Cáncer de mama inflamatorio

Perspectiva general

El cáncer de mama inflamatorio es un tipo poco frecuente de cáncer de mama que evoluciona rápidamente y hace que la mama afectada tenga un aspecto rojo, hinchado y sensible.

El cáncer de mama inflamatorio ocurre cuando las células cancerosas bloquean los vasos linfáticos de la piel que recubre la mama, lo que hace que la mama adopte una apariencia inflamada y de color rojo característica.

El cáncer de mama inflamatorio se considera un cáncer avanzado localmente, lo que significa que se ha extendido desde su punto de origen hacia el tejido cercano y posiblemente hacia los ganglios linfáticos cercanos.

El cáncer de mama inflamatorio suele confundirse con infecciones de la mama, que son una causa mucho más frecuente del enrojecimiento y la hinchazón de las mamas. Busca atención médica de inmediato si notas cambios en la piel de la mama.

Fotografía de una mujer con cáncer de mama inflamatorio

El cáncer de mama inflamatorio suele aparecer como una mama más grande con piel roja y gruesa.

Síntomas

Los signos y síntomas del cáncer de mama inflamatorio son:

  • Cambio rápido en la apariencia de una mama, en el transcurso de varias semanas
  • Engrosamiento, pesadez o agrandamiento visible de una mama
  • Cambios de color en los que la mama toma una apariencia enrojecida, violácea, rosa o con hematomas
  • Temperatura inusual en la mama afectada
  • Hoyuelos o canales en la piel de la mama afectada, similar a la piel de una naranja
  • Dolor ligero o con la palpación
  • Ganglios linfáticos agrandados debajo de los brazos, sobre la clavícula o debajo de ella
  • Achatamiento o hundimiento del pezón

El cáncer de mama inflamatorio no suele formar bultos, como ocurre con otras formas de cáncer de mama.

Cuándo consultar al médico

Pide una consulta con el médico si notas signos o síntomas que te preocupen.

Otras enfermedades más frecuentes presentan signos y síntomas que se asemejan a los del cáncer de mama inflamatorio. Una lesión o infección de la mama (mastitis) puede causar enrojecimiento, hinchazón o dolor.

El cáncer de mama inflamatorio suele confundirse con infecciones de la mama, que son mucho más frecuentes. Con frecuencia, es razonable que el tratamiento inicial sea tomar antibióticos por una semana o más. Si tus síntomas responden a los antibióticos, entonces no se necesitarán pruebas adicionales. Pero si el enrojecimiento no mejora, es posible que el médico considere causas más graves de tus síntomas, como cáncer de mama inflamatorio.

Si has recibido tratamiento por una infección mamaria, pero los signos y síntomas persisten, ponte en contacto con el médico. El médico podría recomendarte una mamografía u otra prueba para evaluar los signos y síntomas. La única manera de determinar si tus síntomas son provocados por cáncer de mama inflamatorio es mediante una biopsia para extraer una muestra de tejido para análisis.

Causas

Las causas del cáncer de mama inflamatorio no son claras.

Los médicos saben que el cáncer de mama inflamatorio comienza con una célula anormal en uno de los conductos de la mama. Las mutaciones del ADN de la célula anormal le indican crecer y multiplicarse rápidamente. Las células anormales que se acumulan se infiltran y bloquean los vasos linfáticos de la piel de la mama. Este bloqueo de los vasos linfáticos causa el enrojecimiento, la hinchazón y los hoyuelos de la piel —un clásico signo del cáncer de mama inflamatorio—.

Factores de riesgo

Los factores que aumentan el riesgo de padecer cáncer de mama inflamatorio son:

  • Ser mujer. Las mujeres son más propensas a padecer cáncer de mama inflamatorio que los hombres, pero los hombres pueden tenerlo también.
  • Ser afroamericano. Las mujeres afroamericanas tienen un riesgo más alto de padecer cáncer de mama inflamatorio que las mujeres blancas.
  • Ser obeso. El riesgo de cáncer de mama inflamatorio es mayor en las personas obesas que en las de peso normal.

