Cremas antiarrugas: guía para tener una piel de apariencia más joven

Las personas compran cremas y lociones para las arrugas, sin receta médica, con la esperanza de que estos productos puedan reducir las arrugas y prevenir o revertir el daño causado por el sol. ¿Funcionan? Eso depende a menudo de los componentes del producto y del tiempo durante el que se usen. Debido a que estas cremas antiarrugas no están clasificadas como medicamentos, no se requiere que pasen por una investigación científica para probar su efectividad.

Si lo que buscas es un estiramiento facial en una crema, probablemente no lo encontrarás en las cremas antiarrugas de venta libre. Los beneficios de estos productos suelen ser leves.

Ingredientes frecuentes en las cremas antiarrugas

La hidratación por sí sola puede mejorar la apariencia de la piel. Da volumen a la piel temporalmente, haciendo que las líneas y arrugas sean menos visibles. Los hidratantes son lociones, cremas, geles y sueros hechos de agua, aceites y otros ingredientes, tales como proteínas, ceras, glicerina, lactato y urea.

Las cremas antiarrugas generalmente son hidratantes con ingredientes activos que ofrecen beneficios adicionales. El objetivo de estos ingredientes añadidos es mejorar el tono, la textura, las líneas de expresión y las arrugas de la piel. La eficacia de estos productos depende, en parte, de tu tipo de piel y el ingrediente activo. Podrás obtener fórmulas más fuertes si recibes una receta médica por parte del médico.

Estos son los ingredientes frecuentes de los sueros y las cremas hidratantes que podrían mejorar la apariencia de la piel. Sin importar cuál producto elijas, lee las instrucciones en la etiqueta.

  • Retinol. Este producto está hecho de compuestos de vitamina A. Es menos potente que un retinoide, que se encuentra en muchos productos que requieren receta médica. Algunos ejemplos son el retinol 0,5 % en escualano de The Ordinary y el suero rejuvenecedor de retinol de CeraVe. No es seguro utilizar retinoles y retinoides durante el embarazo.
  • Vitamina C o ácido ascórbico. La vitamina C no ayuda mucho por sí sola, pero cuando se agrega a un suero antiarrugas y se usa regularmente, reduce el daño causado por el sol y la contaminación, así como la decoloración de la piel. La vitamina C también ayuda a la piel a producir colágeno.

    Algunos ejemplos de sueros con vitamina C son el suero facial con vitamina C de CeraVe y el suero antienvejecimiento con vitamina C de La Roche-Posay. Busca el ingrediente ácido L-ascórbico. Guarda el producto con vitamina C lejos del aire y la luz del sol para que dure más.

  • Niacinamida. Esta sustancia está relacionada con la vitamina B-3, también conocida como niacina. Se usa en sueros, mascarillas, cremas hidratantes y cremas antiarrugas. Es posible que reduzca los signos del envejecimiento y la decoloración de la piel. Además, puede tener un efecto calmante en la piel, lo que hace que esta se beneficie más de otros ingredientes de la crema. Aplícala dos veces al día.
  • Bakuchiol. Esta sustancia es más suave que el retinol y es seguro utilizarla durante el embarazo. Se usa en los sueros y las cremas hidratantes. Reduce los signos del envejecimiento y la decoloración de la piel. El bakuchiol proviene de la tradición de la medicina ayurvédica. Aplícalo dos veces al día.
  • Ácido tranexámico. Esta sustancia se deriva de un aminoácido llamado lisina. Le da brillo a la piel y reduce la decoloración y el melasma. Aplícalo dos veces al día con protector solar. Algunos ejemplos son el suero de ácido glicólico puro Glycolic B5 10 % de La Roche-Posay y el suero clínico de Paula's Choice para la reparación de la decoloración.
  • Ácido azelaico. Esta es una sustancia suave que funciona bien cuando se combina con otros ingredientes del suero o de la crema hidratante antiarrugas. Es seguro utilizarlo durante el embarazo. El ácido azelaico es una sustancia antibacterial y aclara la piel. Aplícalo hasta dos veces al día. Algunos ejemplos son el suero de ácido azelaico de The Ordinary y el de The Inkey List.

No hay garantías: evaluar la seguridad y la eficacia

La Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA, por sus siglas en inglés) clasifica las cremas y lociones como cosméticos, cuya definición implica que no tienen valor médico. Por lo tanto, la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA, por sus siglas en inglés) las regula de manera menos estricta que a los medicamentos de venta con receta médica. Además, los productos cosméticos no pasan por las pruebas de seguridad y eficacia que sí se hacen a los medicamentos de venta con receta médica que se aplican en la piel. Puedes escuchar que a alguno de estos productos se le llama sustancia cosmecéutica, que es un término utilizado para dar la idea que son en parte cosméticos y en parte medicamentos.

Debido a que la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA, por sus siglas en inglés) no evalúa la eficacia de los productos cosméticos o de las sustancias cosmecéuticas, no existe ninguna garantía de que un producto de venta libre reducirá las arrugas.

