Desgaste laboral: cómo detectarlo y tomar medidas

El agotamiento laboral es un tipo especial de estrés relacionado con el trabajo, un estado de agotamiento físico o emocional que también implica una ausencia de la sensación de logro y pérdida de la identidad personal.

El "agotamiento" no es un diagnóstico médico. Algunos expertos piensan que hay otros trastornos, como la depresión, detrás del agotamiento. Algunas investigaciones sugieren que muchas personas que experimentan síntomas de agotamiento laboral no creen que sus trabajos sean la causa principal. Cualquiera que sea la causa, el agotamiento laboral puede afectar la salud física y mental. Considera cómo saber si tienes problemas de trabajo y qué puedes hacer al respecto.

Síntomas de agotamiento laboral

Hazte las siguientes preguntas:

  • ¿Te has vuelto cínico o crítico en el trabajo?
  • ¿Te arrastras al trabajo y tienes problemas para empezar?
  • ¿Te has vuelto irritable o impaciente con tus compañeros de trabajo, jefes o clientes?
  • ¿Te falta energía para tener una productividad constante?
  • ¿Te resulta difícil concentrarte?
  • ¿Tus logros no te dan satisfacción?
  • ¿Te sientes desilusionado con tu trabajo?
  • ¿Estás usando la comida, drogas o el alcohol para sentirte mejor o simplemente no sentir?
  • ¿Han cambiado tus hábitos de sueño?
  • ¿Estás preocupado por dolores de cabeza inexplicables, problemas estomacales o intestinales, u otras quejas físicas?

Si respondiste afirmativamente a cualquiera de estas preguntas, es posible que estés experimentando agotamiento laboral. Considera la posibilidad de hablar con un médico o un profesional de la salud mental, ya que estos síntomas también pueden estar relacionados con problemas de salud, como la depresión.

Posibles causas del agotamiento laboral

El agotamiento laboral puede ser el resultado de varios factores, entre ellos:

  • Falta de control. La imposibilidad de influir en las decisiones que afectan a tu trabajo, como tu horario, tus tareas o tu carga de trabajo, puede ocasionar agotamiento laboral. La falta de los recursos que necesitas para hacer tu trabajo puede ser otra causa.
  • Expectativas laborales poco claras. Si no tienes claro el grado de autoridad que tienes o lo que tu supervisor u otras personas esperan de ti, es probable que no te sientas cómodo en el trabajo.
  • Dinámica disfuncional en el lugar de trabajo. Tal vez hay alguien en tu oficina que te acosa o acosa a tus compañeros, o te sientes desautorizado por tus colegas o tu jefe interfiere innecesariamente en tu trabajo. Esto puede contribuir al estrés laboral.
  • Extremos de actividad. Cuando un trabajo es monótono o caótico, se necesita energía constante para mantener la concentración, lo que puede provocar fatiga y agotamiento laboral.
  • Falta de apoyo social. Si te sientes aislado en el trabajo y en tu vida personal, es posible que te sientas más estresado.
  • Desequilibrio entre el trabajo y la vida privada. Si tu trabajo requiere tanto tiempo y esfuerzo que no tienes la energía para pasar tiempo con tu familia y amigos, es posible que te agotes rápidamente.

Factores de riesgo de agotamiento laboral

Es más probable que experimentes agotamiento laboral si:

  • Te identificas tanto con el trabajo que te falta un equilibrio entre tu vida laboral y tu vida personal
  • Tienes una gran carga de trabajo, incluso horas extras
  • Tratas de ser todo para todos
  • Trabajas en una profesión de ayuda, como la atención médica
  • Sientes que tienes poco o ningún control sobre tu trabajo
  • Tu trabajo es monótono

Consecuencias del agotamiento laboral

El agotamiento laboral ignorado o no abordado puede tener consecuencias significativas, entre ellas:

  • Estrés excesivo
  • Fatiga
  • Insomnio
  • Tristeza, enojo o irritabilidad
  • Consumo inadecuado de alcohol y de sustancias
  • Enfermedad cardíaca
  • Presión arterial alta
  • Diabetes tipo 2
  • Vulnerabilidad a las enfermedades

Cómo manejar el agotamiento laboral

Trata de tomar medidas. Para empezar:

  • Evalúa las opciones. Habla de tus preocupaciones específicas con el supervisor. Tal vez puedan trabajar juntos para cambiar las expectativas o alcanzar compromisos o soluciones. Trata de establecer metas para lo que debes hacer y lo que puede esperar.
  • Busca apoyo. Ya sea que te comuniques con tus compañeros de trabajo, con amigos o con seres queridos, el apoyo y la colaboración pueden ayudarte a sobrellevar la situación. Si tienes acceso a un programa de asistencia para empleados, aprovecha los servicios pertinentes.
  • Prueba a hacer una actividad relajante. Explora programas que puedan ayudarte con el estrés, como el yoga, la meditación o el tai chi.
  • Haz algo de ejercicio. La actividad física regular puede ayudarte a lidiar mejor con el estrés. También puede hacer que tu mente se desconecte del trabajo.
  • Duerme un poco. El sueño restaura el bienestar y ayuda a proteger la salud.
  • Consciencia plena. La atención plena es el acto de concentrarse en el flujo de la respiración y ser intensamente consciente de lo que estás percibiendo y sintiendo en cada momento, sin interpretación ni juicio. En un entorno laboral, esta práctica implica enfrentarse a situaciones con franqueza y paciencia, y sin juicio.

Ten la mente abierta al considerar las opciones. Trata de no permitir que un trabajo exigente o poco gratificante socave tu salud.

Last Updated Jan 24, 2019


Content from Mayo Clinic ©1998-2019 Mayo Foundation for Medical Education and Research (MFMER). All rights reserved. Terms of Use