Cáncer del intestino delgado

Perspectiva general

El cáncer de intestino delgado es un tipo de cáncer poco común que ocurre en el intestino delgado. El intestino delgado es un tubo largo que transporta la comida digerida entre el estómago y el intestino grueso (colon).

El intestino delgado es responsable de digerir y absorber los nutrientes de los alimentos que consumes. Produce hormonas que ayudan a la digestión. El intestino delgado también juega un papel en el sistema inmunitario del cuerpo que combate los gérmenes, ya que contiene células que combaten las bacterias y los virus que ingresan al cuerpo a través de la boca.

Algunos tipos de cáncer de intestino delgado son los siguientes:

  • Adenocarcinoma
  • Tumores neuroendocrinos, incluidos los tumores carcinoides y paraganglioma
  • Linfoma
  • Sarcoma, incluido el tumor estromal gastrointestinal (TEGI)

Las opciones de tratamiento más adecuadas dependen del tipo de cáncer y la etapa en la que se encuentre.

Intestino delgado: duodeno, yeyuno e íleon

El intestino delgado va desde el estómago hasta el intestino grueso (colon). El intestino delgado tiene tres secciones: el duodeno, el yeyuno y el íleon.

Síntomas

Los signos y síntomas del cáncer de intestino delgado incluyen los siguientes:

  • Dolor abdominal
  • Color amarillento en la piel y en la parte blanca de los ojos (ictericia)
  • Sentirse inusualmente débil o cansado
  • Náuseas
  • Vómitos
  • Pérdida de peso sin proponértelo
  • Sangre en las heces, que puede ser rojas o negras
  • Diarrea líquida
  • Enrojecimiento de la piel

Causas

Los médicos no saben exactamente qué provoca la mayoría de los cánceres del intestino delgado.

En general, el cáncer del intestino delgado comienza cuando las células sanas del intestino delgado sufren cambios (mutaciones) en su ADN. El ADN de una célula contiene instrucciones que le indican a la célula qué funciones realizar.

Las células sanas crecen y se dividen de manera ordenada para mantener el funcionamiento normal del cuerpo. Pero cuando el ADN de una célula sufre un daño y se vuelve canceroso, las células continúan dividiéndose, incluso cuando no se necesitan nuevas células. A medida que estas células se acumulan, forman un tumor.

Con el tiempo, las células cancerosas pueden crecer hasta invadir y destruir el tejido normal cercano. Las células cancerosas también pueden diseminarse (hacer metástasis) a otras partes del cuerpo.

Factores de riesgo

Estos son algunos factores que pueden aumentar el riesgo de padecer cáncer del intestino delgado:

  • Las mutaciones genéticas se transmiten a través de las familias. Algunas mutaciones genéticas que se heredan de los padres pueden aumentar el riesgo de cáncer del intestino delgado y otros tipos de cáncer. Algunos ejemplos incluyen el síndrome de Lynch, la poliposis adenomatosa familiar (PAF) y el síndrome de Peutz-Jeghers.
  • Otras enfermedades intestinales. Otras enfermedades y afecciones que afectan los intestinos pueden aumentar el riesgo de cáncer del intestino delgado, incluidas la enfermedad de Crohn, la enfermedad intestinal inflamatoria y la enfermedad celíaca.
  • Sistema inmunitario debilitado. Si el sistema inmunitario de tu cuerpo que combate los gérmenes está debilitado, puedes tener un mayor riesgo de padecer cáncer del intestino delgado. Los ejemplos incluyen a las personas con infección por VIH y a aquellas que toman medicamentos contra el rechazo después de un trasplante de órgano.

Complicaciones

El cáncer del intestino delgado puede causar complicaciones, entre ellas:

  • Un mayor riesgo de otros tipos de cáncer. Las personas que tienen cáncer del intestino delgado corren un mayor riesgo de tener otros tipos de cáncer, incluidos aquellos que afectan el colon, el recto, los ovarios y el revestimiento del útero (endometrio).
  • Cáncer que se disemina a otras partes del cuerpo. El cáncer avanzado del intestino delgado puede propagarse (hacer metástasis) a otras partes del cuerpo, con mayor frecuencia al hígado.

