Vacunas para adultos: ¿cuál necesitas?

Es posible que pienses que, como ya no eres un niño, no tienes que preocuparte por las vacunas, ¿verdad? Pues resulta que los adultos también las necesitan. Aquí te contamos cómo tener tus vacunas al día.

¿Qué factores podrían afectar mis recomendaciones de vacunas?

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades recomiendan vacunas para adultos en función de su edad, vacunas anteriores, estado de salud, estilo de vida, ocupación, destinos de viaje y actividad sexual.

¿Cómo puedo verificar mi estado de vacunación?

Para obtener información sobre tu estado de vacunación, habla con tus padres u otros cuidadores. Comunícate con el consultorio del proveedor de atención médica. Si es necesario, puedes hablar con organizaciones que te hayan brindado atención médica anteriormente. También puedes consultar a la escuela o a empleadores que exijan la vacuna. Además, puedes comunicarte con el departamento de salud de tu estado para ver si existe un registro de vacunas para adultos.

Si no puedes encontrar tus registros, el proveedor de atención médica podría hacerte análisis de sangre para saber si eres inmune a ciertas enfermedades que se pueden prevenir con vacunas. Es posible que necesites recibir la vacuna de nuevo.

¿Qué vacunas necesitan los adultos?

Consulta al proveedor de atención médica sobre tus necesidades específicas. Entre las vacunas para adultos que debes considerar, se encuentran las siguientes:

  • COVID-19. Una vacuna contra la enfermedad por coronavirus 2019 (COVID-19) podría evitar que contraigas la COVID-19, o bien que te enfermes gravemente o mueras debido a esta enfermedad.
  • Gripe (influenza). Para prevenir la gripe, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades(CDC, por sus siglas en inglés) recomiendan que las personas de 6 meses y mayores reciban la vacuna contra la influenza una vez por año. Los adultos mayores de 50 años no deben recibir la vacuna contra la gripe (influenza) en forma de atomizador nasal. La gripe puede causar complicaciones graves en los adultos mayores.
  • Hepatitis B. Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades(CDC, por sus siglas en inglés) recomiendan que todos los adultos de 19 a 59 años reciban la vacuna contra la hepatitis B. La vacuna también se recomienda para los adultos de 60 años o mayores que presenten factores de riesgo de hepatitis B. No se recomienda específicamente para las personas de 60 años o mayores sin factores de riesgo conocidos. Sin embargo, si perteneces a esta población, puedes optar por recibir la vacuna contra la hepatitis B, una enfermedad que afecta el hígado.
  • Virus del papiloma humano (VPH). Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades(CDC, por sus siglas en inglés) recomiendan la vacuna contra el virus del papiloma humano para niñas y niños de 11 a 12 años. Los adolescentes y los adultos jóvenes que comienzan a recibir la serie de vacunas más tarde, entre los 15 y los 26 años, deben recibir tres dosis. La Administración de Alimentos y Medicamentos también aprobó la vacuna Gardasil 9 contra el virus del papiloma humano para hombres y mujeres de 9 a 45 años. El virus del papiloma humano es un virus frecuente que puede llevar a la aparición del cáncer.
  • Vacuna antineumocócica. Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades(CDC, por sus siglas en inglés) recomiendan las dos vacunas antineumocócicas disponibles para los adultos de 65 años y mayores. Los adultos jóvenes con mayor riesgo de contraer enfermedades neumocócicas también podrían necesitar una dosis de la vacuna. Las enfermedades neumocócicas provocan infecciones, como neumonía, meningitis e infecciones del torrente sanguíneo.
  • Herpes zóster (culebrilla). Para prevenir el herpes zóster (culebrilla), los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades(CDC, por sus siglas en inglés) recomiendan la vacuna Shingrix para los adultos sanos de 50 años y mayores. Se debe administrar en dos dosis. Aunque no es mortal, el herpes zóster (culebrilla) puede ser muy doloroso.
  • Tétanos, difteria y tosferina. Una dosis de la vacuna contra el tétanos, la difteria y la tosferina se administra rutinariamente a las personas de 11 a 12 años. Si nunca has recibido esta vacuna, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades(CDC, por sus siglas en inglés) recomiendan que lo hagas lo antes posible. También se recomienda una dosis de la vacuna contra el tétanos, la difteria y la tosferina durante cada embarazo, preferentemente entre las semanas 27 y 36 de gestación. Esta vacuna brinda protección contra el trismo (tétanos), la tosferina y la difteria, que pueden suponer problemas respiratorios. Se recomienda recibir un refuerzo cada 10 años.

Para mantenerte al día con las vacunas, pídele al proveedor de atención médica un formulario de registro de vacunas. Lleva el formulario contigo a todas las consultas de atención médica, y pídele al proveedor que lo firme y feche cada vez que recibas una vacuna.

Last Updated Sep 14, 2022


© 2023 Mayo Foundation for Medical Education and Research (MFMER). All rights reserved. Terms of Use