Diagnóstico

Diagnóstico del cáncer de mama inflamatorio

Algunos de los análisis y procedimientos que se utilizan para diagnosticar el cáncer de mama inflamatorio son los siguientes:

  • Una exploración física. El médico examina la mama para buscar enrojecimiento y otros signos del cáncer de mama inflamatorio.
  • Pruebas de diagnóstico por imágenes. Es posible que el médico te recomiende una radiografía de mama (mamografía) o una ecografía de mama para buscar signos de cáncer en la mama, como engrosamiento de la piel. En ciertas situaciones, es posible que también te recomiende pruebas de diagnóstico por imágenes adicionales, como una resonancia magnética.
  • Extracción de una muestra de tejido para análisis. Una biopsia es un procedimiento para extraer una muestra pequeña del tejido mamario sospechoso a fin de analizarla. El tejido se analiza en un laboratorio para buscar signos de cáncer. Una biopsia de piel también puede ser útil, y puede efectuarse al mismo tiempo que una biopsia de mama.

Para determinar la magnitud del cáncer

Quizás sea necesario hacer otros exámenes para determinar si tu cáncer se ha extendido a tus nódulos linfáticos u otras áreas de tu cuerpo.

Los exámenes pueden incluir una exploración por tomografía computarizada, una exploración con tomografía por emisión de positrones, y una exploración ósea. No todos necesitan todos los exámenes, así que tu doctor seleccionará los más adecuados basándose en tu situación en particular.

Tu médico usa la información que resulte de estos exámenes para asignar una etapa a tu cáncer. Las etapas de tu cáncer se indican con números romanos. En la etapa IV se considera que el cáncer es avanzado y que se ha extendido a otras áreas del cuerpo.

El sistema de etapas para el cáncer continúa evolucionando y se está volviendo más complejo al mejorar los médicos el diagnóstico y tratamiento del cáncer. Tu doctor usa tu etapa de cáncer para seleccionar los tratamientos que sean mejores para ti.

Tratamiento

El tratamiento del cáncer de mama inflamatorio, por lo general, comienza con quimioterapia y luego sigue con cirugía y radioterapia. Es posible que se administren otros tratamientos si las pruebas de las células cancerosas revelan que los tratamientos adicionales pueden ser beneficiosos.

Quimioterapia

En la quimioterapia, se usan sustancias químicas para eliminar las células cancerosas. Los medicamentos de la quimioterapia se pueden recibir a través de una vena del brazo (por vía intravenosa), en pastillas o de ambas formas.

Por lo general, la quimioterapia se aplica antes de la cirugía del cáncer de mama inflamatorio. Este tratamiento prequirúrgico, llamado «terapia neoadyuvante», tiene por objeto reducir el tamaño del cáncer antes de la operación y aumentar la posibilidad de que la cirugía sea exitosa. La quimioterapia también puede aplicarse después de la cirugía.

Cirugía

Después de la quimioterapia, probablemente te sometas a una operación para extraer la mama afectada (mastectomía). Este procedimiento, que se utiliza mayormente en casos de cáncer de mama inflamatorio, es una mastectomía radical modificada, que comprende la extirpación de toda la mama y de varios ganglios linfáticos cercanos. Se analizan los ganglios linfáticos para detectar signos de cáncer.

Radioterapia

La radioterapia utiliza haces de gran potencia, como rayos X y protones, para matar las células cancerosas. Durante la radioterapia, estás recostada en una camilla mientras una máquina de gran tamaño se mueve a tu alrededor y dirige haces de energía al cáncer.

La radioterapia se puede utilizar después de la quimioterapia y de la cirugía para eliminar cualquier célula cancerosa que hubiera quedado alrededor de la mama y debajo del brazo.

Terapia dirigida

Las terapias dirigidas eliminan el cáncer centrándose en las vulnerabilidades particulares de las células cancerosas.

