Cardiomiopatía dilatada

Perspectiva general

La miocardiopatía dilatada es una enfermedad del músculo cardíaco, que por lo general comienza en la cámara de bombeo principal del corazón (ventrículo izquierdo). El ventrículo se estira y se afina (dilatación) y no puede bombear sangre, así como lo puede hacer un corazón sano. El término "miocardiopatía" es un término general que se refiere a la anormalidad del propio músculo cardíaco.

La miocardiopatía dilatada podría no causar síntomas, pero para algunas personas puede ser potencialmente mortal. Una causa común de la insuficiencia cardíaca, la incapacidad del corazón para suministrar suficiente sangre al cuerpo, la miocardiopatía dilatada también puede contribuir a latidos irregulares (arritmias), coágulos sanguíneos o muerte súbita.

La enfermedad afecta a personas de todas las edades, incluidos bebés y niños, pero es más frecuente en hombres de 20 a 50 años.

Síntomas

Si tienes miocardiopatía dilatada, es probable que tengas signos y síntomas de insuficiencia cardíaca o arritmias que se producen por la enfermedad. Los signos y síntomas incluyen los siguientes:

  • Fatiga
  • Dificultad para respirar (disnea) cuando estás activo o acostado
  • Menor capacidad para hacer ejercicio
  • Hinchazón (edema) en las piernas, los tobillos y los pies
  • Hinchazón del abdomen debido a la acumulación de líquido (ascitis)
  • Dolor en el pecho
  • Sonidos adicionales o inusuales que se escuchan cuando late el corazón (soplos cardíacos)

Cuándo consultar al médico

Si tienes dificultad para respirar u otros síntomas de cardiomiopatía dilatada, consulta con el médico lo antes posible. Llama al 911 o al número local de emergencias si sientes dolor en el pecho por más de unos pocos minutos o tienes dificultad grave para respirar.

Si un familiar tiene cardiomiopatía dilatada, habla con tu médico para saber si tú o tus familiares deberían realizarse exámenes para detectar la enfermedad. La detección temprana mediante análisis genéticos puede beneficiar a las personas con formas hereditarias de cardiomiopatía dilatada que no tienen signos o síntomas evidentes.

Causas

A menudo, no puede determinarse la causa de la miocardiopatía dilatada. Sin embargo, numerosos factores pueden causar que el ventrículo izquierdo del corazón se dilate y se debilite, entre los que se incluyen los siguientes:

  • Diabetes
  • Obesidad
  • Presión arterial alta (hipertensión)
  • Abuso de alcohol
  • Ciertos medicamentos contra el cáncer
  • El consumo y abuso de la cocaína
  • Infecciones, incluidas aquellas que pueden producirse por bacterias, virus, hongos y parásitos
  • Exposición a toxinas, como plomo, mercurio y cobalto
  • Arritmias
  • Complicaciones en las últimas etapas del embarazo
Ilustración de la cardiomiopatía dilatada

En comparación con un corazón normal, la cardiomiopatía dilatada causa que las cámaras del corazón se agranden, lo que puede generar una insuficiencia cardíaca si no se trata.

Factores de riesgo

La miocardiopatía dilatada ocurre con mayor frecuencia en hombres, de 20 a 50 años. Pero también puede ocurrir en las mujeres. Otros factores de riesgo incluyen los siguientes:

  • Daño al músculo cardíaco por un ataque cardíaco
  • Antecedentes familiares de miocardiopatía dilatada
  • Inflamación del músculo cardíaco de trastornos del sistema inmunitario, como lupus
  • Trastornos neuromusculares, como distrofia muscular

Complicaciones

Las complicaciones de una cardiomiopatía dilatada comprenden:

  • Insuficiencia cardíaca. Un flujo sanguíneo deficiente desde el ventrículo izquierdo puede derivar en una insuficiencia cardíaca. Es posible que tu corazón no esté en condiciones de suministrarle a tu cuerpo la sangre que necesita para funcionar correctamente.
  • Insuficiencia valvular cardíaca. El agrandamiento del ventrículo izquierdo puede dificultar el cierre de las válvulas cardíacas, y causar así un reflujo sanguíneo y reducir la eficacia de bombeo del corazón.
  • Acumulación de líquidos (edema). La acumulación de líquidos se puede producir en los pulmones, abdomen, piernas y pies (edema).
  • Ritmos cardíacos anormales (arritmias). Los cambios en la estructura cardíaca y en la presión de las cavidades del corazón pueden derivar en la aparición de arritmias.
  • Paro cardíaco repentino. Una cardiomiopatía dilatada puede hacer que el corazón deje de latir en forma súbita.
  • Coágulos sanguíneos (émbolos). El estancamiento de sangre (estasis) en el ventrículo izquierdo puede derivar en coágulos sanguíneos, los cuales pueden ingresar al torrente sanguíneo, cortar la circulación de la sangre hacia los órganos vitales y causar un accidente cerebrovascular, un ataque cardíaco o dañar otros órganos. Las arritmias también pueden causar coágulos sanguíneos.

Prevención

Los hábitos de un estilo de vida saludable ayudan a prevenir o minimizar los efectos de la cardiomiopatía dilatada. Si tienes cardiomiopatía dilatada:

  • No fumes.
  • No bebas alcohol o bebe con moderación.
  • No consumas cocaína u otras drogas ilegales.
  • Sigue una dieta saludable, en especial, una con bajo contenido de sal (sodio).
  • Mantén un peso saludable.
  • Sigue un régimen de ejercicios según las recomendaciones de tu médico.
  • Duerme y descansa lo suficiente.

Diagnóstico

El médico tendrá en cuenta la historia clínica personal y familiar. Luego, también realizará un examen físico con un estetoscopio para escuchar el corazón y los pulmones y ordenará pruebas. El médico puede derivarte a un especialista del corazón (cardiólogo) para que te realice pruebas.

Estas son algunas de las pruebas que el médico puede ordenarte:

  • Análisis de sangre. Estas pruebas le dan al médico información sobre el corazón. También pueden revelar si tienes una infección, un trastorno metabólico o toxinas en la sangre que pueden causar miocardiopatía dilatada.
  • Radiografía de tórax. El médico puede ordenar una radiografía de tórax para revisar el corazón y los pulmones para determinar cambios o anomalías en la estructura y el tamaño del corazón y si hay líquido en los pulmones o alrededor de ellos.
  • Electrocardiograma (ECG). Un electrocardiograma, también denominado ECG o EKG, registra los signos eléctricos a medida que viajan a través del corazón. El médico puede buscar patrones que puedan ser un signo de un ritmo cardíaco anormal o problemas con el ventrículo izquierdo. Es posible que el médico te pida que uses un dispositivo portátil de electrocardiograma (monitor Holter) para registrar el ritmo cardíaco durante uno o dos días.
  • Ecocardiograma. Esta herramienta principal para diagnosticar la miocardiopatía dilatada utiliza ondas sonoras para producir imágenes del corazón, lo que le permite al médico ver si el ventrículo izquierdo está agrandado. Esta prueba también puede revelar cuánta sangre se eyecta del corazón con cada latido y si la sangre fluye en la dirección correcta.
  • Prueba de esfuerzo. Es posible que el médico te pida que realices una prueba de ejercicio, ya sea caminar en una caminadora o andar en una bicicleta fija. Los electrodos que te conectan durante la prueba ayudan al médico a medir la frecuencia cardíaca y el uso de oxígeno.

    Este tipo de prueba puede mostrar la gravedad de los problemas que provoca la miocardiopatía dilatada. Si no puedes hacer ejercicio, es posible que te administren medicamentos para provocar estrés en el corazón.

  • Exploración por tomografía computarizada o resonancia magnética. En algunas situaciones, el médico podría indicar una de estas pruebas para comprobar el tamaño y la función de las cámaras de bombeo del corazón.
  • Cateterismo cardíaco. Para este procedimiento invasivo, se introduce un tubo largo y estrecho a través de un vaso sanguíneo en el brazo, la ingle o el cuello que llega hasta el corazón. La prueba le permite al médico ver las arterias coronarias en la radiografía, medir la presión en el corazón y recoger una muestra de tejido muscular para comprobar si hay daño que indique miocardiopatía dilatada.

    Este procedimiento puede implicar que se te inyecte un tinte en las arterias coronarias para ayudar al médico a estudiarlas (angiografía coronaria).

