Candidosis vaginal

Perspectiva general

Una infección por hongos vaginales es una infección micótica que provoca irritación, flujo e intensa picazón en la vagina y la vulva, los tejidos que se encuentran en la apertura vaginal.

La infección por hongos vaginales, también denominada candidiasis vaginal, afecta hasta 3 de cada 4 mujeres en algún momento de la vida. Muchas mujeres padecen al menos dos episodios.

La infección por hongos vaginales no se considera una enfermedad de transmisión sexual. Sin embargo, existe un mayor riesgo de infección por hongos vaginales al tener actividad sexual regular por primera vez. También hay indicios de que las infecciones pueden relacionarse con el contacto entre la boca y los genitales (sexo oral-genital).

Los medicamentos pueden tratar las infecciones por hongos vaginales de manera eficaz. Si tienes infecciones por hongos recurrentes (cuatro o más en el plazo de un año), es posible que necesites un tratamiento más largo y un plan de mantenimiento.

Síntomas

Los síntomas de la candidosis vaginal pueden ser de leves a moderados y comprender los siguientes:

  • Picazón e irritación de la vagina y la vulva
  • Sensación de ardor, especialmente durante las relaciones sexuales o al orinar
  • Enrojecimiento o inflamación de la vulva
  • Dolores y molestias vaginales
  • Sarpullido vaginal
  • Secreción vaginal espesa, blanca y sin olor, con aspecto similar al queso cottage
  • Secreción vaginal acuosa

Candidiasis complicada

Es posible que tengas candidiasis complicada si:

  • Tienes signos y síntomas graves, como enrojecimiento extenso, hinchazón y picazón que pueden provocar desgarros, grietas o llagas
  • Has tenido cuatro o más infecciones por cándida en un año
  • La infección es causada por un tipo de hongo menos típico
  • Estás embarazada
  • Tienes diabetes no controlada
  • Tu sistema inmunitario está debilitado debido a ciertos medicamentos o afecciones, como la infección por VIH

Cuándo debes consultar con un médico

Solicita una consulta con tu médico en los siguientes casos:

  • Esta es la primera vez que tienes síntomas de candidosis vaginal.
  • No estás segura de si tienes candidosis vaginal.
  • Los síntomas no desparecen después de un tratamiento con supositorios o cremas vaginales antifúngicos de venta libre.
  • Has desarrollado otros síntomas.

Causas

El hongo Candida albicans es responsable de la mayoría de las infecciones por hongos vaginales.

Tu vagina naturalmente contiene una mezcla equilibrada de hongos, entre ellos cándida, y bacterias. Ciertas bacterias (lactobacillus) actúan para evitar el crecimiento excesivo de hongos.

Sin embargo, ese equilibrio puede perturbarse. El crecimiento excesivo de cándida o la penetración del hongo en capas celulares vaginales más profundas provocan los signos y síntomas de una infección por hongos.

El crecimiento excesivo de hongos puede ser causado por lo siguiente:

  • Uso de antibióticos, que provoca un desequilibrio en la flora vaginal natural
  • Embarazo
  • Diabetes no controlada
  • Sistema inmunitario deteriorado
  • Consumo de anticonceptivos orales o terapia hormonal que aumenta los niveles de estrógeno

Candida albicans es el tipo de hongo que más comúnmente provoca infecciones por hongos. Las infecciones por hongos provocadas por otros hongos de este tipo pueden ser más difíciles de tratar y generalmente requieren tratamiento más agresivo.

Factores de riesgo

Los factores que aumentan el riesgo de padecer candidiasis son los siguientes:

  • Uso de antibióticos. La candidiasis es frecuente en las mujeres que toman antibióticos. Los antibióticos de amplio espectro, que eliminan una serie de bacterias, también eliminan las bacterias saludables de la vagina, lo que produce un crecimiento excesivo de los hongos.
  • Aumento de los niveles de estrógeno. La candidiasis es más frecuente en las mujeres que tienen un nivel más alto de estrógeno. Esto puede ocurrir en las mujeres que están embarazadas o que toman pastillas anticonceptivas con altas dosis de estrógeno o que siguen un tratamiento hormonal con estrógeno.
  • Diabetes no controlada. Las mujeres con un nivel de azúcar en sangre no controlado correctamente tienen un mayor riesgo de contraer candidiasis que las mujeres con diabetes bien controlada.
  • Sistema inmunitario deteriorado. Las mujeres con un sistema inmunitario disminuido (debido a un tratamiento con corticoesteroides o a una infección por el VIH) son más propensas a contraer candidiasis.

Prevención

Para reducir el riesgo de infecciones vaginales por hongos, usa ropa interior con entrepierna de algodón y que no te quede muy ajustada.

