Coartación aórtica

Perspectiva general

La coartación aórtica o «estrechamiento de la aorta» es una constricción de la aorta, el vaso sanguíneo grueso que se ramifica desde el corazón y que abastece al organismo de sangre rica en oxígeno. Cuando esto ocurre, el corazón debe bombear con más fuerza para empujar la sangre a través de la parte estrecha de la aorta.

En general, la coartación aórtica está presente al nacer (congénita). Esta afección puede variar de leve a grave, y es posible que no se detecte hasta la adultez, dependiendo de cuánto se haya estrechado la aorta.

La coartación aórtica a menudo está acompañada de otros defectos cardíacos. Si bien el tratamiento suele ser exitoso, este trastorno requiere un seguimiento cuidadoso de por vida.

Ilustración de la coartación aórtica

La coartación aórtica es un estrechamiento o constricción de una parte de la aorta. Esta enfermedad obliga al corazón a hacer un mayor esfuerzo para bombear sangre a la aorta y el resto del cuerpo.

Síntomas

Los síntomas de la coartación aórtica dependen de la gravedad de la enfermedad. La mayoría de la gente no presenta síntomas. Los niños con estrechamiento grave de la aorta pueden mostrar signos y síntomas a una edad más temprana, pero es posible que los casos sin síntomas no se diagnostiquen hasta la adultez. Las personas también pueden tener signos o síntomas de otros defectos cardíacos que tengan junto con la coartación aórtica.

Los bebés con coartación aórtica grave pueden comenzar a tener signos y síntomas poco después del nacimiento. Algunos de ellos son:

  • Piel pálida
  • Irritabilidad
  • Sudoración intensa
  • Dificultad para respirar
  • Dificultad para alimentarse

Si no se trata, la coartación aórtica en bebés podría provocar insuficiencia cardíaca o la muerte.

Los niños más grandes y los adultos con coartación aórtica generalmente no tienen síntomas, dado que es posible que el estrechamiento sea menos grave. Si tienes signos o síntomas que aparecen después de la infancia, lo más probable es que tengas presión arterial alta (hipertensión) en los brazos. Sin embargo, es posible que tu presión arterial sea inferior en las piernas. Algunos signos y síntomas son:

  • Presión arterial alta
  • Dolor de cabeza
  • Debilidad muscular
  • Calambres en las piernas o pies fríos
  • Sangrado nasal
  • Dolor en el pecho

Cuándo consultar al médico

Busca ayuda médica si tú o tu hijo tienen los siguientes signos o síntomas:

  • Dolor intenso en el pecho
  • Desmayo
  • Dificultad repentina para respirar
  • Presión arterial alta sin causa aparente

Si bien sentir estos signos o síntomas no necesariamente significa que tienes un problema grave, es mejor que te examinen rápidamente. La detección y el tratamiento tempranos podrían salvarte la vida.

Causas

Los médicos no saben con certeza qué provoca la coartación aórtica (estrechamiento de la aorta). Debido a razones que se desconocen, una parte de la aorta se hace leve o gravemente más angosta. Aunque la coartación aórtica puede presentarse en cualquier parte de la aorta, generalmente, se manifiesta cerca de un vaso sanguíneo llamado «conducto arterial». Por lo general, la afección comienza antes del nacimiento (congénita). Los defectos cardíacos congénitos son los defectos congénitos más frecuentes.

La coartación aórtica casi nunca se presenta posteriormente en la vida. Una lesión traumática puede causar la coartación aórtica. En raras ocasiones, el endurecimiento grave de las arterias (ateroesclerosis) o una enfermedad que causa inflamación de arterias (arteritis de Takayasu) pueden hacer que la aorta se vuelva más angosta y desencadenar así la coartación aórtica.

La coartación aórtica, generalmente, se manifiesta más allá de los vasos sanguíneos que se ramifican hacia la parte superior del cuerpo y antes de los vasos sanguíneos que van hacia la parte inferior del cuerpo. Con frecuencia, esto puede causar presión arterial alta en los brazos y presión arterial baja en las piernas y en los tobillos.

