Cuidado prenatal: Visitas en el segundo trimestre

El objetivo del cuidado prenatal es asegurar que tanto tú como tu bebé estén sanos durante todo el embarazo. Idealmente, el cuidado prenatal comienza tan pronto como creas que estás embarazada. Tu proveedor de atención médica puede programar citas de cuidado prenatal aproximadamente cada cuatro semanas durante el segundo trimestre.

Esto es lo que puedes esperar en tus citas prenatales del segundo trimestre.

Repaso de lo básico

El médico revisará la presión arterial y el peso en cada consulta. Habla de todas las preocupaciones que tengas. Entonces es momento de que el bebé sea el centro de atención. El médico puede:

  • Controlar el crecimiento del bebé. Al medir la distancia desde el hueso púbico hasta la parte superior del útero (altura del fondo uterino), el médico puede medir el crecimiento del bebé. Después de las 20 semanas de embarazo, esta medida en centímetros a menudo coincide con el número de semanas que has estado embarazada (con un margen de error de dos centímetros).
  • Escuchar los latidos del corazón del bebé. En las visitas del segundo trimestre, podrías escuchar los latidos del corazón del bebé con un instrumento Doppler. El instrumento Doppler detecta el movimiento y lo transmite como sonido.
  • Evaluar el movimiento fetal. Dile al médico cuando comiences a sentir aleteos o patadas. Ten en cuenta que las madres notan estos movimientos en diferentes momentos, y los movimientos en este momento del embarazo en general son impredecibles. Es probable que notes aleteos por primera vez alrededor de las 18 a 20 semanas de embarazo.

Además, habla con el médico sobre las vacunas que puedas necesitar.

Ten en cuenta los exámenes prenatales

Durante el segundo trimestre, es posible que te ofrezcan varias pruebas o exámenes prenatales:

  • Análisis genéticos. Se pueden ofrecer análisis de sangre para detectar afecciones genéticas o cromosómicas, como la espina bífida o el síndrome de Down. Si tus resultados son anormales o preocupantes, tu médico te recomendará una prueba de diagnóstico, en general, una amniocentesis. Durante la amniocentesis, se extrae del útero una muestra del líquido que rodea y protege al bebé durante el embarazo para analizarla.
  • Ecografía fetal. La ecografía fetal es una técnica de imágenes que utiliza ondas sonoras de alta frecuencia para generar imágenes de un bebé en el útero. Una ecografía detallada puede ayudar al médico a evaluar la anatomía fetal. La ecografía fetal también puede darte la oportunidad de averiguar el sexo del bebé.
  • Análisis de sangre. Se te pueden ofrecer análisis de sangre entre las semanas 24 y 28 del embarazo para determinar tu recuento sanguíneo y tus niveles de hierro, y para detectar la diabetes que se puede desarrollar durante el embarazo (diabetes gestacional). Si tienes sangre Rh negativa —un rasgo hereditario que se refiere a una proteína específica que se encuentra en la superficie de los glóbulos rojos—, es posible que necesites un análisis de sangre para verificar la presencia de anticuerpos Rh. Estos anticuerpos se pueden desarrollar si tu bebé tiene sangre Rh positiva y tu sangre Rh negativa se mezcla con la sangre del bebé. Sin tratamiento, los anticuerpos podrían cruzar la placenta y atacar los glóbulos rojos del bebé, especialmente en un embarazo posterior con un bebé que tenga sangre Rh positiva.

Mantén informado a tu profesional de la salud

El segundo trimestre a menudo trae una renovada sensación de bienestar. En general las náuseas matutinas comienzan a aliviarse. Comienzas a sentir que el bebé se mueve. La panza se nota más. Están pasando muchas cosas.

Coméntale al médico lo que estás pensando, incluso si te parece tonto o poco importante. Nada es demasiado trivial cuando se trata de tu salud, o la salud de tu bebé.

Last Updated Nov 20, 2018


Content from Mayo Clinic ©1998-2019 Mayo Foundation for Medical Education and Research (MFMER). All rights reserved. Terms of Use