Además, evitar lo que se menciona a continuación podría ayudarte:

  • Pantimedias ajustadas
  • Duchas, que eliminan algunas de las bacterias normales en la vagina que te protegen de las infecciones
  • Productos femeninos perfumados, tales como baño de espuma, toallas higiénicas y tampones.
  • Jacuzzis y baños muy calientes
  • Uso innecesario de antibióticos; por ejemplo, para resfríos u otras infecciones virales
  • Permanecer con ropa mojada, como trajes de baño y ropa deportiva, durante largos períodos de tiempo

Diagnóstico

Para diagnosticar una infección por hongos, el médico puede:

  • Hacerte preguntas sobre tus antecedentes médicos. Esto podría incluir la recopilación de información sobre infecciones vaginales pasadas o infecciones de transmisión sexual.
  • Realizarte un examen pélvico. El médico examina tus genitales externos para detectar signos de infección. Luego, el médico coloca un instrumento (espéculo) en tu vagina para mantener abiertas las paredes de la vagina y examinar la vagina y el cuello uterino en la parte inferior y más estrecha del útero.
  • Análisis de secreciones vaginales. El médico también puede enviar una muestra de fluido vaginal para realizar pruebas con el fin de determinar el tipo de hongo que causa la infección. La identificación del hongo puede ayudar a tu médico a prescribir un tratamiento más eficaz para las infecciones recurrentes por hongos.

Tratamiento

El tratamiento para la candidiasis depende de la gravedad y la frecuencia de las infecciones.

Para los síntomas leves a moderados y para los episodios poco frecuentes de candidiasis, es posible que el médico recomiende:

  • Tratamiento vaginal breve. Tomar un medicamento antifúngico durante tres a siete días generalmente curará la candidiasis. Los medicamentos antifúngicos, disponibles en cremas, ungüentos, tabletas y supositorios, incluyen el miconazol (Monistat 3) y el terconazol. Algunos de ellos son de venta libre y otros están disponibles solo con receta.
  • Medicamentos orales de dosis única. Es posible que el médico recete una dosis oral única de una sola aplicación de fluconazol (Diflucan). No se recomiendan los medicamentos orales si estás embarazada. Puedes tomar dos dosis únicas cada tres días para controlar los síntomas más graves.

Consulta con el médico de nuevo si los síntomas no desaparecen después del tratamiento o si vuelven a aparecer dentro de un plazo de dos meses.

Si presentas síntomas graves o si tienes candidiasis de manera frecuente, el médico puede recomendar lo siguiente:

  • Tratamiento vaginal prolongado. El médico podría indicar que tomes medicamentos antifúngicos a diario durante un máximo de dos semanas, y luego una dosis una vez por semana durante seis meses.
  • Medicamentos orales en dosis múltiples. Es posible que el médico recete dos o tres dosis de un medicamento antifúngico que debe tomarse por vía oral en lugar del tratamiento vaginal. No obstante, este tratamiento no se recomienda para las mujeres embarazadas.
  • Tratamiento para la resistencia al azol. El médico puede recomendar ácido bórico, una cápsula que se introduce en la vagina. Este medicamento puede ser mortal si se administra por vía oral y se utiliza solo para tratar el hongo Cándida que es resistente a los agentes antifúngicos.

Medicina alternativa

No se ha demostrado que ningún tratamiento complementario trate las infecciones vaginales por hongos. Algunas terapias complementarias y alternativas pueden aliviar los síntomas cuando se combinan con la atención del médico.

Habla con tu médico sobre los tratamientos alternativos para la infección vaginal por hongos que podrían ser seguros para ti.

Preparación antes de la cita

Si recibiste tratamiento por una infección por hongos anteriormente, es posible que el médico no necesite examinarte y te recete un tratamiento por teléfono. De lo contrario, es probable que debas consultar a un médico especialista en medicina general o a un ginecólogo.

Lo que puedes hacer

  • Haz una lista de cualquier síntoma que hayas tenido y por cuánto tiempo.
  • Toma nota de información esencial, incluidas otras enfermedades que tengas y los medicamentos y suplementos que tomes.
  • Evita usar tampones o duchas vaginales antes de la consulta.
  • Prepara una lista de preguntas para hacerle al médico.

Preguntas para hacerle al médico

  • ¿Necesito tomar medicamentos?
  • ¿Hay instrucciones especiales para tomar los medicamentos?
  • ¿Existe algún producto de venta libre que trate mi enfermedad?
  • ¿Qué puedo hacer si mis síntomas regresan luego del tratamiento?
  • ¿Cómo puedo prevenir las infecciones por cándida?
  • ¿Cuáles son los signos y síntomas a los que debo prestar atención?

Durante tu consulta, no dudes en formular todas las preguntas que se te ocurran.

Qué esperar de tu médico

Es probable que el médico te haga varias preguntas, incluidas las siguientes:

  • ¿Qué otros síntomas vaginales has tenido? ¿Hace cuánto tiempo que tienes los síntomas?
  • ¿Notas un olor vaginal intenso?
  • ¿Alguna vez recibiste tratamiento por una infección vaginal?
  • ¿Has probado productos de venta libre para tratar la enfermedad?
  • ¿Has tomado antibióticos recientemente?
  • ¿Tienes una vida sexual activa?
  • ¿Estás embarazada?
  • ¿Utilizas jabón perfumado o baño de espuma?
  • ¿Realizas duchas vaginales o utilizas spray para la higiene femenina?

Last Updated Jul 16, 2019


Content from Mayo Clinic ©1998-2019 Mayo Foundation for Medical Education and Research (MFMER). All rights reserved. Terms of Use