Conceptos básicos de baño para bebés: guía para padres

Bañar a un bebé recién nacido escurridizo puede ser una experiencia enervante. Es posible que tu bebé tampoco lo disfrute mucho. Con un poco de práctica, sin embargo, ambos comenzarán a sentirse más cómodos a la hora del baño. Para comenzar, aprende la información básica para bañar al bebé.

¿Con qué frecuencia necesita un baño mi bebé recién nacido?

No es necesario darle un baño todos los días a tu bebé recién nacido. Tres veces por semana puede ser suficiente hasta que el bebé tenga más movilidad. Bañarlo demasiado puede secarle la piel. Si te ocupas de los cambios de pañales y los trapitos para bebés de manera rápida y minuciosa, ya está limpiando las partes que necesitan atención: la cara, el cuello y el área del pañal.

¿Es mejor bañar a mi bebé a la mañana o a la noche?

Eso depende de ti. Elige un momento en que no estés apurado y cuando sea menos probable que te interrumpan. Algunos padres prefieren bañar a sus hijos por la mañana, cuando están despiertos. Otros, prefieren bañarlos por la noche para que se calmen, como un ritual para ir a dormir. Si bañas a tu bebé después de darle de comer, espera un poco hasta que haga la digestión.

¿Es suficiente con el baño de esponja?

La American Academy of Pediatrics (Academia Estadounidense de Pediatría) recomienda los baños de esponja hasta que el muñón del cordón umbilical se caiga, lo que generalmente demora una semana o dos. Para darle un baño de esponja a tu bebé, necesitarás lo siguiente:

  • Un lugar cálido con una superficie plana. La encimera de la cocina o del baño, un cambiador o una cama firme son buenas opciones. Incluso una manta o una toalla sobre el piso pueden servir. Recubre las superficies duras con una manta o toalla.
  • Una toalla, una manta suave o la alfombrilla del cambiador. Extiéndelo para recostar a tu bebé.
  • Una mano libre. Mantén siempre una mano sobre tu bebé. Si usas un cambiador, coloca también las correas de seguridad.
  • Un fregadero o un recipiente plástico poco profundo para contener el agua. Coloca agua tibia en el recipiente o fregadero. Controla la temperatura del agua con la mano para asegurar que no esté muy caliente.
  • Elementos básicos. Debes contar con un paño, una toalla (preferentemente con capucha), champú suave para bebé, jabón suave hidratante, toallitas húmedas para bebé, un pañal limpio y una muda de ropa.

Desviste a tu bebé y envuélvelo con una toalla. Recuesta a tu bebé boca arriba en el área preparada. Para mantener a tu bebé calentito, destapa solo las partes de su cuerpo que estés limpiando. Humedece el paño, estruja el excedente de agua y limpia el rostro del bebé. Límpiale los párpados, desde el extremo interno hasta el extremo externo del ojo.

Para limpiar el cuerpo de tu bebé, usa agua corriente o un jabón suave y humectante. Presta especial atención a los pliegues debajo de los brazos, detrás de las orejas, alrededor del cuello y en la zona del pañal. Además, debes limpiar entre los dedos de los pies y las manos.

¿Cuál es el mejor tipo de bañera para tu bebé?

Una vez que tu bebé esté listo para el baño, puedes usar una tina de plástico o el lavabo. Cubre la tina o el lavabo con una toalla limpia. Reúne con anticipación los suministros que usarías para un baño con esponja, una taza de agua para enjuagar y champú para bebés, si es necesario. Esto te permitirá sostener al bebé una mano en todo momento. Nunca dejes a tu bebé solo en el agua.

¿Cuánta agua debo colocar en la tina?

Una recomendación común es 2 pulgadas (aproximadamente 5 centímetros) de agua tibia, no caliente. Para mantener al bebe caliente, puedes verter agua tibia sobre su cuerpo durante el baño. Algunas investigaciones sugieren que usar un poco más de agua (lo suficiente para cubrir los hombros del bebé) puede calmarlo y ayudar a reducir la pérdida de calor. Con cualquier cantidad de agua, asegúrate de sostener firmemente al bebé durante el baño.

¿Qué debo tener en cuenta con respecto a la temperatura del agua?

En general, lo mejor es el agua tibia. Para evitar quemaduras, ajusta el termostato del calentador de agua a una temperatura inferior a 49 °C (120 °F). Siempre controla la temperatura del agua con la mano antes de bañar a tu bebé. Lo ideal sería que el agua para el baño ronde los 38 °C (100 °F). Asegúrate de que la habitación también tenga una temperatura cálida. El bebé mojado puede tomar frío fácilmente.

¿Cuál es la mejor manera de sostener a mi bebé recién nacido en la bañera?

Sujetarlo de manera firme ayudará a que tu bebé se sienta cómodo y esté seguro en la bañera. Usa el brazo no dominante para sostener la cabeza y el cuello de tu bebé, y el otro para sostener el cuerpo del bebé e introducirlo en el agua, empezando por los pies. Continúa sosteniendo la cabeza y la espalda de tu bebé según sea necesario. Puedes pasarle el brazo por detrás y sujetarle el brazo opuesto durante el baño.

¿Qué debo lavar primero?

La mayoría de los padres comienza por el rostro del bebé y continúa con las partes más sucias del cuerpo. Esto evita que las áreas enjuagadas vuelvan a enjabonarse.

¿Debo lavar el cabello de mi bebé recién nacido?

Si tu bebé tiene cabello y crees que tienes que lavárselo, adelante. Con tu mano libre, masajea suavemente una gota de champú suave para bebés en el cuero cabelludo. Enjuaga el champú con una taza de agua o un paño húmedo, pasando una mano por la frente de tu bebé para mantener la espuma fuera de sus ojos.

¿Usar loción después de bañar al bebé ayuda a prevenir sarpullidos?

La mayoría de los recién nacidos no necesita loción después del baño. Si la piel está muy seca, aplica una pequeña cantidad de crema hidratante sin perfume en las áreas secas. El masaje puede hacer que tu bebé se sienta bien. Si la sequedad continúa, es posible que estés bañando a tu bebé muy seguido.

Last Updated Jun 20, 2019


Content from Mayo Clinic ©1998-2019 Mayo Foundation for Medical Education and Research (MFMER). All rights reserved. Terms of Use