Almacenamiento de la leche materna: lo que se debe hacer y lo que no se debe hacer

Si estás amamantando y regresas al trabajo o buscas más flexibilidad, probablemente estés considerando usar un sacaleches. Y una vez que empieces a bombear, es importante saber cómo almacenar de forma segura la leche extraída. Considera lo que se debe hacer y lo que no se debe hacer para almacenar la leche materna.

¿En qué tipo de envase debería almacenar la leche materna?

Antes de extraer o manipular la leche materna, lávate las manos con agua y jabón. A continuación, guarda la leche extraída en un recipiente de vidrio de calidad alimentaria limpio y con tapa, o en un recipiente de plástico duro que no esté fabricado con la sustancia química bisfenol A (BPA). También puedes usar bolsas de plástico especiales diseñadas para la obtención y almacenamiento de leche.

No almacenes la leche materna en bolsas de plástico o botellas desechables diseñadas para uso familiar general.

¿Cuál es la mejor forma de almacenar la leche materna extraída?

Usa etiquetas y tinta a prueba de agua y etiqueta cada recipiente con la fecha en que se extrajo la leche materna. Si almacenas la leche extraída en la guardería de tu bebé, añade el nombre de tu bebé a la etiqueta.

Coloca los recipientes en la parte trasera del refrigerador o congelador, donde la temperatura es más fresca. Si no tienes acceso a un refrigerador o congelador, guarda la leche temporalmente en un refrigerador aislado con bolsas de hielo.

Llena los recipientes individuales con la leche que tu bebé necesitará para una sola toma. Podrías empezar con 2 a 4 onzas (60 a 120 mililitros), y luego ajustar según sea necesario. Considera también la posibilidad de almacenar porciones más pequeñas, de 30 a 60 mililitros (1 a 2 onzas), para situaciones inesperadas o retrasos en la alimentación regular. La leche materna se expande cuando se congela, así que no llenes los recipientes hasta el borde.

¿Puedo agregar leche materna recién extraída a leche ya almacenada?

Puedes añadir la leche materna recién extraída a la leche refrigerada o congelada. Sin embargo, enfría completamente la leche materna recién extraída en el refrigerador o en una enfriadora con bolsas de hielo antes de añadirla a la leche previamente enfriada o congelada. No agregues leche materna caliente a la leche materna congelada porque causará que la leche congelada se descongele parcialmente.

¿Durante cuánto tiempo se puede guardar la leche materna extraída?

El tiempo que puedes mantener la leche materna extraída de forma segura depende del método de almacenamiento. Considera estas pautas generales para los bebés sanos:

  • Temperatura ambiente. La leche materna recién extraída puede mantenerse a temperatura ambiente hasta seis horas. Sin embargo, es óptimo usar o almacenar adecuadamente la leche materna en cuatro horas, especialmente si la habitación está caliente.
  • Nevera aislada. La leche materna recién extraída puede almacenarse en una nevera aislada con bolsas de hielo hasta un día.
  • Refrigerador. La leche materna recién extraída puede almacenarse en la parte trasera del refrigerador hasta cinco días en condiciones de limpieza. Sin embargo, es óptimo usar o congelar la leche en tres días.
  • Congelador. La leche materna recién extraída puede almacenarse en la parte posterior de un congelador hasta 12 meses, pero el uso de la leche congelada dentro de seis meses es óptimo.

Ten en cuenta que las investigaciones sugieren que cuanto más tiempo almacenes la leche materna (ya sea en el refrigerador o en el congelador) mayor será la pérdida de vitamina C en la leche.

También es importante tener en cuenta que la leche materna cambia para satisfacer las necesidades del bebé. La leche materna extraída cuando el bebé es un recién nacido no satisfará tan completamente las necesidades del mismo cuando sea unos meses mayor. Además, las pautas de almacenamiento pueden ser diferentes para los bebés prematuros, enfermos u hospitalizados.

¿Cómo descongelo la leche materna?

Descongela primero la leche más antigua. Coloca el envase congelado en el refrigerador la noche anterior al día que quieres usarlo. También puedes calentar levemente la leche poniéndola bajo agua corriente caliente o en un tazón de agua tibia.

No calientes el biberón congelado en el microondas o rápidamente en la hornalla. Algunas partes de la leche pueden calentarse demasiado y otras pueden quedar frías. Además, algunas investigaciones sugieren que el calentamiento rápido puede afectar los anticuerpos de la leche.

Si bien es necesario continuar con las investigaciones para determinar si la leche previamente congelada que ha sido descongelada puede volver a congelarse y utilizarse con seguridad, muchos expertos recomiendan descartar la leche descongelada que no se utilice en un plazo de 24 horas.

¿La leche materna descongelada tiene un olor o un aspecto diferentes que la leche materna fresca?

El color de la leche materna puede variar ligeramente según tu dieta. Además, la leche materna descongelada puede tener un olor o una consistencia diferente a la de la leche recién extraída. Todavía es seguro alimentar a tu bebé. Si tu bebé rechaza la leche descongelada, podría ayudar acortar el tiempo de almacenamiento.

Last Updated Apr 1, 2020


Content from Mayo Clinic ©1998-2020 Mayo Foundation for Medical Education and Research (MFMER). All rights reserved. Terms of Use