Debido a la coartación aórtica, la cavidad cardíaca inferior izquierda (ventrículo izquierdo) del corazón trabaja más arduamente para bombear sangre a través de la aorta estrechada, y la presión arterial aumenta en el ventrículo izquierdo. Esto puede hacer que la pared del ventrículo izquierdo se engrose (hipertrofia).

Factores de riesgo

La coartación aórtica a menudo se produce junto con otros defectos cardíacos de nacimiento, aunque los médicos desconocen qué es lo provoca la aparición conjunta de diversos defectos cardíacos. Esta afección es más frecuente en los hombres que en las mujeres. Tú o tu hijo pueden tener más probabilidades de sufrir coartación aórtica si tienen ciertas enfermedades cardíacas, entre ellas:

  • Válvula aórtica bicúspide. La válvula aórtica separa la cavidad izquierda inferior del corazón (ventrículo izquierdo) de la aorta. La válvula aórtica bicúspide tiene dos aletas (valvas) en lugar de las tres habituales. Muchas personas con coartación aórtica tienen una válvula aórtica bicúspide.
  • Conducto arterial persistente. Antes del nacimiento, el conducto arterial es un vaso sanguíneo que conecta la arteria pulmonar izquierda con la aorta, lo cual permite que la sangre eluda los pulmones.

    Poco después del nacimiento, el conducto arterial generalmente se cierra. Sin embargo, si permanece abierto, se llama «conducto arterial persistente».

  • Orificios en la pared que se encuentra entre los lados izquierdo y derecho del corazón. Al nacer, es posible que tengas un orificio en la pared (tabique) que se encuentra entre las cavidades superiores del corazón (comunicación interauricular) o entre las cavidades inferiores del corazón (comunicación interventricular).

    Esto hace que la sangre rica en oxígeno proveniente del lado izquierdo del corazón se mezcle con la sangre con poco oxígeno en el lado derecho del corazón.

  • Estenosis de la válvula aórtica. Consiste en el estrechamiento de la válvula que separa el ventrículo izquierdo del corazón de la aorta (válvula aórtica). Esto significa que el corazón tiene que bombear con más fuerza para que llegue suficiente sangre al cuerpo.

    Con el tiempo, esto puede provocar el engrosamiento del músculo cardíaco y puede dar lugar a síntomas como dolor de pecho, desmayos y dificultad para respirar o insuficiencia cardíaca.

  • Insuficiencia valvular aórtica. Esta se produce cuando la válvula aórtica no se cierra bien, lo que provoca fugas de sangre de regreso al ventrículo izquierdo.
  • Estenosis mitral. Consiste en el estrechamiento de la válvula (válvula mitral) entre la cavidad cardíaca superior izquierda (aurícula izquierda) y el ventrículo izquierdo, la cual permite que la sangre fluya a través del lado izquierdo del corazón.

    En esta enfermedad, la sangre puede retroceder y entrar a los pulmones, lo que causa dificultad para respirar o congestión pulmonar. Al igual que la estenosis de la válvula aórtica, esta enfermedad también puede provocar insuficiencia cardíaca.

  • Insuficiencia de la válvula mitral. Esta se produce cuando la válvula mitral no se cierra bien, lo que provoca fugas de sangre de regreso a la aurícula izquierda.

La coartación aórtica es también más frecuente en personas que tienen ciertas enfermedades genéticas, como síndrome de Turner. Las mujeres y las niñas con síndrome de Turner tienen 45 cromosomas, con un cromosoma X faltante o incompleto, en lugar de 46. Cerca del 10 por ciento de las mujeres y las niñas con el síndrome de Turner tienen coartación aórtica.

Habla con el médico si tú o tu hijo presentan alguno de estos factores de riesgo o si tienen antecedentes familiares de enfermedad cardíaca congénita.

Complicaciones

La coartación aórtica sin tratar suele generar complicaciones. Algunas complicaciones pueden deberse a la presión arterial alta de larga data causada por la coartación aórtica. También puede haber complicaciones luego del tratamiento de la coartación aórtica.

