Comunicación interventricular

Perspectiva general

La comunicación interventricular es un orificio en el corazón y constituye un defecto cardíaco frecuente que está presente al momento del nacimiento (congénito). El orificio (defecto) se presenta en la pared (tabique) que separa las cavidades inferiores del corazón (ventrículos) y permite que la sangre pase del lado izquierdo al derecho del corazón. Luego, la sangre rica en oxígeno se bombea de regreso a los pulmones y no hacia el cuerpo, por lo que el corazón debe trabajar más intensamente.

Es posible que un pequeño defecto de comunicación interventricular no produzca problemas graves, y muchos de ellos se cierran por su cuenta. Los defectos de comunicación interventricular medianos o más grandes pueden requerir una reparación quirúrgica durante los primeros años de vida para prevenir complicaciones.

Ilustración de una comunicación interventricular

Una comunicación interventricular es una abertura anormal (agujero) en el corazón que se forna entre las cámaras de bombeo inferiores del corazón (ventrículos), como se muestra en el corazón a la derecha. Esto permite que la sangre oxigenada se mezcle con la sangre desoxigenada. A la izquierda, se muestra un corazón normal.

Síntomas

Los signos y síntomas de defectos cardíacos graves suelen aparecer durante los primeros días, semanas o meses de vida de un niño.

Los síntomas de una comunicación interventricular en un bebé pueden ser:

  • Alimentación deficiente, incapacidad de desarrollarse
  • Respiración acelerada o dificultad para respirar
  • Cansancio fácil

Es posible que tú y el médico no detecten los signos de comunicación interventricular cuando el bebé nace. Si el defecto es pequeño, los síntomas pueden no aparecer hasta entrada la infancia —si es que aparecen—. Los signos y síntomas varían en función del tamaño del orificio y de otros defectos cardíacos asociados.

Es posible que el médico sospeche la presencia de un defecto cardíaco durante un control regular si detecta un soplo mientras escucha el corazón de tu bebé con un estetoscopio. En ocasiones, las comunicaciones interventriculares pueden detectarse mediante ecografías antes del nacimiento del bebé.

En otras, no se detectan hasta que la persona alcanza la adultez. Los signos y síntomas pueden ser la dificultad para respirar o un soplo cardíaco que el médico detecta cuando te escucha con un estetoscopio.

Cuándo consultar al médico

Llama al médico si tu bebé o niño:

  • Se cansa con facilidad al comer o al jugar
  • No aumenta de peso
  • Pierde el aliento cuando come o llora
  • Respira aceleradamente o tiene dificultad para respirar

Llama al médico si tienes:

  • Dificultad para respirar cuando te esfuerzas o te acuestas
  • Latidos del corazón acelerados o irregulares
  • Fatiga o debilidad

Causas

Los defectos congénitos del corazón surgen de manera temprana en el desarrollo del corazón debido a problemas, pero por lo general no existe una causa concreta. La genética y los factores ambientales pueden influir. La comunicación interventricular puede ocurrir sola o con otros defectos cardíacos congénitos.

Durante el desarrollo fetal, la comunicación interventricular ocurre cuando la pared muscular (tabique) que separa el lado derecho del lado izquierdo del corazón no llega a formarse por completo entre las cavidades inferiores del corazón (ventrículos).

Normalmente, el lado derecho del corazón bombea sangre a los pulmones para obtener oxígeno, y el lado izquierdo bombea sangre oxigenada al resto del cuerpo. La comunicación interventricular permite que la sangre oxigenada se mezcle con la sangre desoxigenada, por lo cual el corazón debe esforzarse más para enviar suficiente oxígeno a los tejidos del cuerpo.

La comunicación interventricular puede tener diferentes tamaños y puede estar presente en varios lugares de la pared que se encuentra entre los ventrículos. Puede haber una o más comunicaciones interventriculares.

También es posible que se desarrolle una comunicación interventricular más adelante, generalmente después de un ataque cardíaco o una complicación posterior a determinados procedimientos cardíacos.

Factores de riesgo

La comunicación interventricular puede ser hereditaria y, a veces, puede aparecer junto con otros problemas genéticos, como el síndrome de Down. Si ya tienes un hijo con un defecto cardíaco, un asesor en genética puede analizar el riesgo de que tu próximo hijo también padezca uno.

Complicaciones

Es posible que una pequeña comunicación interventricular nunca cause problemas. Los defectos medianos o grandes pueden provocar una gama de discapacidades, desde leves hasta potencialmente mortales. El tratamiento puede prevenir muchas complicaciones.

  • Insuficiencia cardíaca. Cuando hay una comunicación interventricular mediana o grande en el corazón, este debe realizar un mayor esfuerzo para poder bombear suficiente sangre al cuerpo. Por lo tanto, se puede producir insuficiencia cardíaca si la comunicación interventricular no se trata.
  • Hipertensión pulmonar. Un aumento del flujo sanguíneo a los pulmones debido a una comunicación interventricular provoca presión arterial alta en las arterias de los pulmones (hipertensión pulmonar), lo cual puede dañarlos en forma permanente. Esta complicación puede provocar un flujo sanguíneo inverso a través del orificio (síndrome de Eisenmenger).
  • Endocarditis. Esta infección cardíaca es una complicación poco frecuente.
  • Otros problemas cardíacos. Son, entre otros, ritmos cardíacos anormales y problemas de las válvulas.

