Productos para el agrandamiento del pene: ¿funcionan?

Hay anuncios de productos y procedimientos para agrandar el pene en todos lados. Una gran cantidad de bombas, píldoras, pesas, ejercicios y cirugías afirman aumentar la longitud y el ancho del pene.

Sin embargo, no hay suficiente evidencia científica que respalde el uso de estos métodos no quirúrgicos para agrandar el pene. Además, ninguna organización médica confiable avala la cirugía de pene por motivos puramente estéticos.

La mayoría de las técnicas que se publicitan no funcionan. Incluso algunas de ellas pueden dañar el pene. Piénsalo dos veces antes de probarlas.

El tamaño del pene: ¿qué es normal y qué no?

Es común el temor de que tu pene se vea demasiado pequeño o que sea demasiado pequeño para satisfacer a tu pareja en las relaciones sexuales. Sin embargo, la mayoría de los hombres que piensan que tienen el pene demasiado pequeño en realidad tienen penes de tamaño típico.

De manera similar, muchos hombres tienen una idea exagerada de lo que se considera un pene de tamaño "típico".

La longitud de un pene en reposo no predice de manera coherente su longitud durante una erección. Si tu pene mide unas 5 pulgadas (13 cm) o más cuando está erecto, tiene el tamaño típico.

Se considera que un pene es pequeño si mide menos de 3 pulgadas (unos 7,5 centímetros) cuando esté erecto. Esta es una afección llamada micropene.

Qué opina tu pareja sobre el tamaño del pene

Los publicistas te hacen pensar que a tu pareja le preocupa mucho el tamaño de tu pene. Si te preocupa este tema, habla con tu pareja.

Comprender los deseos y las necesidades de tu pareja posiblemente mejore más sus relaciones sexuales que cambiar el tamaño del pene.

No creas en las exageraciones publicitarias

Las empresas ofrecen muchos tipos de tratamientos no quirúrgicos para agrandar el pene. Suelen publicitarlos con avisos que parecen serios e incluyen pruebas de investigadores "científicos".

Si miras con detenimiento, verás que las afirmaciones de su seguridad y sus buenos resultados no están comprobadas. Y estos productos pueden contener ingredientes peligrosos que no figuran en la etiqueta.

Los comerciantes dependen de avisos con personas que recomiendan el producto. También pueden usar datos que no son exactos y fotos cuestionables de antes y después. Los suplementos alimentarios no requieren la aprobación de la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos. No es necesario que algunos fabricantes demuestren la seguridad o el funcionamiento de un producto.

Productos para el agrandamiento del pene

Los métodos que más se publicitan para el agrandamiento del pene no funcionan. Y algunos pueden causar daños permanentes al pene. Estos son algunos de los productos y técnicas más publicitadas:

  • Píldoras y lociones. Suelen contener vitaminas, minerales, plantas medicinales u hormonas que, según los fabricantes, agrandan el pene. No se ha comprobado que alguno de estos productos funcionara con ese fin. Y algunos pueden ser dañinos.
  • Bomba peniana. Las bombas penianas a veces se usan para tratar la disfunción eréctil porque llevan sangre hacia el pene, que se hincha.

    Con la bomba peniana, el pene puede verse más grande temporalmente. Pero usarla con demasiada frecuencia o por mucho tiempo puede dañar el tejido elástico del pene, lo cual producirá erecciones menos firmes.

  • Ejercicios. En estos ejercicios, que a veces se llaman jelqing, se hace un movimiento con una mano sobre la otra para llevar sangre desde la base a la cabeza del pene.

    Si bien esta técnica parece más segura que otros métodos, su funcionamiento no está comprobado científicamente. Y puede generar cicatrices, dolor y desfiguración.

  • Estiramientos. Para hacer estiramientos, se coloca en el pene un aparato extensor, que también se conoce como dispositivo de tracción peniana. Este aparato tracciona el pene suavemente.

    En algunos estudios pequeños, se informaron aumentos de la longitud de media pulgada a casi 2 pulgadas (1 a 3 centímetros aproximadamente) con estos dispositivos. Sin embargo, la actividad puede ser incómoda. Además, el dispositivo se debe usar, como mínimo, de 4 a 6 horas al día durante muchos meses para ver resultados.

    Se necesitan más investigaciones para comprobar si el estiramiento es seguro y si funciona.

Las cirugías son riesgosas y es posible que no den resultado

En los estudios sobre cirugías de alargamiento o engrosamiento del pene, se han obtenido resultados distintos en términos de seguridad, eficacia y satisfacción del paciente.

En el mejor de los casos, la cirugía puede lograr un pequeño aumento del grosor del pene. La cirugía puede agregar una leve apariencia de más tamaño en el pene no erecto. Sin embargo, la longitud real del pene no cambia. En el peor de los casos, la cirugía puede provocar complicaciones como infección, cicatrices y pérdida de la sensibilidad o función.

Métodos quirúrgicos para el agrandamiento del pene: por motivos no estéticos

La necesidad de someterse a una cirugía para el agrandamiento del pene es poco frecuente. En general, se la reserva para los casos en los que el pene no funciona debido a un problema congénito o a una lesión.

