Conceptos básicos sobre los termómetros: Tomarle la temperatura a tu hijo

Si tu hijo está caliente o parece no sentirse bien, probablemente es momento de tomarle la temperatura. Suena bastante simple, pero si eres nueva, es posible que tengas preguntas. ¿Qué tipo de termómetro es el más adecuado? ¿Son las indicaciones para usar el termómetro diferentes para los bebés y los niños más grandes? Esto es lo que necesitas saber para tomar la temperatura de tu hijo.

Opciones de termómetro

El termómetro de mercurio alguna vez fue un elemento básico en la mayoría de los botiquines. Actualmente, los termómetros de mercurio no se recomiendan porque se pueden romper y permitir que el mercurio se evapore y sea inhalado. En el momento de elegir un termómetro, considera estas opciones:

  • Termómetros digitales. Estos termómetros utilizan sensores de calor electrónicos para registrar la temperatura del cuerpo. Se pueden usar en el recto (rectales), la boca (orales) o la axila (axilares). Las temperaturas axilares generalmente son las menos precisas de las tres.
  • Termómetros digitales de oído (membrana timpánica). Estos termómetros utilizan un escáner infrarrojo para medir la temperatura dentro del canal auditivo. Ten en cuenta que la cera del oído o un canal auditivo curvo y pequeño pueden interferir en la precisión de la lectura de la temperatura de un termómetro de oído.
  • Termómetros de arteria temporal. Estos termómetros utilizan un escáner infrarrojo para medir la temperatura de la arteria temporal en la frente. Este tipo de termómetro se puede usar mientras un niño está dormido.

Los termómetros chupete digitales y las tiras para medir la fiebre no se recomiendan.

Consejos de seguridad

Lee atentamente las instrucciones que acompañan el termómetro. Antes y después de cada uso, limpia la punta del termómetro de acuerdo con las instrucciones de tu termómetro en particular. Si planeas usar un termómetro digital para medir la temperatura rectal, asegúrate de usar un termómetro digital diferente para medir la temperatura oral. Etiqueta cada termómetro y no uses el mismo termómetro en ambos lugares.

Por seguridad, y para garantizar que el termómetro permanezca en su lugar, nunca dejes a tu hijo desatendido mientras le tomas la temperatura.

Pautas según la edad

El mejor tipo de termómetro, o el mejor lugar donde colocar el termómetro, en algunos casos, depende de la edad de tu hijo.

  • Desde el nacimiento hasta los 3 meses. Usa un termómetro digital común para tomar la temperatura rectal. Las nuevas investigaciones sugieren que un termómetro de arteria temporal también podría proporcionar lecturas exactas en los recién nacidos.
  • Desde los 3 meses hasta los 4 años. En este intervalo de edades puedes usar un termómetro digital para tomar una temperatura rectal o axilar o puedes usar un termómetro de arteria temporal. Sin embargo, espera hasta que tu bebé tenga al menos 6 meses para usar un termómetro digital de oído. Si usas otro tipo de termómetro para tomar la temperatura de un niño pequeño y tienes dudas sobre los resultados, toma una temperatura rectal.
  • A partir de los 4 años. A los 4 años, la mayoría de los niños puede mantener un termómetro digital debajo de la lengua durante el breve tiempo que se necesita para obtener una lectura de temperatura oral. También puedes usar un termómetro digital para tomar la temperatura axilar, o usar un termómetro de arteria temporal o un termómetro digital de oído.

Cómo se realiza

  • Temperatura rectal. Enciende el termómetro digital y lubrica la punta con vaselina. Acuesta a tu bebé o tu hijo boca arriba, levántale los muslos e introduce el termómetro lubricado entre 1/2 y 1 pulgada (1,3 y 2,5 centímetros) en el recto. Como alternativa, puedes colocar a tu hijo boca abajo sobre tu regazo u otra superficie firme. Si pones al niño boca abajo, pon la mano contra la parte baja de su espalda para mantenerlo en su lugar.

    No intentes forzar el termómetro si se presenta alguna resistencia. Mantén el termómetro en su lugar hasta que la señal indique que está listo. Quita el termómetro y lee el número.