Las complicaciones de la coartación aórtica comprenden:

  • Estrechamiento de la válvula aórtica (estenosis aórtica)
  • Presión arterial alta
  • Accidente cerebrovascular
  • Agrandamiento de una sección de la pared de la aorta (aneurisma)
  • Rotura o desgarro aórticos (disección)
  • Enfermedad prematura de las arterias coronarias (estrechamiento de los vasos sanguíneos que irrigan el corazón)
  • Insuficiencia cardíaca
  • Arteria debilitada o protuberante en el cerebro (aneurisma cerebral) o sangrado en el cerebro (hemorragia)

Además, si la coartación aórtica es grave, el corazón quizás no pueda bombear suficiente sangre a los otros órganos. Esto puede dañar el corazón y también provocar insuficiencia renal o de otro órgano.

Si te trataron la coartación aórtica cuando eras joven, existe el riesgo de que, con el tiempo, la aorta se vuelva a estrechar (recoartación). También corres mayor riesgo de sufrir presión arterial alta. Necesitarás seguimiento de por vida para la coartación aórtica y, posiblemente, requieras tratamientos adicionales.

Prevención

La coartación aórtica no se puede prevenir, porque, por lo general, está presente al momento del nacimiento (es congénita). Sin embargo, si tu hijo tiene una afección que aumenta el riesgo de tener coartación de la aorta, como el síndrome de Turner, válvula aórtica bicúspide u otro defecto cardíaco, o antecedentes familiares de enfermedad cardíaca congénita, la detección temprana puede ayudar. Analiza el riesgo de tener coartación de la aorta con tu médico.

Diagnóstico

La edad a la que se diagnostica la coartación aórtica depende de la gravedad de la afección. Si la coartación aórtica es grave, generalmente se diagnostica durante la lactancia. A menudo, no es posible realizar un análisis para detectar coartación aórtica antes del nacimiento.

Los adultos y los niños más grandes a los que se les diagnostica coartación aórtica pueden tener casos más leves y no tener síntomas. En general, suelen parecer saludables hasta que un médico detecta lo siguiente:

  • Presión arterial alta en los brazos
  • Diferencia de presión arterial entre los brazos y las piernas, con presión arterial más alta en los brazos y menor en las piernas
  • Pulso débil o retrasado en las piernas
  • Soplo cardíaco (un silbido anormal provocado por un flujo sanguíneo más rápido en la zona estrecha)

Pruebas de diagnóstico

Las pruebas para confirmar un diagnóstico de coartación aórtica pueden comprender las siguientes:

  • Ecocardiograma. Los ecocardiogramas utilizan ondas sonoras agudas para producir una imagen del corazón. Las ondas sonoras rebotan en el corazón y producen imágenes en movimiento que se pueden ver en una pantalla de video.

    Un ecocardiograma a menudo detecta la ubicación y la gravedad de la coartación aórtica, y muestra otras anomalías cardíacas, como una válvula aórtica bicúspide. En general, los médicos usan los ecocardiogramas para diagnosticar coartación aórtica y determinar las opciones de tratamiento más adecuadas para ti.

  • Electrocardiograma. Un electrocardiograma registra la actividad eléctrica en el corazón cada vez que este se contrae. En este procedimiento, se te colocarán parches con cables (electrodos) en el pecho, las muñecas y los tobillos. Los electrodos miden la actividad eléctrica, que se registra en una hoja o en el monitor de una computadora.

    Si la coartación aórtica es grave, el electrocardiograma puede mostrar el engrosamiento de las paredes de las cavidades cardíacas inferiores (hipertrofia ventricular).

  • Radiografía de tórax. Una radiografía torácica crea imágenes del corazón y los pulmones. Una radiografía torácica puede mostrar el estrechamiento de la aorta en el lugar de la coartación, una sección ensanchada de la aorta o las dos cosas.
  • Imágenes por resonancia magnética (RM). Una resonancia magnética utiliza un potente campo magnético y ondas de radio para crear imágenes detalladas del corazón y los vasos sanguíneos.