Los medicamentos trastuzumab (Herceptin) y pertuzumab (Perjeta) pueden ser opciones de tratamiento de las células del cáncer de mama inflamatorio que tienen una determinada mutación genética. Estos medicamentos atacan a una proteína denominada «HER2» que hace que algunas células del cáncer de mama inflamatorio proliferen y sobrevivan. Si las células del cáncer de mama inflamatorio producen demasiado receptor 2 de factor de crecimiento epidérmico humano (HER2), el trastuzumab y el pertuzumab pueden ayudar a bloquear esa proteína y hacer que las células cancerosas mueran.

El trastuzumab y el pertuzumab pueden combinarse con quimioterapia.

Terapia hormonal

Si el cáncer de mama inflamatorio es sensible a las hormonas, quizás el médico te recomiende la terapia hormonal.

Algunos de los tratamientos de terapia hormonal son:

  • Medicamentos que impiden que las hormonas se adhieran a las células cancerosas. El tamoxifeno es un tipo de medicamento llamado «modulador selectivo de los receptores de estrógeno». El modulador selectivo de los receptores de estrógeno actúa impidiendo que cualquier estrógeno presente en el organismo se adhiera al receptor de estrógeno que se encuentra en las células cancerosas, lo que lentifica el crecimiento de los tumores y elimina las células tumorales. El tamoxifeno se puede administrar a mujeres pre menopaúsicas y posmenopáusicas.
  • Medicamentos que impiden que el organismo produzca estrógeno después de la menopausia. Estos medicamentos, denominados «inhibidores de la aromatasa» impiden la actividad de una enzima que convierte los andrógenos del organismo en estrógeno. Estos medicamentos son eficaces solamente en las mujeres posmenopáusicas. Algunos de los inhibidores de la aromatasa son el anastrozol (Arimidex), el letrozol (Femara) y el exemestano (Aromasin).

Cuidados paliativos (atención compasiva)

Los cuidados paliativos consisten en atención médica especializada que se centra en proporcionar alivio del dolor y de otros síntomas de una enfermedad grave. Los especialistas en cuidados paliativos trabajan contigo, tu familia y tus otros médicos para proporcionar un nivel de apoyo adicional que complemente tu atención continua. Puedes recibir cuidados paliativos mientras te sometes a otros tratamientos agresivos, como una cirugía, quimioterapia o radioterapia.

Cuando los cuidados paliativos se usan junto con todos los otros tratamientos que correspondan, las personas que tienen cáncer pueden sentirse mejor y vivir más tiempo.

Los cuidados paliativos provienen de un equipo de médicos, personal de enfermería y otros profesionales especialmente capacitados. Los equipos de cuidados paliativos buscan mejorar la calidad de vida de las personas con cáncer y la de sus familias. Esta forma de atención se ofrece junto con los tratamientos curativos o de otro tipo que puedas estar recibiendo.

Estrategias de afrontamiento, y apoyo

El cáncer de mama inflamatorio avanza rápidamente. A veces, esto significa que podrías tener que empezar el tratamiento antes de que tengas tiempo de pensar en lo que tienes que enfrentar. Esto puede ocasionar una sensación abrumadora. Para afrontarla, intenta lo siguiente:

  • Aprende lo suficiente acerca del cáncer de mama inflamatorio para tomar las decisiones relativas al tratamiento. Pídele a tu médico información acerca del cáncer y del tratamiento. Pregúntale en qué estadio se encuentra el cáncer y qué opciones de tratamiento tienes. También pregúntale al médico sobre las buenas fuentes de información de las que puedes aprender más. Algunos ejemplos de organizaciones confiables de las que se puede obtener información acerca del cáncer son el Instituto Nacional del Cáncer (National Cancer Institute) y la Sociedad Americana contra el Cáncer (American Cancer Society).
  • Buscar apoyo. Cuando comiences el tratamiento oncológico, conversar acerca de lo que sientes podría brindarte consuelo. Quizás tengas algún amigo cercano o familiar que sepa escuchar. O pídele a tu médico que te derive a un consejero que trabaje con personas a quienes les han diagnosticado cáncer.
  • Conéctate con otras personas a quienes les hayan diagnosticado cáncer. Otras personas con cáncer pueden proporcionarte una fuente única de apoyo. Los pacientes con cáncer pueden ofrecer consejos prácticos acerca de qué puedes esperar y cómo afrontar el tratamiento. Pídele al médico información acerca de los grupos de apoyo de tu comunidad. O visita los foros de mensajes en línea de organizaciones como la Sociedad Americana contra el Cáncer o BreastCancer.org.