  • Temperatura bucal. Enciende el termómetro digital. Coloca la punta del termómetro debajo de la lengua del niño hacia la parte posterior de la boca y pídele que mantenga los labios cerrados. Quita el termómetro cuando indique que está listo y lee el número. Si tu hijo ha estado comiendo o bebiendo, espera 15 minutos para tomarle la temperatura por boca.
  • Temperatura axilar. Enciende el termómetro digital. Cuando coloques el termómetro debajo de la axila de tu hijo, asegúrate de que toque la piel, no la ropa. Mientras el dispositivo mide la temperatura de tu hijo, abrázalo, sujetando el lado que sostiene el termómetro contra tu pecho. Mantén el termómetro firmemente en su lugar hasta que indique que ya terminó. Quita el termómetro y lee el número.
  • Temperatura del oído. Enciende el termómetro. Coloca suavemente el termómetro en el oído del niño. Sigue las instrucciones incluidas con el termómetro para asegurarte de insertarlo la distancia adecuada en el canal auditivo. Mantén el termómetro firmemente en su lugar hasta que la señal indique que está listo. Quita el termómetro y lee el número.
  • Temperatura de la arteria temporal. Enciende el termómetro. Suavemente desliza el termómetro por la frente de tu hijo. Quita el termómetro y lee el número.

Al informar la temperatura al médico de tu hijo, proporciona la lectura y explica cómo se tomó la temperatura.

Cuándo debes consultar con un médico

La fiebre es un signo común de enfermedad, pero no es necesariamente algo malo. De hecho, al parecer la fiebre tiene un rol clave para combatir las infecciones. Si tu hijo tiene más de 6 meses y bebe mucho líquido, duerme bien y continúa jugando, generalmente no es necesario tratar la fiebre.

Si quieres darle medicamentos para tratar la fiebre, usa acetaminofeno (Tylenol, otros) hasta los 6 meses. Sin embargo, en el caso de los niños menores de 3 meses, no uses acetaminofeno hasta que un médico haya visto a tu bebé. Nunca le ofrezcas a tu hijo una dosis de acetaminofeno superior a la que se recomienda en la etiqueta. Ten en cuenta que algunos medicamentos combinados de venta libre podrían contener acetaminofeno entre sus ingredientes.

Si tu hijo tiene 6 meses o más, también puedes darle ibuprofeno (Advil, Children's Motrin, otros). Lee la etiqueta atentamente para saber la dosis adecuada. No uses aspirina para tratar la fiebre en personas menores de 18 años.

Tu hijo tiene fiebre si presenta los siguientes síntomas:

  • Tiene una temperatura rectal, en el oído o en la arteria temporal de 100,4 °F (38 °C) o más alta
  • Tiene una temperatura oral de 100 °F (37,8 °C) o más alta
  • Tiene una temperatura axilar de 99 °F (37,2 °C) o más alta

Recuerda que una temperatura axilar podría no ser exacta. Si tienes dudas sobre una lectura de la temperatura axilar, utiliza otro método para confirmar los resultados

En general, comunícate con el médico de tu hijo en los siguientes casos:

  • Si tu hijo es menor de 3 meses y tiene una temperatura rectal de 100,4 °F (38 °C) o más alta.
  • Si tu hijo tiene entre 3 y 6 meses y tiene una temperatura de hasta 102 °F (38,9 °C) y parece inusualmente irritable, letárgico o incómodo, o tiene una temperatura superior a 102 °F (38,9 °C).
  • Si tu hijo tiene entre 6 y 24 meses y tiene una temperatura superior a 102 °F (38,9 °C) que dura más de un día pero no muestra ningún otro signo. Si tu hijo presenta otros signos, como resfriado, tos o diarrea, podrías llamar al médico de tu hijo antes según la gravedad de los otros signos.

Last Updated Sep 14, 2019


Content from Mayo Clinic ©1998-2019 Mayo Foundation for Medical Education and Research (MFMER). All rights reserved. Terms of Use