    Una resonancia magnética puede revelar la ubicación y la gravedad de la coartación aórtica, determinar si este afecta otros vasos sanguíneos del cuerpo y detectar si hay otras anomalías cardíacas. Los médicos también pueden usar esta prueba para determinar tus opciones de tratamiento.

  • Exploración por tomografía computarizada (TC). Una exploración por tomografía computarizada utiliza una serie de rayos X para crear imágenes transversales detalladas del cuerpo.

    En una angiografía por tomografía computarizada, el médico inyecta un tinte en un vaso sanguíneo para resaltar el flujo sanguíneo en las arterias y las venas. Una angiografía por tomografía computarizada le permite al médico ver la ubicación y la gravedad de la coartación aórtica, determinar si este afecta otros vasos sanguíneos del cuerpo y detectar otras anomalías cardíacas. El médico también puede usar esta prueba para determinar tus opciones de tratamiento.

  • Cateterismo cardíaco. Durante este procedimiento, el médico inserta un tubo largo y delgado (catéter) en una arteria o en una vena de la ingle, el brazo o el cuello, y lo conduce hasta el corazón utilizando imágenes obtenidas por rayos X.

    El médico puede inyectar un tinte a través del catéter para hacer que las estructuras del corazón sean visibles en las radiografías. El tinte también puede medir la presión y los niveles de oxígeno en las cavidades del corazón y en los vasos sanguíneos. El cateterismo cardíaco puede ayudar a determinar la gravedad de la coartación aórtica.

    Esta prueba no suele usarse para diagnosticar la coartación aórtica, pero el médico la puede utilizar como ayuda para planificar una cirugía u otro tratamiento, si es necesario. Los procedimientos con catéter pueden usarse en tratamientos para la coartación aórtica.

Tratamiento

Las opciones de tratamiento para la coartación aórtica dependen de la edad al momento de recibir el diagnóstico y la gravedad de la afección. Otros defectos cardíacos podrían repararse al mismo tiempo que una coartación aórtica.

Los abordajes del tratamiento, por lo general, constan de una cirugía o de un procedimiento denominado «angioplastia con balón» o «colocación de stent». Un médico especializado en el tratamiento de afecciones cardíacas congénitas te evaluará y determinará cuál es el tratamiento más adecuado para tu afección.

Cirugía

Existen varias técnicas quirúrgicas para reparar la coartación aórtica. Tu médico puede analizar contigo qué tipo es más probable que tenga éxito en la reparación de tu afección o la afección de tu hijo. Algunas de las opciones son:

  • Resección con anastomosis de extremo a extremo. Este método involucra la extracción del segmento estrecho de la aorta (resección), seguida de la conexión de los dos extremos de la aorta (anastomosis).
  • Aortoplastia con colgajo de subclavia. Podría utilizarse una porción del vaso sanguíneo que transporta sangre al brazo izquierdo (arteria subclavia izquierda) para expandir la zona estrecha de la aorta.
  • Reparación mediante bypass con injerto. Esta técnica involucra derivar la zona estrecha mediante la introducción de un tubo de plástico denominado «injerto» entre las porciones de la aorta.
  • Aortoplastia con parche. Tu médico podría tratar tu coartación cortando a lo largo del área estrecha de la aorta y, luego, uniendo un parche de material sintético para ensanchar el vaso sanguíneo. La aortoplastia con parche es útil si la coartación involucra un segmento largo de la aorta.

Angioplastia con balón y colocación de stents

La angioplastia con balón, frecuentemente con colocación de stent, es una opción para el tratamiento inicial de la coartación aórtica o para el tratamiento de un nuevo estrechamiento (recoartación) que se haya producido tras la cirugía.

Durante este procedimiento, el médico inserta un tubo delgado y flexible (catéter) en una arteria de la ingle y lo pasa a través de los vasos sanguíneos hasta el corazón utilizando imágenes obtenidas por rayos X.

El médico coloca un balón sin inflar a través de la abertura de la aorta estrecha. Cuando se infla el balón, la aorta se ensancha y la sangre fluye con más facilidad. En algunos casos, es posible que el médico introduzca un tubo hueco cubierto por una malla metálica (stent) en la aorta, para mantener abierta la parte estrecha.

