Cómo alimentar a tu bebé recién nacido: recomendaciones para los padres primerizos

Alimentar a un recién nacido es un compromiso permanente. También es la oportunidad de comenzar a crear un vínculo con el miembro más nuevo de la familia. Ten en cuenta estos consejos para alimentar a un recién nacido.

1. Continúa con la leche materna o de fórmula

La leche materna es el alimento ideal para los bebés, excepto en raras ocasiones. Si no es posible amamantar al bebé, usa la fórmula para lactantes. Los recién nacidos saludables no necesitan cereales, agua, jugo u otros líquidos.

2. Alimenta a tu recién nacido en el momento oportuno

La mayoría de los recién nacidos necesitan alimentarse de ocho a 12 veces al día, aproximadamente una vez cada dos o tres horas.

Busca señales tempranas de que el bebé está listo para alimentarse, como llevarse las manos a la boca, chuparse los puños y los dedos, y golpearse los labios. Quejarse y llorar son señales más tardías. Cuanto antes comiences cada toma, será menos probable que tengas que calmar a un bebé desesperado.

Cuando el bebé deja de mamar, cierra la boca o se aleja del pezón o el biberón, es posible que esté lleno o que simplemente esté tomándose un descanso. Prueba hacerlo eructar o espera un minuto antes de volver a ofrecerle el pecho o el biberón.

A medida que crece, es posible que el bebé ingiera más leche en menos tiempo en cada toma.

3. Considera los suplementos de vitamina D

Pregúntale al médico de tu bebé sobre los suplementos de vitamina D para el bebé, en especial, si estás amamantándolo. Es posible que la leche materna no proporcione suficiente vitamina D, la cual ayuda a tu bebé a absorber calcio y fósforo, nutrientes necesarios para tener huesos fuertes.

4. Espera variaciones en los patrones de alimentación de tu bebé recién nacido

El recién nacido no necesariamente come la misma cantidad todos los días. Durante los períodos de crecimiento acelerado (a menudo a las dos o tres semanas después del nacimiento) es posible que el recién nacido coma más o desee que lo alimenten con más frecuencia. Responde a los primeros indicios de hambre, en lugar de guiarte estrictamente por el reloj.

5. Confía en tus instintos y en los de tu recién nacido

Puedes sentirte preocupado porque tu bebé come poco, pero los bebés saben exactamente cuánto alimento necesitan. No te fijes en cuánto, cuándo o con cuánta regularidad come tu bebé recién nacido. En cambio, fíjate en lo siguiente:

  • Si aumenta de peso de manera estable
  • Si está satisfecho entre las comidas
  • Al quinto día después del nacimiento, debe mojar al menos seis pañales y realizar tres deposiciones al día o más

Si tu bebé recién nacido no aumenta de peso, moja menos de seis pañales por día o muestra poco interés por alimentarse, comunícate con el médico.

6. Toma la lactancia como una oportunidad para establecer un vínculo con tu bebé

Sujeta al bebé cerca cuando lo amamantes. Míralo a los ojos. Háblale en un tono suave. Usa los momentos para amamantar para darle seguridad, confianza y bienestar a tu bebé.

7. Mantener la alimentación consistente

Si otros miembros de la familia o cuidadores van a alimentar a tu bebé parte del tiempo, asegúrate de que estén usando las mismas rutinas y métodos de alimentación que usas tú.

8. Conoce cuándo debes buscar ayuda

Si tienes problemas para amamantar, pide ayuda a un médico especialista en lactancia o al médico de tu bebé, en especial si sientes dolor al amamantar o si tu bebé no está aumentando de peso. Si no trabajaste con un médico especialista en lactancia, pídele al médico de tu bebé que te derive a uno o consulta en el departamento de obstetricia de un hospital local.

Last Updated Apr 4, 2020


Content from Mayo Clinic ©1998-2020 Mayo Foundation for Medical Education and Research (MFMER). All rights reserved. Terms of Use