica. Tener rinitis alérgica (fiebre del heno) u otras alergias también incrementa el riesgo de padecer asma.

¿Todos los tipos de asma se producen a causa de las alergias?

Aunque el asma alérgica es muy frecuente, existen otros tipos de asma con diferentes clases de desencadenantes. Para algunas personas, el asma puede desencadenarse al hacer ejercicio, debido a infecciones, el aire frío, la enfermedad del reflujo gastroesofágico o el estrés. Muchas personas presentan más de un tipo de desencadenante del asma.

Hazte cargo: Controla los síntomas

Conoce lo que provoca tus síntomas de alergia y asma y aprende a limitar tu exposición a dichos factores. Trabaja con el médico para encontrar el mejor tratamiento para manejar tus síntomas y ponte en contacto con tu médico de forma regular.

Debido a que los síntomas de alergias y asma varían con el tiempo, posiblemente deberás ajustar tu tratamiento de acuerdo con ello. Aprende a distinguir los signos que muestran que tu asma está por manifestarse — y conoce qué hacer cuando suceda.

Last Updated Nov 6, 2018


Content from Mayo Clinic ©1998-2020 Mayo Foundation for Medical Education and Research (MFMER). All rights reserved. Terms of Use