Medicamentos

No se utilizan medicamentos para reparar la coartación aórtica, pero pueden utilizarse para controlar la presión arterial antes o después de la colocación de un stent o de una cirugía. Si bien la reparación de la coartación aórtica mejora la presión arterial, de todos modos, muchas personas tienen que tomar medicamentos para la presión arterial, incluso después de la colocación de un stent o de una cirugía exitosas.

A los bebés con coartación aórtica grave se les suele dar un medicamento que mantiene abiertos los conductos arteriales. Esto crea un bypass para que la sangre fluya alrededor de la obstrucción hasta que se repare la coartación.

Estilo de vida y remedios caseros

Aunque la coartación aórtica se puede reparar, necesitarás un seguimiento pormenorizado durante toda la vida, para que los médicos detecten complicaciones y reapariciones.

El médico podría sugerir que programes consultas de seguimiento periódicas con un especialista en enfermedades cardíacas congénitas. En estas consultas, el especialista puede evaluarte y solicitar pruebas de diagnóstico por imágenes para supervisar tu estado de salud. También comprobará la presión arterial y la tratará según sea necesario.

A continuación te ofrecemos algunos consejos para afrontar la enfermedad:

  • Haz ejercicio en forma regular. El ejercicio regular ayuda a disminuir la presión arterial. Pregúntale al médico si tienes que restringir ciertas actividades físicas, como el levantamiento de pesas, que pueden aumentar temporalmente la presión arterial.

    El médico puede evaluarte y llevar a cabo pruebas de ejercicios antes de decidir si es aconsejable que participes en deportes competitivos o levantamiento de pesas.

  • Piensa con detenimiento la decisión de un embarazo. Antes de quedar embarazada, habla con el médico para determinar si puedes llevar un embarazo sin complicaciones. Las mujeres que sufren coartación aórtica, incluso después de repararlo, podrían enfrentar un riesgo más elevado de rotura aórtica, disección aórtica u otras complicaciones durante el embarazo y el parto. Los médicos también evaluarán si la presión arterial está controlada.

    Si te practicaron una reparación de una coartación aórtica y estás pensando en quedar embarazada, es importante llevar un control minucioso de la presión arterial para ayudar a que tú y tu bebé permanezcan sanos.

  • Toma precauciones contra la endocarditis. La endocarditis es una inflamación del recubrimiento interno del corazón o de sus estructuras, causada por una infección bacteriana.

    En general, no será necesario que tomes antibióticos antes de ciertos procedimientos dentales para prevenir la endocarditis. Sin embargo, si sufriste endocarditis en el pasado, si te colocaron un stent o te sometiste a una cirugía de reemplazo de la válvula aórtica, el médico puede recomendarte antibióticos.

Preparación antes de la cita

Si tú o tu hijo manifiestan signos y síntomas frecuentes de coartación aórtica, llama a tu médico. Después de un examen inicial, es probable que el médico los derive a ti o a tu hijo a un especialista en el diagnóstico y el tratamiento de enfermedades del corazón (cardiólogo).

La siguiente información te ayudará a prepararte para la consulta y a saber qué esperar del médico.

Qué puedes hacer

  • Anota los signos y síntomas que tú o tu hijo hayan tenido y por cuánto tiempo los han tenido.
  • Anota tu información médica más importante, como cualquier otra afección de salud y los nombres de cualquier medicamento que tú o tu hijo estén tomando.
  • Si es posible, pídele a un familiar o a un amigo que te acompañe a la consulta. La persona que te acompañe puede ayudarte a recordar lo que dice el médico.
  • Anota las preguntas que quieras asegurarte de hacerle al médico.

Algunas de las preguntas para hacerle al médico en la primera consulta son:

  • ¿Cuál es la causa probable de estos síntomas?
  • ¿Existen otras causas posibles de estos síntomas?
  • ¿Qué pruebas se necesitan?
  • ¿Debería consultar a un especialista?

