Agrandamiento del hígado

Perspectiva general

Un hígado agrandado es un hígado más grande de lo normal. El término médico es “hepatomegalia”.

Más que una enfermedad, tener un hígado más grande de lo normal es signo de un problema de base, como enfermedad hepática, insuficiencia cardíaca congestiva o cáncer. El tratamiento implica identificar y controlar la causa de la enfermedad.

Agrandamiento del hígado

Muchas causas pueden producir el agrandamiento de hígado.

Síntomas

Si se produce un aumento de tamaño del hígado, es posible que no haya síntomas.

Si el aumento de tamaño del hígado es producto de una enfermedad hepática, puede venir acompañado de lo siguiente:

  • Dolor abdominal
  • Cansancio
  • Náuseas y vómitos
  • Color amarillento en la piel y la parte blanca de los ojos (ictericia)

Cuándo debes consultar a un médico

Pide una consulta con el médico si tienes síntomas que te preocupan.

Causas

El hígado es un órgano grande con forma de pelota de fútbol que se encuentra en la parte superior derecha del abdomen. El tamaño del hígado varía según la edad, el sexo y las dimensiones del cuerpo. Muchas enfermedades pueden provocar su agrandamiento, como las siguientes:

Enfermedades hepáticas

  • Cirrosis
  • Hepatitis causada por un virus, incluidas las hepatitis A, B y C, o causada por mononucleosis infecciosa
  • Enfermedad del hígado graso no alcohólico
  • Enfermedad del hígado graso alcohólico
  • Un trastorno que causa la acumulación de proteínas anormales en el hígado (amiloidosis)
  • Un trastorno genético que hace que el cobre se acumule en el hígado (enfermedad de Wilson)
  • Un trastorno que causa la acumulación de hierro en el hígado (hemacromatosis)
  • Un trastorno que causa la acumulación de sustancias grasas en el hígado (enfermedad de Gaucher)
  • Bolsas llenas de líquido en el hígado (quistes del hígado)
  • Tumores hepáticos no cancerosos, incluso hemangiomas y adenomas
  • Obstrucción de la vesícula biliar o de las vías biliares
  • Hepatitis tóxica

Cáncer

  • Cáncer que comienza en otra parte del cuerpo y se disemina hacia el hígado
  • Leucemia
  • Cáncer de hígado
  • Linfoma

Problemas del corazón y de los vasos sanguíneos

  • Bloqueo de las venas que drenan el hígado (síndrome de Budd-Chiari)
  • Insuficiencia cardíaca
  • Inflamación del tejido que rodea al corazón (pericarditis)

Factores de riesgo

Es más probable que desarrolles un agrandamiento del hígado si padeces una enfermedad hepática. Los factores que pueden aumentar el riesgo de padecer problemas hepáticos incluyen los siguientes:

  • Consumo excesivo de bebidas alcohólicas. Tomar grandes cantidades de alcohol puede estar dañando tu hígado.
  • Grandes dosis de medicamentos, vitaminas o suplementos. Tomar dosis de vitaminas, suplementos o medicamentos de venta libre o bajo receta mayores que las recomendadas puede aumentar el riesgo de sufrir daño hepático.

    Una sobredosis de acetaminofeno es la causa más común de insuficiencia hepática aguda en los Estados Unidos. Además de ser un componente en los analgésicos como el Tylenol, se encuentra en más de 600 medicamentos, ya sea de venta libre o recetados.

    Conoce los componentes que se encuentran en los medicamentos que tomas. Lee las etiquetas. Busca las palabras "acetaminofeno", "acetaminofén" o "APAP". Consulta con tu médico si no estás seguro de qué es demasiado.

  • Suplementos a base de hierbas. Algunos suplementos, como cohosh negro, ma huang y valeriana, pueden aumentar el riesgo de sufrir daño hepático.
  • Infecciones. Las enfermedades infecciosas, virales, bacterianas o parasitarias pueden aumentar el riesgo de sufrir daño hepático.
  • Virus de la hepatitis. La hepatitis A, B y C puede causar daño hepático.
  • Hábitos alimentarios deficientes. Tener sobrepeso aumenta tu riesgo de sufrir enfermedades hepáticas, así como consumir alimentos poco saludables, como aquellos con exceso de azúcar o grasa.

