Cálculos biliares

Perspectiva general

Los cálculos biliares son depósitos duros de líquido digestivo que pueden formarse en la vesícula biliar. La vesícula biliar es un órgano pequeño con forma de pera que se encuentra en la parte derecha del abdomen, justo debajo del hígado. La vesícula biliar contiene un líquido digestivo llamado bilis que se libera en el intestino delgado.

El tamaño de los cálculos biliares puede variar desde el tamaño de un grano de arena hasta el de una pelota de golf. Algunas personas presentan un único cálculo biliar, mientras que otras desarrollan muchos cálculos biliares al mismo tiempo.

Las personas que experimentan síntomas a causa de los cálculos biliares normalmente requieren una cirugía de extracción de la vesícula biliar. Los cálculos biliares que no provocan signos ni síntomas generalmente no requieren tratamiento.

Vesícula biliar y cálculos biliares

Los cálculos biliares son depósitos duros de bilis que se pueden formar en la vesícula biliar. El hígado produce la bilis, un fluido digestivo que se almacena en tu vesícula biliar. Cuando comes, la vesícula biliar se contrae y libera bilis en el intestino delgado (duodeno).

Síntomas

Es posible que los cálculos biliares no provoquen signos ni síntomas. Si un cálculo biliar se aloja en alguna vía y provoca una obstrucción, los signos y síntomas que esto produce pueden incluir los siguientes:

  • Dolor repentino que se intensifica rápidamente en la parte superior derecha del abdomen
  • Dolor repentino que se intensifica rápidamente en el centro del abdomen, justo debajo del esternón
  • Dolor de espalda entre los omóplatos
  • Dolor en el hombro derecho
  • Náuseas o vómitos

El dolor provocado por los cálculos biliares puede durar de varios minutos a algunas horas.

Cuándo consultar al médico

Pide una consulta con el médico si tienes signos o síntomas que te preocupan.

Busca atención médica de inmediato si presentas signos y síntomas de una complicación de cálculos biliares grave, como las siguientes:

  • Dolor abdominal tan intenso que no puedes quedarte sentado o encontrar una posición que te permita estar más cómodo
  • Color amarillento en la piel y en la parte blanca de los ojos
  • Fiebre alta con escalofríos

Tipos de cálculos biliares

Los tipos de cálculos biliares que se pueden formar en la vesícula incluyen los siguientes:

  • Cálculos biliares de colesterol. Los cálculos biliares de colesterol, que son el tipo más frecuente de cálculos biliares, suelen ser de color amarillo. Estos cálculos biliares están compuestos, principalmente, por colesterol no disuelto, pero pueden tener otros compuestos.
  • Cálculos biliares pigmentarios. Estos cálculos de color marrón oscuro o negro se forman cuando la bilis contiene demasiada cantidad de bilirrubina.
Cáncer de vesícula

El cáncer de vesícula biliar comienza en las células de la vesícula. La vesícula biliar es un órgano pequeño en forma de pera ubicada en el lado derecho del abdomen, justo debajo del hígado.

Causas

No está claro por qué se forman los cálculos biliares. Los médicos creen que los cálculos biliares pueden producirse cuando sucede lo siguiente:

  • La bilis contiene demasiado colesterol. Normalmente, la bilis contiene las sustancias químicas suficientes para disolver el colesterol eliminado por el hígado. Sin embargo, si el hígado elimina más colesterol del que la bilis puede disolver, el colesterol en exceso puede formar cristales y luego convertirse en cálculos.
  • La bilis contiene demasiada bilirrubina. La bilirrubina es una sustancia química que se produce cuando el cuerpo descompone glóbulos rojos. Determinadas condiciones hacen que el hígado produzca demasiada bilirrubina, como la cirrosis hepática, las infecciones en las vías biliares y determinados trastornos sanguíneos. El exceso de bilirrubina contribuye a la formación de cálculos biliares.
  • Tu vesícula no se vacía correctamente. Si tu vesícula no se vacía correctamente o con la frecuencia suficiente, es posible que la bilis esté muy concentrada y contribuya a la formación de cálculos biliares.

