Ira

Información general

Los desencadenantes comunes de la ira incluyen perder la paciencia, sensación de que las opiniones o los esfuerzos propios no se tienen en cuenta, y las injusticias. Otras causas son los recuerdos de eventos traumáticos o que provoquen ira, y las preocupaciones acerca de los problemas personales. Cada persona también tiene desencadenantes únicos de la ira que provienen de tu historia y de lo que te enseñaron a esperar de ti mismo, de los demás y del mundo que te rodea.

Síntomas

La ira hace que el cuerpo libere adrenalina, que los músculos se tensen y que aumenten el pulso y la presión arterial. Los sentidos pueden agudizarse y la cara y las manos pueden ruborizarse. La ira se convierte en un problema solamente cuando no puede controlarse de una manera sana.

Tratamiento

Para lidiar con la ira, expresa clara y directamente tus preocupaciones y necesidades. Otras opciones incluyen contener la ira y convertirla en un comportamiento constructivo, o controlar tu comportamiento exterior y las respuestas internas calmándote y dejando que tus sentimientos se apacigüen.

Last Updated Mar 3, 2020


Content from Mayo Clinic ©1998-2020 Mayo Foundation for Medical Education and Research (MFMER). All rights reserved. Terms of Use