Prevención

No queda claro qué es lo que puede ayudar a reducir el riesgo de cáncer del intestino delgado, ya que es muy poco común. Si estás interesado en reducir el riesgo de cáncer en general, esto puede ser útil:

  • Come una variedad de frutas, verduras y cereales integrales. Las frutas, verduras y cereales integrales contienen vitaminas, minerales, fibra y antioxidantes, que pueden ayudar a reducir tu riesgo de cáncer y otras enfermedades. Elige frutas y verduras variadas para obtener diferentes vitaminas y nutrientes.
  • Si bebes alcohol, hazlo con moderación. Si decides beber alcohol, limita la cantidad que bebes a no más de una bebida al día para mujeres de todas las edades y hombres mayores de 65 años, y hasta dos bebidas al día para hombres menores de 65 años.
  • Deja de fumar. Habla con tu médico acerca de las maneras de dejar de fumar que pueden darte resultado.
  • Haz ejercicio la mayoría de los días de la semana. Trata de hacer al menos 30 minutos de ejercicio la mayoría de los días. Si has estado inactivo, comienza despacio y aumenta gradualmente hasta llegar a los 30 minutos. Además, habla con tu médico antes de comenzar cualquier programa de ejercicio.
  • Mantén un peso saludable. Si tienes un peso saludable, trabaja para mantenerlo combinando una dieta saludable con ejercicio diario. Si necesitas perder peso, pregúntale a tu médico acerca de las maneras saludables de lograr este objetivo. Intenta perder peso lentamente aumentando la cantidad de ejercicio que haces y reduciendo el número de calorías que consumes.

Diagnóstico

El cáncer de intestino delgado es difícil de diagnosticar. Por eso, las personas que presentan indicios de padecer cáncer de intestino delgado suelen someterse a varios análisis y procedimientos para encontrar el cáncer o descartarlo.

Pruebas de diagnóstico por imágenes

Las pruebas de diagnóstico por imágenes usan máquinas para crear imágenes del cuerpo y buscar signos de cáncer de intestino delgado. Estas son algunas pruebas de diagnóstico por imágenes para diagnosticar el cáncer de intestino delgado:

  • TC
  • RM
  • Tomografía por emisión de positrones (TEP)
  • Radiografías del sistema digestivo superior y del intestino delgado después de beber una solución que contiene bario (serie gastrointestinal superior con seguimiento del intestino delgado)
  • Pruebas de medicina nuclear, que utilizan una pequeña cantidad de marcador radioactivo para mejorar las pruebas de diagnóstico por imágenes

Exámenes para ver el interior de tu intestino delgado

Los exámenes endoscópicos consisten en colocar una cámara en el interior de tu intestino delgado para que el médico pueda examinar las paredes internas. Estos exámenes pueden incluir:

  • Endoscopia superior
  • Endoscopia capsular, a veces llamada píldora con cámara
  • Enteroscopia de un solo balón
  • Enteroscopia de doble balón
  • Enteroscopia espiral

A excepción de la endoscopia capsular, los exámenes endoscópicos les permiten a los médicos introducir herramientas especiales en el intestino delgado para extraer muestras de tejido y someterlas a análisis.

Cirugía

En ocasiones, el cáncer de intestino delgado aparece en lugares muy difíciles de detectar con los análisis. En estos casos, es posible que el médico recomiende una cirugía para detectar signos de cáncer en el intestino delgado y en el área que lo rodea.

La cirugía puede suponer un corte (incisión) grande en el abdomen (laparatomía) o bien varios cortes pequeños (laparoscopia).

Durante una laparoscopia, el cirujano introduce instrumentos quirúrgicos especiales y una videocámara en los cortes. La cámara le permite al cirujano mover correctamente los instrumentos para ver el interior del abdomen.

Tratamiento

El tratamiento para el cáncer de intestino delgado depende del tipo de cáncer y de la etapa en la que se encuentre. Las opciones pueden ser las siguientes:

  • Cirugía. Si es posible, los cirujanos intentan extraer todo el cáncer de intestino delgado. Si el cáncer afecta una pequeña parte del intestino delgado, los cirujanos pueden extraer esa parte y unir los extremos restantes del intestino. En algunos casos, es necesario extraer todo el intestino delgado.

    Si no es posible extraer el cáncer, los cirujanos pueden realizar un bypass para liberar un bloqueo en el intestino delgado.

  • Quimioterapia. En la quimioterapia, se utilizan fuertes medicamentos para destruir las células cancerosas. La quimioterapia generalmente implica una combinación de medicamentos que matan las células de crecimiento rápido, incluidas las células cancerosas. Típicamente se administra a través de una vena en el brazo, pero también puede ser en forma de píldora.

    Para el cáncer del intestino delgado, se podría recomendar la quimioterapia después de la cirugía si existe el riesgo de que el cáncer reaparezca. Para el cáncer avanzado, la quimioterapia podría ayudar a aliviar los signos y síntomas.

