Colitis isquémica

Perspectiva general

La colitis isquémica ocurre cuando se reduce la circulación en una parte del intestino grueso (colon) y esto se debe, en general, a un estrechamiento u obstrucción de los vasos sanguíneos (arterias).

La colitis isquémica puede causar dolor y es posible que dañe el colon. Cualquier parte del colon puede verse afectada, pero la colitis isquémica causa dolor en el lado izquierdo del vientre (abdomen).

La colitis isquémica puede diagnosticarse de manera incorrecta porque es posible que se confunda fácilmente con otros problemas digestivos. Probablemente necesites medicamentos para tratar la colitis isquémica o evitar una infección, o puedes necesitar una cirugía si se ha dañado el colon. No obstante, en algunas ocasiones, la colitis isquémica se cura por sí sola.

Dónde ocurre la colitis isquémica

La colitis isquémica se produce cuando se reduce o bloquea el flujo sanguíneo hacia una parte del intestino grueso. La afección puede afectar cualquier parte del colon, pero es más común en el segmento superior izquierdo.

Síntomas

Entre los signos y síntomas de la colitis isquémica se pueden incluir los siguientes:

  • Dolor, sensibilidad o calambres en el vientre, que pueden producirse de repente o de forma gradual
  • Sangre de color rojo brillante o marrón en las heces o, en ocasiones, sangrado solo sin heces
  • Sensación de necesidad de evacuar el vientre de manera urgente
  • Diarrea
  • Náuseas

El riesgo de complicaciones graves es mayor cuando sientes los síntomas del lado derecho de tu abdomen. Esto se debe a que las arterias que alimentan el lado derecho del colon también alimentan parte del intestino delgado, y es posible que esa zona también esté recibiendo muy poca sangre. Con este tipo de colitis isquémica, el dolor tiende a ser agudo.

El bloqueo de la circulación sanguínea que va al intestino delgado puede provocar rápidamente la muerte del tejido intestinal (necrosis). Si se produce esta situación que pone en riesgo tu vida, necesitarás someterte a una cirugía para quitar la obstrucción y extirpar la parte dañada del intestino.

Cuándo debes consultar con un médico

Busca atención médica de inmediato si tienes dolores abdominales intensos repentinos. Sentir dolor abdominal que no te permita estar sentado o encontrar una posición cómoda constituye una emergencia médica.

Ponte en contacto con tu médico si desarrollas signos y síntomas preocupantes, tales como diarrea con sangre. El diagnóstico y el tratamiento tempranos pueden ayudar a evitar complicaciones graves.

Causas

No siempre se conoce la causa precisa de la disminución del flujo sanguíneo hacia el colon. Sin embargo, varios factores pueden aumentar tu riesgo de padecer colitis isquémica:

  • Acumulación de depósitos grasos en las paredes de una arteria (aterosclerosis)
  • Presión arterial baja peligrosa (hipotensión) asociada con insuficiencia cardíaca, cirugía mayor, traumatismo o choque
  • Un coágulo de sangre en una arteria que suministra sangre al colon o, con menos frecuencia, en una vena (trombosis venosa)
  • Obstrucción intestinal provocada por una hernia, tejido cicatricial o un tumor
  • Una cirugía en el corazón, en los vasos sanguíneos o en el sistema digestivo o ginecológico
  • Otros trastornos médicos que afectan la sangre, como inflamación de los vasos sanguíneos (vasculitis), lupus o anemia drepanocítica
  • Consumo de cocaína o metanfetaminas
  • Cáncer de colon (raras veces)

La función de los medicamentos

El consumo de ciertos medicamentos también puede provocar colitis isquémica, aunque esto no ocurre de manera frecuente. Entre estos medicamentos se incluyen los siguientes:

  • Algunos medicamentos para el corazón y la migraña
  • Medicamentos hormonales, como el estrógeno
  • Antibióticos
  • Pseudoefedrina
  • Ciertos medicamentos para el síndrome de colon irritable
  • Medicamentos utilizados en la quimioterapia

Factores de riesgo

Entre los factores de riesgo de la colitis isquémica se incluyen los siguientes:

  • La edad. La enfermedad se presenta con mayor frecuencia en adultos mayores de 60 años. En un adulto joven, una colitis isquémica puede ser un signo de coagulación anormal o inflamación de los vasos sanguíneos (vasculitis).
  • Coagulación anormal. Las enfermedades que afectan la forma en la que coagula la sangre, como el factor V Leiden, pueden aumentar el riesgo de padecer colitis isquémica.
  • Niveles altos de colesterol, que pueden provocar aterosclerosis.
  • Circulación sanguínea reducida, debido a insuficiencia cardíaca, presión arterial baja y choque.
  • Cirugía abdominal previa. El tejido cicatrizante que se forma después de una cirugía puede provocar una reducción de la circulación sanguínea.
  • Ejercicio intenso, como correr maratones, que puede provocar una reducción de la circulación sanguínea al colon.
  • Cirugía en la arteria principal (aorta) que bombea sangre desde el corazón hacia el resto del cuerpo.