Las preguntas que puedes hacer si te derivan a un cardiólogo son las siguientes:

  • ¿Mi hijo o yo tenemos coartación aórtica?
  • ¿Qué tan grave es el defecto?
  • ¿Las pruebas revelaron otros defectos cardíacos?
  • ¿Cuál es el riesgo de complicaciones de la coartación aórtica?
  • ¿Qué enfoque de tratamiento me recomiendas?
  • En caso de que me recomiendes medicamentos, ¿cuáles son los posibles efectos secundarios?
  • Si me recomiendas una cirugía, ¿qué tipo de procedimiento probablemente sea más eficaz? ¿Por qué?
  • ¿Cómo es la recuperación y la rehabilitación después de la cirugía?
  • ¿Con qué frecuencia mi hijo o yo deberíamos realizar las pruebas y los exámenes de seguimiento?
  • ¿A qué signos y síntomas debo prestar atención en casa?
  • ¿Cuál es el pronóstico a largo plazo para esta enfermedad?
  • ¿Me recomiendas alguna restricción en la dieta o en las actividades?
  • ¿Me recomiendas tomar antibióticos antes de las consultas dentales u otros procedimientos médicos?
  • ¿Una mujer con coartación aórtica puede quedar embarazada de manera segura?
  • ¿Cuál es el riego de que mis hijos o mis futuros nietos tengan este defecto?
  • ¿Debería consultar con un asesor en genética?

Además de las preguntas que preparaste para hacerle al médico, no dudes en hacer preguntas en cualquier momento de la consulta si no entiendes algo.

Qué esperar del médico

El médico que los atiende a ti o a tu hijo por una posible coartación aórtica podría hacer algunas preguntas.

Si eres la persona afectada:

  • ¿Qué síntomas tienes?
  • ¿Cuándo comenzaste a tener los síntomas?
  • ¿Los síntomas han empeorado con el tiempo?
  • ¿Los síntomas comprenden dificultad para respirar?
  • ¿Los síntomas comprenden dolor de cabeza o mareos?
  • ¿Los síntomas comprenden dolor en el pecho?
  • ¿Los síntomas comprenden pies fríos?
  • ¿Sentiste calambres en las piernas o debilidad al hacer ejercicio?
  • ¿Alguna vez te desmayaste?
  • ¿Tienes sangrados nasales frecuentes?
  • ¿El ejercicio o el esfuerzo físico empeoran los síntomas?
  • ¿Te han diagnosticado alguna otra enfermedad?
  • ¿Qué medicamentos estás tomando, incluso los de venta libre y los recetados, así como las vitaminas y los suplementos?
  • ¿Sabes si tienes antecedentes familiares de problemas cardíacos?
  • ¿Fumas o fumaste alguna vez? ¿Cuánto?
  • ¿Tienes hijos?
  • ¿Planeas quedar embarazada en el futuro?

Si tu bebé o hijo es el afectado:

  • ¿Cuáles son los síntomas de tu hijo?
  • ¿Cuándo notaste por primera vez estos síntomas?
  • ¿Tu hijo está subiendo de peso a una velocidad normal?
  • ¿Tu hijo presenta algún problema respiratorio, como quedarse sin aliento fácilmente o respirar de forma rápida?
  • ¿Tu hijo se cansa fácilmente?
  • ¿Tu hijo transpira mucho?
  • ¿Tu hijo parece estar irritable?
  • ¿Los síntomas de tu hijo comprenden dolor en el pecho?
  • ¿Los síntomas de tu hijo comprenden pies fríos?
  • ¿Se le ha diagnosticado alguna otra enfermedad a tu hijo?
  • ¿Tu hijo toma actualmente algún medicamento?
  • ¿Sabes si tu hijo tiene antecedentes familiares de problemas cardíacos?
  • ¿Tu hijo tiene antecedentes familiares de defectos cardíacos congénitos?

Last Updated Mar 6, 2018


Content from Mayo Clinic ©1998-2020 Mayo Foundation for Medical Education and Research (MFMER). All rights reserved. Terms of Use