Cáncer de paladar blando

Perspectiva general

El cáncer del paladar blando comienza en las células del paladar blando. Dicho paladar está ubicado en la parte superior del área posterior de la boca, detrás de los dientes.

El cáncer del paladar blando se considera un tipo de cáncer de garganta. Los médicos tratan este cáncer de un modo similar al de otros tipos de cáncer, es decir, con una combinación de cirugía, radioterapia y quimioterapia.

Partes de la boca, inclusive el paladar blando, el paladar duro, la úvula y la lengua.

El paladar blando se encuentra en la parte superior de la parte posterior de la boca, detrás de los dientes.

Síntomas

Estos son algunos signos y síntomas del cáncer del paladar blando:

  • Hemorragia
  • Dificultad para tragar
  • Dificultad para hablar
  • Mal aliento
  • Dolor en la boca
  • Úlceras en la boca que no sanan
  • Dientes flojos
  • Dolor al tragar
  • Pérdida de peso
  • Dolor de oído
  • Hinchazón en el cuello que puede doler
  • Manchas blancas en la boca que no desaparecen

Cuándo debes consultar con un médico

Habla con el médico o dentista acerca de cualquier signo o síntoma persistente que te preocupe.

Causas

El cáncer de paladar blando se forma cuando una mutación genética convierte las células normales y sanas en células anormales. Las células sanas crecen y se multiplican a una cierta velocidad, y finalmente mueren en un momento determinado. Las células anormales crecen y se multiplican de manera descontrolada, y no mueren. Las células anormales acumuladas forman una masa (tumor). Las células cancerosas invaden los tejidos cercanos y pueden separarse de un tumor inicial para diseminarse (hacer metástasis) a otras partes del cuerpo.

Factores de riesgo

Las cosas que pueden aumentar el riesgo de cáncer de paladar blando incluyen:

  • Usar tabaco.
  • Consumir bebidas alcohólicas
  • Estar infectado con el virus del papiloma humano (VPH)
  • Tomar medicamentos que inhiben el sistema inmunitario

Si consumes tabaco y bebes alcohol, tu riesgo es aún mayor.

Prevención

Las formas de reducir el riesgo de cáncer de paladar blando incluyen las siguientes:

  • No consumas tabaco. Si no usas tabaco, no empieces. Si actualmente usas tabaco de cualquier tipo, habla con tu médico acerca de estrategias que te ayuden a dejar de fumar.
  • Limita el consumo de alcohol si eliges beber. Si eliges beber alcohol, hazlo con moderación. Para los adultos saludables, beber con moderación significa una bebida al día para las mujeres y hasta dos bebidas al día para los hombres.
  • Consigue atención dental regular. Durante la cita, el dentista te revisará la boca para detectar signos de cáncer y cambios precancerosos.
  • Considera vacunarte contra el virus del papiloma humano. Si te aplicas una vacuna para prevenir la infección por el virus del papiloma humano, podrás reducir el riesgo de cáncer relacionado con el virus del papiloma humano, como el cáncer del paladar blando. Pregúntale a tu médico si la vacuna contra el virus del papiloma humano es adecuada para ti.

Diagnóstico

Algunas pruebas y procedimientos para diagnosticar el cáncer del paladar blando son los siguientes:

  • Examen del paladar blando. El médico usará un espejo o una cámara pequeña para examinar el paladar blando y otras partes de la garganta.
  • Extracción de muestra de tejido para análisis. El médico extirpará un área de tejido sospechoso y la enviará a un laboratorio para su análisis. En el laboratorio, médicos especialmente capacitados (patólogos) buscarán signos de cáncer.
  • Estudios de diagnóstico por imágenes. Para comprender mejor el tamaño del cáncer y saber si podría haberse extendido más allá del paladar blando, el médico puede recomendar estudios de diagnóstico por imágenes, tales como la tomografía computarizada (TC), la resonancia magnética (RM) y la tomografía por emisión de positrones (TEP).

Tratamiento

El tratamiento para un cáncer del paladar blando depende de numerosos factores, por ejemplo, el tamaño y la ubicación del cáncer, tu salud general y tus preferencias.

Entre las opciones de tratamiento se encuentran:

  • Cirugía. El objetivo de la cirugía es extirpar el cáncer tanto como sea posible. Si el cáncer es pequeño, puede extraerse durante una operación breve que no requiera hospitalización. Un cáncer más grande podría requerir operaciones más prolongadas. Cuando el cáncer se extiende a los ganglios linfáticos del cuello, es posible que estos deban extraerse.
  • Radioterapia. La radiación utiliza haces de energía intensa, como rayos X y protones, para destruir las células cancerosas. La radioterapia puede usarse sola o en combinación con quimioterapia o cirugía para el tratamiento del cáncer de paladar blando en todas sus etapas.
  • Quimioterapia. En la quimioterapia, se utilizan medicamentos para destruir las células cancerosas. La quimioterapia puede combinarse con la radioterapia.
  • Cirugía reparadora. Dependiendo de dónde se localice el cáncer y de qué tan lejos se haya diseminado, puede ser necesaria la cirugía reconstructiva.
  • Servicios de rehabilitación. Los especialistas de rehabilitación en tratamiento de defectos del habla, tratamiento de deglución, nutrición, fisioterapia y terapia ocupacional colaboran con la rehabilitación que podría hacer falta después de la cirugía o la radioterapia.
  • Cuidados paliativos. Los cuidados paliativos se tratan de atención médica especializada que se concentra en brindar alivio del dolor y de otros síntomas de una enfermedad seria. Los especialistas en cuidados paliativos trabajan contigo, con tu familia y con tus otros médicos para brindar un apoyo adicional que complementa tu atención en curso.

