Dormir la siesta: consejos y advertencias para adultos saludables

Si sufres falta de sueño o buscas una manera para relajarte, podrías pensar en tomar una siesta. Sin embargo, dormir en un mal momento del día o demasiado tiempo podría ser contraproducente. Aprende a sacar el máximo provecho de una siesta.

¿Cuáles son los beneficios de tomar siestas?

Tomar siestas ofrece varios beneficios para los adultos sanos, tales como:

  • Relajación
  • Menor fatiga
  • Mayor estado de alerta
  • Mejor estado de ánimo
  • Mejor desempeño, con un tiempo de reacción más rápido y una memoria más aguda

¿Cuáles son las desventajas de tomar una siesta?

Dormir la siesta no es para todos. Algunas personas simplemente no pueden dormir durante el día o tienen problemas para dormir en lugares que no sean sus propias camas, lo que a veces es necesario para dormir la siesta.

Las siestas también pueden tener efectos negativos, tales como:

  • Inercia del sueño. Es posible que te sientas aturdido y desorientado después de despertarte de una siesta.
  • Problemas de sueño durante la noche. En la mayoría de los casos, las siestas cortas generalmente no afectan la calidad del sueño durante la noche. Pero si ya tienes insomnio o mala calidad del sueño a la noche, dormir la siesta podría empeorar estos problemas. Las siestas largas o frecuentes pueden interferir con el sueño nocturno.

¿Cuándo debo considerar dormir una siesta?

Podrías considerar hacerte tiempo para una siesta si:

  • Sientes fatiga repentina o somnolencia inesperada
  • Estás a punto de perder horas de sueño, por ejemplo, debido a un turno de trabajo largo
  • Deseas que las siestas planificadas formen parte de tu rutina diaria

Una repentina necesidad de tomar siestas, ¿podría indicar algún problema de salud?

Si cada vez sientes más necesidad de tomar siestas y no hay un nuevo motivo aparente de fatiga en tu vida, consulta con el médico. Podría tratarse de un medicamento o de un trastorno del sueño u otra afección médica que está interrumpiendo las horas de sueño nocturnas.

¿Cuál es la mejor forma de dormir la siesta?

Para aprovechar al máximo la siesta, sigue estos consejos:

  • Haz siestas cortas. Trata de tomar siestas de solo 10 o 20 minutos. Cuanto más tiempo duermas la siesta, más probable es que te sientas atontando después. Sin embargo, los adultos jóvenes podrían tolerar siestas más largas.
  • Duerme la siesta a primera hora de la tarde. Tomar una siesta después de las 3 p. m. puede interferir con el sueño nocturno. Los factores individuales, como tu necesidad de dormir, tus horarios de sueño, tu edad y el uso de medicamentos, también pueden ser importantes para determinar la mejor hora del día para dormir la siesta.
  • Crea un ambiente de descanso. Duerme en un lugar tranquilo y oscuro, con una temperatura ambiente cómoda y pocas distracciones.

Después de la siesta, date tiempo para despertarte antes de reanudar las actividades, en especial aquellas que requieren una respuesta rápida o aguda.

Last Updated Jan 24, 2019


Content from Mayo Clinic ©1998-2019 Mayo Foundation for Medical Education and Research (MFMER). All rights reserved. Terms of Use