  • Examen para detección o asesoramiento genético. Si el médico no puede identificar la causa de la miocardiopatía dilatada, puede sugerir que se hagan exámenes para analizar otros familiares para ver si la enfermedad se hereda en tu familia.

Tratamiento

Si tienes miocardiopatía dilatada, el médico podría recomendarte tratamiento para la causa oculta, si se conoce. También se puede sugerir tratamiento para mejorar el flujo sanguíneo y prevenir más daños en el corazón.

Medicamentos

Los médicos suelen tratar la cardiomiopatía dilatada con una combinación de medicamentos. Según los síntomas, podrías necesitar uno o más de estos medicamentos.

Los medicamentos que han demostrado ser útiles en el tratamiento de la insuficiencia cardíaca y la cardiomiopatía dilatada comprenden:

  • Inhibidores de la enzima convertidora de la angiotensina. Los inhibidores de la enzima convertidora de angiotensina son un tipo de medicamento que ensancha o dilata los vasos sanguíneos (vasodilatadores) para disminuir la presión arterial, mejorar el flujo sanguíneo y disminuir la carga de trabajo del corazón. Los inhibidores de la enzima convertidora de angiotensina pueden mejorar la función cardíaca.

    Los efectos secundarios comprenden presión arterial baja, recuento bajo de glóbulos blancos y problemas renales o hepáticos.

  • Bloqueantes de los receptores de la angiotensina II. Estos medicamentos tienen muchos de los efectos beneficiosos de los inhibidores de la enzima convertidora de angiotensina y pueden ser una alternativa para las personas que no pueden tolerar los inhibidores de la enzima convertidora de angiotensina. Algunos efectos secundarios son diarrea, calambres musculares y mareos.
  • Betabloqueantes. Un betabloqueante disminuye la frecuencia cardíaca, reduce la presión arterial y puede prevenir algunos de los efectos perjudiciales de las hormonas del estrés, que son sustancias producidas por el cuerpo que pueden empeorar la insuficiencia cardíaca y provocar ritmos cardíacos anormales.

    Los betabloqueantes pueden reducir los signos y síntomas de la insuficiencia cardíaca y mejorar la función del corazón. Los efectos secundarios comprenden mareos y presión arterial baja.

  • Diuréticos. Los diuréticos, a menudo llamados «píldoras de agua», eliminan el exceso de líquido y sal del cuerpo. Estos medicamentos también disminuyen el líquido en los pulmones, para que puedas respirar con mayor facilidad.
  • Digoxina. Este medicamento, también conocido como «digitalis», fortalece las contracciones del músculo cardíaco. También tiende a desacelerar los latidos del corazón. La digoxina puede reducir los síntomas de la insuficiencia cardíaca y mejorar la capacidad para estar activo.
  • Medicamentos anticoagulantes. El médico podría recetarte medicamentos, entre ellos, aspirina o warfarina, para prevenir la formación de coágulos sanguíneos. Los efectos secundarios comprenden hematomas o sangrado excesivos.

Dispositivos

Los dispositivos implantables utilizados para tratar la cardiomiopatía dilatada comprenden:

  • Marcapasos biventriculares, que utilizan impulsos eléctricos para coordinar las acciones de los ventrículos izquierdo y derecho.
  • Desfibriladores cardioversores implantables, que controlan el ritmo cardíaco y generan choques eléctricos cuando es necesario para controlar los latidos del corazón anormales y acelerados, incluso los que provocan que se detenga el corazón. También pueden funcionar como marcapasos.
  • Los dispositivos de asistencia ventricular izquierda son dispositivos mecánicos que se implantan en el abdomen o el tórax y se conectan al corazón debilitado para ayudarlo a bombear. Suelen considerarse tras el fracaso de abordajes menos invasivos.

Trasplante de corazón

Puedes ser candidato para un trasplante de corazón si los medicamentos y otros tratamientos ya no son eficaces.