Preparación antes de la cita

Comienza por consultar a tu médico de cabecera o profesional de salud si tienes algún signo o síntoma que te preocupa. Si te diagnostican cáncer de mama inflamatorio, es posible que te deriven a un médico que se especializa en el tratamiento del cáncer (oncólogo).

Como las consultas pueden ser breves y suele haber mucho por hablar, es aconsejable ir bien preparado. A continuación, encontrarás información que te ayudará a prepararte para la consulta y a saber qué debes esperar del médico.

Qué puedes hacer

  • Ten en cuenta cualquier restricción previa a la consulta. Cuando programes la consulta, pregunta si hay algo que debas hacer con anticipación, como por ejemplo restringir tu dieta.
  • Anota cualquier síntoma que tengas, incluso los que parezcan no tener relación con el motivo por el cual programaste la consulta.
  • Anota tu información personal más importante, incluso lo que te genere mayor estrés o cualquier cambio reciente en tu vida.
  • Haz una lista de todos los medicamentos, vitaminas o suplementos que tomes.
  • Considera pedirle a un familiar o a un amigo de confianza que te acompañe. En ocasiones, puede ser difícil recordar toda la información que se proporciona durante una consulta. La persona que te acompañe puede recordar algún detalle que hayas pasado por alto u olvidado.
  • Escribe preguntas para hacerle al médico.

Tu tiempo con el médico es limitado; por eso preparar una lista de preguntas te puede ayudar a aprovechar al máximo el tiempo juntos. Ordena las preguntas de la más importante a la menos importante, por si se acaba el tiempo. En el caso del cáncer de mama inflamatorio, algunas preguntas básicas para hacerle al médico son:

  • ¿Tengo cáncer de mama inflamatorio?
  • ¿Se extendió más allá de la mama?
  • ¿Tengo que hacerme más pruebas?
  • ¿Puedo llevarme una copia de mi informe de patología?
  • ¿Cuáles son mis opciones de tratamiento?
  • ¿Cuáles son los posibles riesgos de cada opción de tratamiento?
  • ¿Algún tratamiento podrá curar el cáncer de mama inflamatorio que tengo?
  • ¿Consideras que hay un tratamiento que sea el más adecuado para mí?
  • ¿Qué le recomendarías a un amigo o familiar en mi situación?
  • ¿Cuánto tiempo puedo tomarme para elegir un tratamiento?
  • ¿Cómo afectará el tratamiento oncológico mi vida cotidiana?
  • ¿Debería consultar a un especialista? ¿Cuánto costará? ¿Lo cubrirá mi seguro?
  • ¿Hay algún folleto u otro material impreso que pueda llevarme? ¿Qué sitios web recomiendas?

Además de las preguntas que hayas preparado para hacerle al médico, no dudes en hacerle otras durante la consulta.

Qué esperar del médico

Es probable que el médico te haga una serie de preguntas. Estar listo para responderlas puede darte más tiempo para abordar los puntos que quieras tratar. El médico puede preguntarte:

  • ¿Cuándo comenzaste a tener los síntomas?
  • ¿Los síntomas han sido continuos u ocasionales?
  • ¿Cuán intensos son los síntomas?
  • ¿Existe algo que, al parecer, mejore los síntomas?
  • ¿Existe algo que, al parecer, esté empeorando los síntomas?

Last Updated Mar 6, 2018


Content from Mayo Clinic ©1998-2020 Mayo Foundation for Medical Education and Research (MFMER). All rights reserved. Terms of Use