Prevención

Puedes realizar lo siguiente para reducir el riesgo de contraer una enfermedad hepática:

  • Mantén una alimentación sana. Elige una dieta abundante en frutas, verduras y granos integrales.
  • Si bebes alcohol, que sea con moderación. Consulta con tu médico cuál es la cantidad de alcohol correcta para ti, si puedes beber alcohol.
  • Al tomar medicamentos, vitaminas o suplementos, sigue las instrucciones. Limítate a consumir las dosis recomendadas.
  • Limita el contacto con sustancias químicas. Usa limpiadores en aerosol, insecticidas y otros químicos tóxicos solo en áreas bien ventiladas. Utiliza guantes, mangas largas y barbijo.
  • Mantén un peso saludable. Consume una dieta balanceada y restringe los alimentos ricos en azúcar y grasa. Si tienes sobrepeso, pregunta al médico o nutricionista cuál es la mejor manera para bajar de peso.
  • Deja de fumar. Pídele al médico estrategias que te ayuden a dejar este hábito.
  • Toma suplementos con precaución. Habla con el médico acerca de los riesgos y los beneficios de tomar suplementos a base de hierbas antes de consumirlos. Algunos tratamientos con medicamentos alternativos pueden dañar el hígado.

    Las hierbas y los suplementos que debes evitar incluyen cohosh negro, ma huang y otras hierbas chinas, consuelda, teucrium, celidonia mayor, kava, poleo, scutellaria y valeriana.

Diagnóstico

En primer lugar, es posible que el médico te palpe el abdomen durante el examen físico para determinar el tamaño, la forma y la textura del hígado. Sin embargo, quizás esto no sea suficiente para diagnosticar la presencia de un hígado agrandado.

Procedimientos adicionales

Si el médico sospecha que tienes el hígado agrandado, podría recomendar otras pruebas y procedimientos, incluidos los siguientes:

  • Análisis de sangre. Se analiza una muestra de sangre para determinar los niveles de enzimas hepáticas e identificar virus que pueden agrandar el hígado.
  • Estudios de diagnóstico por imágenes. Los estudios de diagnóstico por imágenes incluyen exploración por tomografía computarizada, ecografía o resonancia magnética.
  • La elastografía por resonancia magnética usa ondas sonoras para crear un mapa visual (elastograma) de la rigidez del tejido del hígado. Esta prueba no invasiva puede ser una alternativa a la biopsia de hígado.
  • Extirpación de una muestra de tejido del hígado para realizar pruebas (biopsia de hígado). Una biopsia de hígado generalmente se realiza a través de la inserción de una aguja larga y delgada en la piel y en el hígado. La aguja extrae un núcleo de tejido que luego se envía a un laboratorio para su análisis.
Biopsia hepática

Una biopsia de hígado es un procedimiento en el que se extrae una muestra pequeña de tejido hepático para análisis de laboratorio. En general, la biopsia de hígado se realiza insertando una aguja delgada por la piel hasta llegar al hígado.

Tratamiento

El tratamiento para el agrandamiento del hígado incluye tratar la enfermedad que lo causa.

Preparación antes de la cita

Es probable que primero consultes con el médico de atención primaria. Si el médico sospecha que tienes el hígado agrandado, es posible que, después de los análisis, te derive a un especialista adecuado para que determine la causa.

Si tienes una enfermedad hepática, es posible que te derive a un especialista en problemas del hígado (hepatólogo).

La siguiente información te ayudará a prepararte para tu consulta.

Lo que puedes hacer

Al momento de programar la consulta, asegúrate de preguntar si necesitas hacer algo con anticipación, como ayunar antes de hacerte un análisis específico. Haz una lista de lo siguiente:

  • Tus síntomas, incluidos aquellos que quizás no parezcan estar relacionados con el motivo de la consulta y cuándo comenzaron
  • Medicamentos, vitaminas o suplementos que tomes, incluidas las dosis
  • Preguntas para hacerle al médico

Pídele a un familiar o amigo que te acompañe, de ser posible, para ayudarte a recordar la información que recibas.

Con respecto al agrandamiento del hígado, las siguientes son algunas preguntas básicas que puedes hacerle al médico:

  • ¿Cuál es la causa más probable de mis síntomas?
  • ¿Qué análisis necesito?
  • ¿Es probable que la enfermedad sea temporal o duradera?
  • ¿Cuál es el mejor plan de acción?
  • ¿Cuáles son las alternativas al enfoque primario que me indica?
  • Tengo estas otras enfermedades. ¿Cómo puedo controlarlas de la mejor manera?
  • ¿Existen restricciones que tengo que seguir?
  • ¿Debería ver a un especialista?
  • ¿Necesitaré asistir a consultas de seguimiento?
  • ¿Tiene folletos u otro material impreso que me pueda llevar? ¿Qué sitios web me recomienda?

Last Updated Nov 20, 2018


Content from Mayo Clinic ©1998-2019 Mayo Foundation for Medical Education and Research (MFMER). All rights reserved. Terms of Use