Complicaciones

La colitis isquémica generalmente mejora por sí sola en el plazo de dos a tres días. En los casos más graves, las complicaciones pueden incluir lo siguiente:

  • Muerte del tejido (gangrena) provocada por la disminución de la circulación sanguínea
  • Formación de orificios (perforación) en el intestino o sangrado persistente
  • Inflamación del intestino (colitis ulcerosa con afección segmentaria)
  • Obstrucción intestinal (constricción isquémica)

Prevención

Debido a que no siempre es claro cuál es la causa de la colitis isquémica, no hay una forma segura de evitar este trastorno. La mayoría de las personas con colitis isquémica se recuperan rápidamente y es posible que la enfermedad no vuelva a aparecer.

Para evitar los episodios recurrentes de colitis isquémica, algunos médicos pueden recomendar eliminar cualquier medicamento que podría provocar la afección. También se puede recomendar una prueba para detectar anomalías de la coagulación, especialmente si no se observa otra causa para la colitis isquémica.

Diagnóstico

Por lo general, la colitis isquémica puede confundirse con otras enfermedades, especialmente con enfermedad inflamatoria intestinal (EII), porque tienen síntomas en común. Según tus signos y síntomas, el médico puede recomendarte las siguientes pruebas de diagnóstico por imágenes:

  • Ecografía y exploraciones por tomografía computarizada (TC) del abdomen, para obtener imágenes del colon que puedan ayudar a descartar otras enfermedades, como la EII.
  • Análisis de heces, para descartar una infección que te provoque esos síntomas.
  • Angiografía por resonancia magnética o tomografía computarizada, para obtener imágenes detalladas del flujo sanguíneo en el intestino delgado y detectar arterias bloqueadas. Esta prueba generalmente se realiza solo si se sospecha una isquemia en el intestino delgado y también en el colon.
  • Colonoscopia. Esta prueba proporciona imágenes detalladas del colon y puede ayudar a diagnosticar la colitis isquémica. La colonoscopia también puede usarse para verificar la presencia de cáncer y para corroborar si un tratamiento funciona bien.

Tratamiento

El tratamiento de la colitis isquémica depende de la gravedad de tu enfermedad.

En los casos leves, los signos y síntomas a menudo disminuyen en el plazo de dos a tres días. Tu médico puede recomendar lo siguiente:

  • Antibióticos, para evitar infecciones.
  • Líquidos por vía intravenosa, en caso de deshidratación
  • Tratamiento para cualquier enfermedad médica de base, como insuficiencia cardíaca congestiva o arritmia
  • Evitar el consumo de medicamentos que constriñan tus vasos sanguíneos, como medicamentos para la migraña, medicamentos hormonales o algunos medicamentos para el corazón

El médico también puede programar colonoscopias de seguimiento para verificar la recuperación y determinar la presencia de complicaciones.

Cirugía

Aunque que la mayoría de los casos se resuelven por sí solos, cuando los síntomas son graves o cuando el colon se ha dañado es posible que necesites cirugía para lo siguiente:

  • Quitar el tejido muerto
  • Reparar una perforación en el colon
  • Desviar el flujo sanguíneo de una obstrucción en una arteria intestinal
  • Quitar parte del colon que se ha estrechado debido a cicatrización y que provoca una obstrucción

La probabilidad de cirugía puede ser mayor si tienes una enfermedad de base, como una cardiopatía o presión arterial baja.

Preparación antes de la cita

Si tienes dolores abdominales intensos que no te dejan permanecer sentado, dirígete a la sala de emergencias. Es posible que te deriven a una cirugía inmediata para diagnosticar y tratar tu enfermedad.

Si los signos y síntomas que tienes son leves y ocasionales, comunícate con tu médico para solicitar un turno. Después de realizar una evaluación inicial, es posible que te derive a un médico que se especialice en trastornos digestivos (gastroenterólogo) o trastornos de los vasos sanguíneos (cirujano vascular).

A continuación, presentamos información para ayudarte a que te prepares para la consulta y para que sepas qué debes esperar del médico.

Lo que puedes hacer

  • Ten en cuenta cualquier restricción previa a la consulta, como no ingerir alimentos después de la medianoche anterior al día de tu consulta.
  • Anota tus síntomas, incluyendo cuándo comenzaron y cómo cambiaron o empeoraron con el tiempo.
  • Anota tu información médica clave, incluyendo otras enfermedades que te hayan diagnosticado.
  • Haz una lista de todos los medicamentos, las vitaminas y los suplementos que tomes.
  • Anota preguntas para hacerle al médico.

Preguntas para hacerle al médico.

  • ¿Cuál es la causa más probable de mi enfermedad?
  • ¿Qué tipo de pruebas necesito hacerme?
  • Tengo otros problemas de salud. ¿Cómo puedo manejar mejor estas enfermedades en conjunto?
  • Si necesito cirugía, ¿cómo será mi recuperación?
  • ¿De qué manera cambiará mi dieta y mi estilo de vida después de tener una cirugía?
  • ¿Qué clase de atención de seguimiento voy a necesitar?

Qué esperar de tu médico

Es probable que el médico te haga preguntas acerca de tus síntomas, tales como las siguientes:

  • ¿Cuándo comenzaste a tener los síntomas?
  • ¿Tus síntomas han sido continuos u ocasionales?
  • ¿Qué tan graves son tus síntomas?
  • ¿Dónde sientes los síntomas más intensos?
  • ¿Hay algo que parezca mejorar los síntomas?
  • ¿Hay algo que parezca empeorar tus síntomas?

Last Updated Feb 5, 2019


Content from Mayo Clinic ©1998-2019 Mayo Foundation for Medical Education and Research (MFMER). All rights reserved. Terms of Use