Factores de riesgo

Los factores que pueden incrementar el riesgo de cálculos biliares son los siguientes:

  • Ser mujer
  • Tener 40 años o más
  • Pertenecer a la raza indígena americana
  • Ser méxico-americano
  • Tener sobrepeso u obesidad
  • Ser sedentario
  • Estar embarazada
  • Seguir una dieta con un alto contenido de grasas
  • Seguir una dieta con un alto contenido de colesterol
  • Seguir una dieta baja en fibras
  • Tener antecedentes familiares de cálculos biliares
  • Ser diabético
  • Perder peso rápidamente
  • Tomar medicamentos que contienen estrógeno, como anticonceptivos orales o medicamentos con hormonas
  • Tener una enfermedad hepática

Complicaciones

Las complicaciones por cálculos biliares incluyen las siguientes:

  • Inflamación de la vejiga. Un cálculo biliar alojado en el cuello de la vejiga puede provocar la inflamación de la vejiga (colecistitis). Una colecistitis puede causar dolor y fiebre intensos.
  • Obstrucción del conducto colédoco. Los cálculos biliares pueden obstruir los conductos (vías) por los que fluye la bilis desde la vejiga o el hígado hasta el intestino delgado. Esto puede producir ictericia e infección de las vías biliares.
  • Obstrucción del conducto pancreático. El conducto pancreático es un tubo que se extiende desde el páncreas hasta el conducto colédoco. Los jugos pancreáticos, que intervienen en la digestión, fluyen por el conducto pancreático.

    Un cálculo biliar puede provocar una obstrucción del conducto pancreático, lo cual a su vez puede ocasionar la inflamación del páncreas (pancreatitis). La pancreatitis provoca dolor abdominal intenso y constante y, por lo general, requiere internación.

  • Cáncer de vesícula Las personas con antecedentes de cálculos biliares tienen mayor riesgo de contraer cáncer de vejiga. Pero el cáncer de vejiga es muy poco frecuente, por lo cual si bien el riesgo de cáncer es elevado, la probabilidad de contraer cáncer de vejiga sigue siendo muy baja.

Prevención

Puedes reducir el riesgo de cálculos biliares si:

  • No te salteas comidas. Intenta atenerte a tus horarios de comidas a diario. Saltearse comidas o ayunar puede aumentar el riesgo de cálculos biliares.
  • Baja de peso lentamente. Si necesitas perder peso, hazlo lentamente. La pérdida de peso rápida puede aumentar el riesgo de cálculos biliares. Apunta a perder 1 o 2 libras (aproximadamente 0,5 a 1 kilogramo) por semana.
  • Mantén un peso saludable. La obesidad y el sobrepeso pueden aumentar el riesgo de cálculos biliares. Trabaja para lograr un peso saludable reduciendo el número de calorías que ingieres y aumentando la cantidad de actividad física que realizas. Una vez que alcances un peso saludable, trabaja para mantener ese peso continuando con tu dieta saludable y haciendo ejercicio.

Diagnóstico

Las pruebas y los procedimientos usados para diagnosticar cálculos biliares incluyen los siguientes:

  • Pruebas para crear imágenes de tu vesícula. El médico puede recomendarte una ecografía abdominal y una tomografía computarizada (TC) para crear imágenes de tu vesícula. Estas imágenes se pueden analizar para buscar signos de cálculos biliares.
  • Pruebas para controlar si hay cálculos biliares en las vías biliares. Una prueba que usa un tinte especial para resaltar las vías biliares en las imágenes puede ayudar al médico a determinar si un cálculo biliar está provocando una obstrucción.

    Las pruebas pueden incluir una gammagrafía hepatobiliar con ácido iminodiacético (HIDA), una resonancia magnética (RM) o una colangiopancreatografía retrógrada endoscópica (CPRE). Los cálculos biliares que se descubren con una CPRE se pueden extraer durante el procedimiento.

  • Análisis de sangre para detectar complicaciones. Los análisis de sangre pueden detectar infecciones, ictericia, pancreatitis u otras complicaciones provocadas por los cálculos biliares.
Procedimiento de colangiopancreatografía retrógrada endoscópica

En la colangiopancreatografía retrógrada endoscópica, se usa un tinte para resaltar los ductos biliares en imágenes de rayos X. Un delgado tubo flexible (endoscopio) con una cámara en el extremo se baja por la garganta, hasta llegar al intestino delgado. El tinte ingresa a los ductos a través de un pequeño tubo hueco (catéter) que se pasa por el endoscopio.

Tratamiento

La mayoría de las personas con cálculos biliares que no presentan síntomas nunca necesitarán tratamiento. El médico determinará si se recomienda algún tratamiento para los cálculos biliares, lo cual dependerá de tus síntomas y los resultados del análisis de diagnóstico.

El médico te recomendará que estés alerta a los síntomas de complicación con los cálculos biliares, como un dolor que se intensifique en la parte superior derecha del abdomen. Si los signos y síntomas de cálculos biliares ocurren en el futuro, puedes someterte a un tratamiento.

