Salud del pene: identificar y evitar problemas

La salud del pene es un aspecto importante del estado de salud y va más allá de la capacidad para tener y mantener una erección, eyacular y reproducirse.

Los problemas con el pene pueden ser el signo de una afección de salud de fondo. Los problemas de salud que afectan el pene también pueden afectar otras áreas de la vida, y causan estrés, problemas de relaciones o falta de autoestima. Aprende sobre los signos y síntomas de los problemas con el pene y lo que puedes hacer para proteger la salud de tu pene.

¿Qué afecciones afectan la salud y la función del pene?

Los problemas relacionados con la función sexual, la actividad sexual y la salud del pene incluyen:

  • La disfunción eréctil, la incapacidad de tener y mantener una erección lo suficientemente firme para tener relaciones sexuales.
  • Problemas de eyaculación, que incluyen la incapacidad de eyacular, la eyaculación precoz, la eyaculación retardada, la eyaculación dolorosa, la eyaculación reducida o la eyaculación retrógrada (que ocurre cuando el semen ingresa en la vejiga en lugar de salir al exterior a través del pene).
  • Anorgasmia, la incapacidad para alcanzar un orgasmo a pesar de una estimulación adecuada.
  • Disminución de la libido, disminución del deseo sexual.
  • Infecciones de transmisión sexual, que incluye verrugas genitales, gonorrea, clamidia, sífilis y herpes genital, que pueden causar dolor al orinar, secreción del pene y llagas o ampollas en el pene o en el área genital.
  • Infección por hongos, que puede causar inflamación de la cabeza del pene (balanitis), un sarpullido rojizo, manchas blancas en el pene, picazón o ardor, y una secreción blanca.
  • Enfermedad de Peyronie, una afección crónica que involucra el desarrollo de tejido cicatricial anormal dentro del pene, lo cual a menudo resulta en erecciones dobladas o dolorosas.
  • Fractura del pene, ruptura durante una erección del tejido fibroso en forma de tubo en el pene, generalmente causada por un pene erecto que golpea con fuerza la pelvis de la mujer durante el sexo.
  • Priapismo, una erección persistente y generalmente dolorosa que no es causada por la estimulación sexual o la excitación.
  • Fimosis, una afección en la cual el prepucio de un pene no circuncidado no puede ser retraído de la cabeza del pene, lo cual causa dolor en la orinar y las erecciones.
  • Parafimosis, una afección en la cual el prepucio no puede volver a su posición normal después de ser retraído, lo cual causa hinchazón dolorosa del pene y deterioro del flujo sanguíneo.
  • Cáncer de pene, que puede comenzar como una ampolla en el prepucio, la cabeza o el cuerpo del pene y luego convertirse en un crecimiento parecido a una verruga que descarga pus acuoso.

¿Qué factores aumentan el riesgo de problemas?

Diversos factores de riesgo pueden afectar a la salud del pene, algunos modificables y otros no. Por ejemplo:

  • Cardiopatía, diabetes y afecciones relacionadas. La cardiopatía, la diabetes, la presión arterial alta, el colesterol alto y la obesidad pueden aumentar el riesgo de disfunción eréctil.
  • Ciertos medicamentos. La disfunción eréctil es un posible efecto secundario de varios medicamentos comunes, que incluyen medicamentos para tratar la presión arterial, antidepresivos, medicamentos recetados para dormir, medicamentos para tratar las úlceras y medicamentos para tratar el cáncer de próstata.
  • Tratamiento del cáncer de próstata. La extirpación quirúrgica de la glándula prostática (prostatectomía radical) y del tejido circundante como tratamiento contra el cáncer de próstata puede causar incontinencia urinaria y disfunción eréctil.
  • Tabaquismo. Junto con otros riesgos para la salud, fumar aumenta tus probabilidades de tener disfunción eréctil.
  • Beber en exceso. Beber en exceso puede contribuir a la disminución de la libido, la disfunción eréctil y las decisiones erróneas en relación con los comportamientos sexuales.
  • Niveles hormonales. Los desequilibrios hormonales, especialmente la deficiencia de testosterona, se han relacionado con la disfunción eréctil.
  • Psychological factors. La depresión, un alto grado de estrés u otros deterioros de salud mental, así como también los medicamentos para tratar estas afecciones, pueden aumentar el riesgo de disfunción eréctil. A su vez, la disfunción eréctil puede generar ansiedad, depresión, baja autoestima o estrés en relación con el desempeño sexual.
  • Trastornos neurológicos. El accidente cerebrovascular, las lesiones de la médula espinal y la espalda, la esclerosis múltiple y la demencia pueden afectar la transferencia de los impulsos nerviosos del cerebro al pene y, en consecuencia, causar disfunción eréctil.
  • Envejecimiento. El envejecimiento generalmente produce una disminución de los niveles de testosterona y se asocia con un mayor riesgo de disfunción eréctil, disminución de la intensidad de los orgasmos, disminución de la fuerza de la eyaculación y menor sensibilidad del pene al tacto.
  • Relaciones sexuales inseguras. Las relaciones sexuales sin protección, las relaciones sexuales con múltiples parejas y otros comportamientos sexuales de riesgo aumentan el riesgo de contraer infecciones de transmisión sexual.
  • Perforaciones. Una perforación en el pene puede causar una infección en la piel y alterar el flujo urinario. Según dónde se coloque la perforación, también puede empeorar tu capacidad para lograr una erección o un orgasmo.