Ten en cuenta los siguientes aspectos al evaluar si vale la pena usar una crema antiarrugas:

  • Costo. El costo no tiene relación con la eficacia. Una crema antiarrugas que sea más costosa puede no ser más efectiva que un producto menos costoso.
  • Dosis más bajas. Los productos de venta libre para la piel tienen concentraciones más bajas de ingredientes activos que las cremas de venta con receta médica. Por lo tanto, es posible que no veas resultados y, de haberlos, podrían durar poco.
  • Uso diario. Es probable que debas usar la crema antiarrugas una o dos veces al día durante muchas semanas para notar un cambio en la piel. Además, una vez que dejes de usar el producto, es probable que la piel recupere su apariencia anterior.
  • Efectos secundarios. Ciertos productos pueden causar irritación de la piel, sarpullidos, ardor o inflamación. Algunos productos no se pueden usar mientras estás embarazada. Asegúrate de leer y seguir las instrucciones del producto para reducir los efectos secundarios. Quizás sea útil elegir productos que no causen reacciones alérgicas ni acné. Podrías ver en la etiqueta que se clasifican como productos hipoalergénicos y no comedogénicos. Escoge productos que ofrezcan una línea directa para el consumidor en caso de que tengas preguntas.
  • Diferencias individuales. Que tu amigo ame un producto no significa que funcionará para ti. Las personas tienen diferentes tipos de piel. Ningún producto funciona igual para todos.

Tu rutina antiarrugas para el cuidado de la piel

Los sueros y las cremas antiarrugas pueden hacer que las pequeñas arrugas sean menos notorias. Tus resultados pueden depender de la frecuencia con la que usas un producto, el tipo y la cantidad de ingredientes activos que contiene y el tipo de arrugas que deseas tratar.

Pero si quieres eliminar las conjeturas de tu régimen de cuidado de la piel, prueba estas formas más confiables de cuidarla:

  • Protege la piel contra el sol. La exposición a la luz UV acelera el proceso natural de envejecimiento de la piel, que causa arrugas y piel áspera y enrojecida. De hecho, la exposición al sol es la razón principal por la que se presentan los signos de envejecimiento en la piel, por ejemplo, la pigmentación desigual. Protege la piel al limitar el tiempo que pasas bajo el sol y siempre utiliza ropa de protección y un sombrero. Además, usa durante todo el año protector solar en la piel expuesta cuando estés al aire libre.

    A pesar de que la luz del sol pase a través de las ventanas, esta puede aumentar los signos de envejecimiento de la piel, como las arrugas. Por eso, es útil que te acostumbres a usar diariamente un producto que contenga protector solar, incluso si no planeas estar al aire libre un día determinado. Como mínimo, usa el producto en el rostro, el escote y las manos.

  • Elige productos con protector solar incorporado. Aunque el día esté nublado, usa un protector solar de amplio espectro con un factor de protección solar de al menos 30. Muchos productos hidratantes y de maquillaje tienen protector solar integrado. En la mañana, procura elegir una crema hidratante o una base de maquillaje que ya incluyan un factor de protector solar de 30 o superior. Acostúmbrate a usarlos todos los días. En especial cuando estés al aire libre, aplica una buena cantidad de protector solar. Vuelve a aplicarlo cada dos horas, o con más frecuencia si estás nadando o sudando.

    Los productos que contienen bloqueadores físicos como el óxido de zinc y de titanio proporcionan la protección más eficaz para la piel sensible. Algunos ejemplos de estos son Eucerin SPF 50, La Roche-Posay SPF 50 y Tizo AM Replenish. Aplícalo sobre cualquier otro producto que estés usando, salvo el repelente de insectos, que debe aplicarse en último lugar.

  • Usa cremas hidratantes. Las cremas humectantes no pueden evitar las arrugas, pero pueden atrapar agua en la piel, lo que enmascara temporalmente las líneas y las arrugas delgadas.
  • No fumes. Fumar causa el estrechamiento de los vasos sanguíneos en las capas más externas de la piel. También daña el colágeno y la elastina. Estas fibras dan a la piel fuerza y elasticidad. Como resultado, la piel empieza a debilitarse y arrugarse de forma prematura. Al dejar de fumar, puedes mejorar el tono y la textura de la piel y prevenir la aparición de más arrugas.

Un dermatólogo puede ayudarte a elaborar un plan personalizado para el tratamiento de la piel al evaluar el estado y el tipo de piel que tienes y al recomendar los productos que podrían ser eficaces.

Si buscas resultados más drásticos, un dermatólogo puede recomendar tratamientos médicos para las arrugas. Por ejemplo, cremas y sueros de venta con receta médica; inyecciones de medicamentos como Botox, Jeuveau, Xeomin, Daxxify, Sculptra, Radiesse; exfoliaciones con sustancias químicas; tratamiento con microagujas y tratamientos con láser.

Last Updated Nov 14, 2023


© 2023 Mayo Foundation for Medical Education and Research (MFMER). All rights reserved. Terms of Use