Las opciones de tratamiento para cálculos biliares incluyen lo siguiente:

  • Cirugía para extraer la vesícula (colecistectomía). El médico podría recomendarte la cirugía para extraerte la vesícula si los cálculos biliares son recurrentes. Una vez que te extraigan la vesícula, la bilis fluirá directamente desde el hígado al intestino delgado, en vez de almacenarse en tu vesícula.

    La vesícula no se necesita para vivir, y su extracción no afecta la capacidad para digerir los alimentos, pero puede producir diarrea, lo cual suele ser temporario.

  • Medicamentos para disolver los cálculos biliares. Los medicamentos que tomas por vía oral pueden ayudarte a disolver los cálculos biliares. Sin embargo, podría llevar meses o años de tratamiento disolver los cálculos por esta vía, y es probable que estos se vuelvan a formar si se suspende el tratamiento.

    Algunos medicamentos no son eficaces. Los medicamentos para los cálculos biliares no son de uso frecuente y están reservados para las personas que no pueden someterse a una cirugía.

Colecistectomía laparoscópica

Durante la colecistectomía laparoscópica, instrumentos quirúrgicos especiales y una pequeña videocámara se introducen en tu abdomen a través de cuatro incisiones. El abdomen se infla con dióxido de carbono para darles a los instrumentos quirúrgicos más lugar para trabajar.

Preparación antes de la cita

Comienza por ver a tu médico de cabecera o médico general si tienes signos o síntomas que te preocupan. Si el médico sospecha que puedes tener cálculos biliares, es probable que te derive a un médico especialista en el aparato digestivo (gastroenterólogo) o a un cirujano de abdomen.

Debido a que las consultas pueden ser breves y casi siempre hay mucha información para cubrir, es aconsejable estar bien preparado. A continuación, encontrarás información que te ayudará a prepararte para la consulta y saber qué debes esperar del médico.

Qué puedes hacer

  • Ten en cuenta cualquier restricción previa a la consulta. Cuando programes la cita, asegúrate de preguntar si hay algo que debes hacer con anticipación, como por ejemplo restringir tu dieta.
  • Toma nota de cualquier síntoma que tengas, incluso los que puedan parecer no tener relación con el motivo por el cual programaste la consulta.
  • Anota tu información personal más importante, incluso lo que te genera mayor estrés o cualquier cambio reciente en tu vida.
  • Haz una lista de todos los medicamentos, vitaminas o suplementos que tomes.
  • Lleva a un familiar o amigo de confianza. En ocasiones, puede ser difícil entender toda la información que se proporciona durante una consulta. Alguien que te acompañe puede recordar algún detalle que tú olvidaste mencionar.
  • Anota preguntas para hacerle a tu médico.

Tu tiempo con el médico es limitado; por eso, preparar una lista de preguntas te puede ayudar a aprovechar al máximo la visita. Prepara una lista antes de la consulta. Para los cálculos biliares, algunas preguntas básicas para hacer al médico incluyen las siguientes:

  • ¿Los cálculos biliares pueden producir este dolor abdominal?
  • ¿Existe alguna posibilidad de que mis síntomas sean causa de algo distinto a los cálculos biliares?
  • ¿Qué tipo de pruebas necesito hacerme?
  • ¿Es posible que mis cálculos biliares desaparezcan sin ningún tratamiento?
  • ¿Necesito realizarme una cirugía de extracción de vesícula?
  • ¿Cuáles son los riesgos de una cirugía?
  • ¿Cuánto tiempo lleva la recuperación de una cirugía de vesícula?
  • ¿Existen otros tratamientos para los cálculos biliares?
  • ¿Debería consultar a un especialista? ¿Cuánto costará? ¿Lo cubrirá mi seguro?
  • Tengo estas otras afecciones. ¿Cuál es la mejor manera de controlarlos de manera conjunta?
  • ¿Hay algún folleto u otro material impreso que pueda llevarme? ¿Qué sitios web me recomienda?

Qué esperar del médico

El médico puede preguntarte lo siguiente:

  • ¿Cuándo comenzaste a experimentar los síntomas?
  • ¿Tus síntomas están relacionados con las comidas?
  • ¿Alguna vez tuviste fiebre como uno de los síntomas?
  • ¿Los síntomas han sido continuos u ocasionales?
  • ¿Qué tan intensos son los síntomas?
  • ¿Cuánto tiempo duran los síntomas?
  • ¿Existe algo que, al parecer, mejore tus síntomas?
  • ¿Existe algo que, al parecer, empeore tus síntomas?

Last Updated Mar 13, 2018


Content from Mayo Clinic ©1998-2019 Mayo Foundation for Medical Education and Research (MFMER). All rights reserved. Terms of Use