Algunos cirujanos ofrecen el servicio de agrandamiento estético de pene con varias técnicas. Sin embargo, esto es algo controvertido e innecesario, según muchos expertos. Y, en algunos casos, puede provocar daños permanentes. Estas cirugías deben considerarse experimentales. No se han hecho suficientes estudios sobre la cirugía para el agrandamiento de pene para tener un panorama claro de los riesgos y beneficios.

Entre los ejemplos de cirugías para aumentar la longitud o la circunferencia del pene, se incluyen las siguientes:

  • Cortar el ligamento suspensorio. La intervención quirúrgica más usada para alargar el pene implica cortar el ligamento suspensorio que une el pene con el hueso púbico. Además, se une piel del abdomen al cuerpo del pene. Cuando se corta este ligamento, el pene puede parecer más largo porque cuelga una parte mayor de este. Sin embargo, la longitud real del pene no cambia.

    Cuando se corta el ligamento suspensorio, el pene erecto puede quedar inestable. Esta falta de apoyo en una erección puede provocar lesiones en el pene durante las relaciones sexuales. Asimismo, el ligamento puede volver a crecer y retraerse, por lo cual el pene parecerá más corto. Cortar el ligamento suspensorio a veces se combina con otros procedimientos, como remover la grasa extra que rodea al hueso púbico.

  • Inyección de grasa. Existe un procedimiento para que el pene se engrose. Para ello, se remueve grasa de una parte carnosa del cuerpo y se la inyecta en el cuerpo del pene. Los resultados pueden ser decepcionantes. Parte de la grasa inyectada puede extenderse de manera despareja o ser reabsorbida por el organismo. Por esta razón, el pene puede curvarse, tener una forma despareja y una apariencia irregular. También puede haber problemas con el proceso de cicatrización, de sensibilidad y firmeza de las erecciones. Se han inyectado muchos otros productos, pero los resultados no han sido buenos.
  • Injerto de tejido. Otra técnica para aumentar la circunferencia o la longitud del pene es el injerto de tejido. Se trata de tomar una parte de piel y grasa (injerto) de otra parte del cuerpo. Este injerto se cose en el cuerpo del pene. A veces, se usa otro material de injerto. No se ha comprobado la seguridad ni el funcionamiento de estos procedimientos. Estos pueden provocar infección y cicatrices que pueden deformar el pene. También pueden afectar tu capacidad para lograr una erección.
  • Implantes penianos. En estas cirugías, se coloca material debajo de la piel del pene para darle una apariencia más gruesa. Se puede requerir otra cirugía para extirpar el injerto debido a infecciones o problemas con el injerto. El pene puede acortarse, curvarse y tener cicatrices. La cirugía también puede afectar la capacidad para lograr una erección.
Ligamento suspensorio

Cuando se corta el ligamento suspensorio, el pene puede parecer más largo cuando no está erecto, ya que una mayor parte de este cuelga por fuera del cuerpo. Sin embargo, la longitud real del pene no cambia.

Algunas cosas que podrían ayudar

No existe una manera garantizada, comprobada y segura para agrandar el pene. Sin embargo, hay algunas cosas que puedes hacer si te preocupa el tamaño de tu pene.

  • Comunícate con tu pareja. Puede ser difícil romper viejos hábitos o hablar sobre las preferencias sexuales con tu pareja. Pero te sentirás bien de haberlo hecho y tal vez te sorprendas con la llama que esto enciende en tu vida sexual.
  • Ponte en forma. Si tienes sobrepeso y barriga cervecera, la grasa abdominal puede hacer que tu pene se vea más corto de lo que es.

    El ejercicio puede marcar una gran diferencia. Un mejor estado físico puede no solo hacerte ver y sentir saludable, sino que también puede mejorar la fuerza y la resistencia durante las relaciones sexuales.

  • Habla con tu proveedor de atención médica o con un asesor. No sentirse a gusto con el tamaño del pene es algo común. Pueden ayudarte un especialista en salud mental o tu proveedor de atención médica de familia.

Muchos hombres se sienten mejor cuando reconfirman que tienen el tamaño "típico". También puede ayudar buscar asesoramiento sobre cómo satisfacer mejor a la pareja sin tener que optar por un agrandamiento estético de pene.

En resumen

Muchos hombres creen que aumentar el tamaño del pene los convertirá en mejores amantes o los hará más atractivos. Sin embargo, lo más probable es que tu pene esté dentro del rango de tamaño típico.

Incluso si es más pequeño que el promedio, es posible que esto no le importe a tu pareja. Además, no hay ninguna manera probada de agrandar el pene.

La solución a tus preocupaciones sobre el tamaño del pene puede ser tan sencilla como hablar con tu pareja o ponerte en forma. Si estas medidas no te resultan útiles, considera hablar con un consejero profesional sobre estas cuestiones.

Last Updated Jun 10, 2022


© 2022 Mayo Foundation for Medical Education and Research (MFMER). All rights reserved. Terms of Use