Estilo de vida y remedios caseros

Si tienes cardiomiopatía dilatada, estas estrategias de cuidado personal pueden ayudarte a controlar los síntomas:

  • Haz ejercicio. Habla con tu médico sobre las actividades que serían seguras y beneficiosas para ti. En general, no se recomienda practicar deportes competitivos porque puede aumentar el riesgo de tener un paro cardíaco y causar una muerte súbita.
  • Deja de fumar. El médico puede aconsejarte sobre los métodos que pueden ayudarte a dejar de fumar.
  • No consumas drogas ilegales ni bebas alcohol en exceso. Consumir cocaína u otras drogas ilegales puede someter al corazón a un gran esfuerzo. Antes de tomar alcohol, pregúntale a tu médico si puedes hacerlo.
  • Mantener un peso saludable. El sobrepeso hace que el corazón trabaje con más esfuerzo. Baja de peso si tienes sobrepeso u obesidad.
  • Sigue una dieta saludable. Consumir cereales integrales y una variedad de frutas y vegetales, así como limitar la ingesta de sal, azúcar agregada, colesterol y grasas saturadas y trans es bueno para el corazón. Pídele al médico que te derive a un dietista si necesitas ayuda para planificar tu dieta.

Preparación antes de la cita

Si crees que puedes sufrir de cardiomiopatía dilatada o te preocupa el riesgo de contraerla a causa de tus antecedentes familiares, pide una consulta con tu médico general. Con el tiempo, es posible que te derive a un especialista del corazón (cardiólogo).

La siguiente información te ayudará a prepararte para la consulta.

Qué puedes hacer

  • Ten en cuenta cualquier restricción previa a la consulta. Cuando programes la consulta, pregunta si hay algo que debas hacer con anticipación, como restringir tu dieta.
  • Anota los síntomas que tengas, incluso los que parezcan no tener relación con la cardiomiopatía dilatada.
  • Anota tu información personal más importante, como factores estresantes principales o cambios recientes en tu vida y antecedentes familiares de enfermedad cardíaca, accidente cerebrovascular, presión arterial alta o diabetes.
  • Haz una lista de todos los medicamentos, incluso las vitaminas y los suplementos que estés tomando.
  • Si es posible, pídele a un familiar o a un amigo que te acompañe. La persona que te acompañe puede recordar algún detalle que hayas pasado por alto u olvidado.
  • Prepárate para conversar acerca de tus hábitos de alimentación y ejercicio. Si no sigues una dieta o no tienes una rutina de ejercicios, habla con tu médico sobre cómo comenzar a hacerlo.
  • Escribe preguntas para hacerle al médico.

Preparar una lista de preguntas te ayudará a aprovechar al máximo tu tiempo con el médico. En el caso de la cardiomiopatía dilatada, algunas preguntas básicas son:

  • ¿Qué podría estar provocando mis síntomas o mi enfermedad?
  • ¿Cuáles son otras causas posibles?
  • ¿Qué pruebas debo hacerme?
  • ¿Cuál es el mejor tratamiento?
  • ¿Cuáles son las alternativas al enfoque principal que sugieres?
  • ¿Cómo debo cambiar mi dieta?
  • ¿Cuál es el nivel adecuado de actividad física?
  • ¿Con qué frecuencia debería hacerme análisis?
  • ¿Debería sugerirles a mis familiares que se hagan pruebas para la detección de la cardiomiopatía dilatada?
  • Tengo otros problemas de salud. ¿Cuál es la mejor manera de controlarlos de manera conjunta?
  • ¿Debo respetar alguna restricción?
  • ¿Debería consultar a un especialista?
  • ¿Existe alguna alternativa genérica al medicamento que me recetas?
  • ¿Hay algún folleto u otro material impreso que pueda llevarme? ¿Qué sitios web me recomiendas?

Qué esperar del médico

Es probable que el médico te haga una serie de preguntas, como las siguientes:

  • ¿Cuándo comenzaron los síntomas?
  • ¿Los síntomas han sido continuos u ocasionales?
  • ¿Cuán intensos son los síntomas?
  • ¿Existe algo que, al parecer, esté mejorando los síntomas?
  • ¿Existe algo que, al parecer, esté empeorando los síntomas?
  • ¿Alguno de tus familiares consanguíneos tiene cardiomiopatía dilatada u otros tipos de enfermedad cardíaca?

Last Updated Sep 21, 2018


Content from Mayo Clinic ©1998-2019 Mayo Foundation for Medical Education and Research (MFMER). All rights reserved. Terms of Use