Cuándo consultar al médico

Consulta al médico tan pronto como sea posible si tienes cualquiera de los siguientes signos o síntomas:

  • Cambios en la forma de eyacular
  • Cambios abruptos en el deseo sexual
  • Sangrado durante la micción o la eyaculación
  • Verrugas, protuberancias, lesiones o sarpullido en el pene o en la zona genital
  • Una curvatura o pene muy doblado que causa dolor o interfiere en la actividad sexual
  • Sensación de ardor al orinar
  • Secreción del pene
  • Dolor intenso después de un traumatismo en el pene

¿Qué puedo hacer para mantener el pene saludable?

Puedes tomar medidas para proteger la salud del pene y tu salud en general. Por ejemplo:

  • Sé sexualmente responsable. Usa preservativos o mantén una relación mutuamente monógama con una pareja que se haya realizado análisis y no tenga infecciones de transmisión sexual.
  • Vacúnate. Si tienes 26 años o menos, considera vacunarte contra el virus del papiloma humano (VPH) para ayudar a prevenir los tipos de cáncer asociados al virus.
  • Haz actividad física. La actividad física moderada puede reducir significativamente tu riesgo de disfunción eréctil.
  • Toma decisiones saludables. Mantener un peso saludable puede ayudar a reducir el riesgo de desarrollar colesterol alto, presión arterial alta, diabetes tipo 2 y otros factores de riesgo para la disfunción eréctil.
  • Practica buenos hábitos de higiene. Si no estás circuncidado, limpia con regularidad la zona debajo del prepucio con agua y jabón. Asegúrate de regresar el prepucio a su posición normal después de mantener relaciones sexuales.
  • Infórmate sobre tus medicamentos. Habla con el médico sobre el uso de medicamentos y los posibles efectos secundarios.
  • Presta atención a tu salud mental. Busca tratamiento para la depresión, la ansiedad u otras afecciones de salud mental.
  • Deja de fumar y limita la cantidad de alcohol que consumes. Si fumas, deja de hacerlo. Si necesitas ayuda para dejar de fumar, habla con tu médico. Si eliges beber alcohol, hazlo con moderación. Para los adultos sanos, esto significa hasta una copa por día para las mujeres de todas las edades y para los hombres mayores de 65 años, y hasta dos copas por día para los hombres de 65 años y menores.

No todos los problemas del pene se pueden prevenir. Sin embargo, el examen rutinario del pene puede darte un mayor conocimiento de su estado y ayudarte a detectar cambios. Los controles periódicos también pueden ayudar a garantizar que los problemas que afectan el pene se diagnostiquen lo antes posible.

Si bien tal vez te resulte difícil hablar con el médico sobre los problemas que afectan el pene, no dejes que la vergüenza te impida hacerte cargo de tu salud.

Last Updated Sep 14, 2019


Content from Mayo Clinic ©1998-2019 Mayo Foundation for Medical Education and Research (MFMER). All rights reserved. Terms of Use