  • Terapia con medicamentos con diana específica. Los tratamientos con medicamentos con diana específica se enfocan en debilidades específicas presentes dentro de las células cancerosas. Al bloquear estas debilidades, los tratamientos con medicamentos con diana específica pueden producir la muerte de las células cancerosas. Los medicamentos con diana específica podrían usarse para ciertos tipos de cáncer del intestino delgado, incluido el tumor estromal gastrointestinal (TEGI) y el linfoma.
  • Inmunoterapia. La inmunoterapia es una farmacoterapia que ayuda al sistema inmunitario a combatir el cáncer. El sistema inmunitario de tu cuerpo podría no atacar el cáncer porque las células cancerosas producen proteínas que cegarán a las células del sistema inmunitario. La inmunoterapia funciona al interferir en ese proceso. La inmunoterapia podría ser una opción para el cáncer avanzado del intestino delgado si las pruebas muestran que las células cancerosas pueden responder a este tipo de tratamiento.

Estrategias de afrontamiento, y apoyo

Con el tiempo, encontrarás lo que te ayude a lidiar con la incertidumbre y la angustia de un diagnóstico de cáncer del intestino delgado. Hasta ese momento, los siguientes consejos quizás puedan ayudarte:

  • Aprende lo suficiente sobre el cáncer del intestino delgado como para tomar decisiones sobre tu cuidado. Pregúntale al médico acerca de tu cáncer, y pide también los resultados de tus exámenes, las opciones de tratamiento y, si así lo deseas, tu pronóstico. A medida que te informes más sobre el cáncer del intestino delgado, puedes tener más seguridad cuando tomes decisiones sobre el tratamiento.
  • Mantén cerca a tus familiares y amigos. Fortalecer tus relaciones cercanas te ayudará a lidiar con el cáncer del intestino delgado. Los familiares y amigos pueden darte el apoyo práctico que necesitas, como ayudarte a cuidar tu casa si te encuentras en el hospital. Pueden ser un apoyo emocional cuando te sientas abrumado por el cáncer.
  • Busca a alguien con quien hablar. Busca a una persona que sepa escuchar y que esté dispuesta a escucharte hablar sobre tus esperanzas y temores. Puede ser un familiar o un amigo. También podrían resultar útiles el interés y comprensión de un terapeuta, asistente social médico, miembro de la iglesia o grupo de apoyo para personas con cáncer.

    Pídele al médico que te brinde información acerca de los grupos de apoyo de tu zona. Otras fuentes de información son el Instituto Nacional del Cáncer y la Sociedad Americana contra el Cáncer.

Preparación antes de la cita

Solicita una consulta con el médico si tienes signos o síntomas que te preocupan. Si el médico sospecha que podrías tener cáncer, es posible que se te remita a un especialista.

A continuación, se presenta información que te ayudará a prepararte para tu consulta.

Qué puedes hacer

Cuando programes la consulta, pregunta si hay algo que debas hacer con anticipación, como ayunar antes de una prueba determinada. Prepara una lista de lo siguiente:

  • Los síntomas, incluidos aquellos que quizás no parezcan relacionados con el motivo de la consulta
  • Información personal esencial, incluidas las situaciones de estrés importantes, cambios recientes en tu vida y antecedentes médicos familiares
  • Todos los medicamentos, vitaminas u otros suplementos que tomes, incluidas las dosis
  • Las preguntas para hacerle al médico

Piensa en traer a un familiar o amigo para que te ayude a recordar la información que te han dado.

Para el cáncer del intestino delgado, algunas preguntas básicas para hacerle a tu médico incluyen:

  • ¿Qué puede estar provocando mis síntomas?
  • Además de la causa más probable, ¿cuáles serían otras causas posibles de mis síntomas?
  • ¿Qué pruebas necesito hacerme?
  • ¿Cuál es el mejor plan de acción?
  • ¿Cuáles son las alternativas al enfoque primario que me indica?
  • Tengo otros problemas de salud. ¿Cuál es la mejor manera de controlarlos a todos juntos?
  • ¿Hay alguna restricción que deba seguir?
  • ¿Debería consultar con un especialista?
  • ¿Hay folletos u otro material impreso que pueda llevarme? ¿Qué sitios web me recomienda?

No dudes en hacer otras preguntas.

Qué esperar del médico

Es probable que el médico te haga varias preguntas, como las siguientes:

  • ¿Cuándo comenzaron los síntomas?
  • ¿Los síntomas han sido continuos u ocasionales?
  • ¿Cuán intensos son los síntomas?
  • ¿Existe algo que, al parecer, mejore los síntomas?
  • ¿Existe algo que, al parecer, empeore los síntomas?

Last Updated Dec 14, 2019


Content from Mayo Clinic ©1998-2020 Mayo Foundation for Medical Education and Research (MFMER). All rights reserved. Terms of Use