Estrategias de afrontamiento, y apoyo

Un diagnóstico de cáncer puede ser abrumador y aterrador. Puedes sentirte más en control si tomas un papel activo en el cuidado de tu salud. Para ayudarte a afrontarlo, intenta lo siguiente:

  • Obtén información suficiente para tomar decisiones sobre tu atención médica. Pregúntale a tu médico sobre tu cáncer; incluido el estadio del cáncer, tus opciones de tratamiento y, si lo deseas, tu pronóstico. Cuanto más sepas sobre el cáncer, más confianza tendrás para tomar decisiones sobre el tratamiento.
  • Mantén la compañía de tus familiares y amigos. Mantenerte cerca de las personas con las que tienes una relación estrecha te ayudará a lidiar con el cáncer. Los familiares y amigos pueden brindar el apoyo práctico que necesitas, como ayudarte a cuidar tu hogar si te encuentras en el hospital. Pueden ser un apoyo emocional cuando te sientas abrumado por el cáncer.
  • Busca a alguien con quien hablar. Busca a una persona que sepa escuchar, con quien puedas hablar sobre tus esperanzas y temores. Puede ser un familiar o un amigo. También podrían resultar útiles el interés y la comprensión de un terapeuta, asistente social médico, miembro de la iglesia o grupo de apoyo para personas con cáncer.

    Pregúntale a tu médico sobre los grupos de apoyo en tu área o comunícate con organizaciones de lucha contra el cáncer, como el Instituto Nacional del Cáncer o la Sociedad Americana contra el Cáncer.

Preparación antes de la cita

Pide una cita con tu médico o dentista si tienes cualquier signo o síntoma que te preocupe.

Si el médico o dentista consideran que puedes tener cáncer del paladar blando, es posible que te remitan a un dentista que se especializa en enfermedades de las encías y tejido relacionado en la boca (periodoncista) o a un médico que se especializa en enfermedades que afectan los oídos, la nariz y la garganta (especialista en ORL u otorrinolaringólogo).

Como las consultas pueden ser breves y suele haber mucho para hablar, es aconsejable ir bien preparado. Aquí te damos algo de información que te ayudará a prepararte.

Qué puedes hacer

  • Ten en cuenta las restricciones que debes cumplir antes de asistir a la consulta. Cuando programes la consulta, asegúrate de preguntar si hay algo que debas hacer con anticipación, como restringir tu dieta.
  • Anota los síntomas que presentes; incluye aquellos que parezcan no estar relacionados con el motivo por el que programaste la consulta.
  • Anota tu información personal más importante, incluso lo que te genere mayor estrés o cualquier cambio reciente en tu vida.
  • Haz una lista de todos los medicamentos, vitaminas y suplementos que tomes.
  • Pídele a un familiar o a un amigo que te acompañe. En ocasiones, puede ser difícil recordar toda la información que se proporciona durante una consulta. La persona que te acompañe puede recordar algún detalle que hayas pasado por alto u olvidado.
  • Escribe preguntas para hacerle al médico.

Tu tiempo con el médico es limitado; por eso preparar una lista de preguntas te puede ayudar a aprovechar al máximo el tiempo juntos. Organiza tus preguntas de la más a la menos importante en caso de que se acabe el tiempo. En el caso del cáncer del paladar blando, algunas preguntas básicas para hacerle a tu médico son las siguientes:

  • ¿En qué estadio está el cáncer que tengo?
  • ¿Qué otras pruebas necesito hacerme?
  • ¿Cuáles son mis opciones de tratamiento?
  • ¿Hay algún tratamiento que sea mejor para mi tipo y etapa de cáncer?
  • ¿Cuáles son los efectos secundarios potenciales para cada tratamiento?
  • ¿Debo pedir una segunda opinión? ¿Puede darme los nombres de los especialistas que usted recomienda?
  • ¿Soy elegible para los ensayos clínicos?
  • ¿Hay algún folleto u otro material impreso que pueda llevarme? ¿Qué sitios web me recomienda?
  • ¿Qué determinará si debo programar una visita de seguimiento?

Qué esperar de tu médico

Es probable que el médico te haga varias preguntas. Estar listo para responderlas puede dejar tiempo para repasar los puntos a los que quieras dedicarles más tiempo. El médico podría hacerte estas preguntas:

  • ¿Cuándo comenzaste a tener los síntomas?
  • ¿Los síntomas han sido continuos u ocasionales?
  • ¿Cuán intensos son los síntomas?
  • ¿Existe algo que, al parecer, mejore los síntomas?
  • ¿Existe algo que, al parecer, empeore los síntomas?

Last Updated Dec 14, 2019


Content from Mayo Clinic ©1998-2020 Mayo Foundation for Medical Education and Research (MFMER). All rights reserved. Terms of Use