Prevención

En la mayoría de los casos, no se puede hacer nada para prevenir que un bebé padezca comunicación interventricular. Sin embargo, es importante hacer todo lo posible para tener un embarazo saludable. A continuación, te ofrecemos los conceptos básicos:

  • Busca atención médica prenatal temprana, incluso antes de estar embarazada. Habla con el médico sobre tu salud antes de quedar embarazada y analicen los cambios en el estilo de vida que el médico podría recomendarte para tener un embarazo saludable. Además, asegúrate de informarle al médico si tomas algún medicamento.
  • Consume una dieta equilibrada. Agrega un suplemento vitamínico que contenga ácido fólico. También limita el consumo de cafeína.
  • Haz ejercicio regularmente. Trabaja con el médico para establecer un plan de ejercicios que sea adecuado para ti.
  • Evita los riesgos. Estos comprenden sustancias dañinas, como el alcohol, el tabaco y las drogas ilegales.
  • Evita las infecciones. Asegúrate de tener todas las vacunas al día antes de quedar embarazada. Ciertos tipos de infecciones pueden ser dañinas para un feto en gestación.
  • Mantén la diabetes bajo control. Si tienes diabetes, trabaja con tu médico para asegurarte de que esté bien controlada antes de quedar embarazada.

Si tienes antecedentes familiares de defectos cardíacos u otros trastornos genéticos, considera hablar con un asesor en genética antes de quedar embarazada.

Diagnóstico

En ocasiones, la comunicación interventricular produce un soplo cardíaco que el médico puede detectar con un estetoscopio. Si el médico escucha un soplo cardíaco o detecta otros signos o síntomas de un defecto cardíaco, puede solicitar varias pruebas, entre ellas:

  • Ecocardiograma. En esta prueba, se usan ondas sonoras para producir una imagen de video del corazón. Los médicos usan esta prueba para diagnosticar la comunicación interventricular y determinar su tamaño, ubicación y gravedad. También puede usarse para determinar si hay otros problemas del corazón. La ecocardiografía puede usarse en un feto (ecocardiografía fetal).
  • Electrocardiograma. Esta prueba registra la actividad eléctrica del corazón mediante electrodos adheridos a la piel y ayuda a diagnosticar defectos cardíacos o problemas en la frecuencia.
  • Radiografía de tórax. Una radiografía ayuda al médico a ver el corazón y los pulmones. De este modo, los médicos pueden determinar si el corazón está agrandado y si los pulmones tienen un excedente de líquido.
  • Cateterismo cardíaco. En esta prueba, se introduce un tubo delgado y flexible (catéter) en un vaso sanguíneo de la ingle o el brazo, y se lo guía a través de los vasos sanguíneos hasta llegar al corazón. Gracias al cateterismo cardíaco, los médicos pueden diagnosticar defectos cardíacos congénitos y determinar cómo funcionan las válvulas y cavidades cardíacas.
  • Pulsioximetría. Se coloca un pequeño clip en el dedo para medir la cantidad de oxígeno en sangre.

Tratamiento

Muchos bebés que nacen con una pequeña comunicación interventricular no necesitarán cirugía para cerrar el orificio. Después de nacer, tu médico puede querer observar a tu bebé y tratar los síntomas mientras espera a ver si el defecto se cierra por sí solo.

Los bebés que necesitan la reparación quirúrgica a menudo son operados en su primer año. Los niños y adultos que tienen una comunicación interventricular mediana o grande, o una que causa síntomas importantes, pueden necesitar cirugía para cerrar el orificio.

Algunas comunicaciones interventriculares pequeñas se cierran quirúrgicamente para prevenir complicaciones relacionadas con su ubicación, tales como daño a las válvulas del corazón. Muchas personas con comunicación interventricular pequeña tienen vidas productivas con pocos problemas relacionados.

Los bebés que tienen una comunicación interventricular grande o que se cansan fácilmente durante la alimentación pueden necesitar nutrición adicional para ayudarles a crecer. Algunos bebés pueden requerir alimentación por sonda.

Medicamentos

Los medicamentos para defectos de comunicación interventricular pueden consistir en aquellos que:

  • Disminuyen la cantidad de líquidos en circulación y en los pulmones. Esto reduce el volumen de sangre que debe ser bombeada. Estos medicamentos se llaman «diuréticos» y entre ellos está la furosemida (Lasix).
  • Mantienen los latidos del corazón regulares. Algunos ejemplos son los betabloqueantes, como el metoprolol (Lopressor), el propranolol (Inderal LA) y otros, y la digoxina (Lanoxin, Lanoxin Pediatric).

Procedimientos

El tratamiento quirúrgico de la comunicación interventricular implica tapar y reparar las aberturas anormales de los ventrículos. Si tú o tu hijo se someterán a cirugía para reparar una comunicación interventricular, considera la posibilidad de que la cirugía esté a cargo de cirujanos y cardiólogos con capacitación y pericia en ese tipo de procedimientos. Los procedimientos pueden comprender lo siguiente:

  • Reparación quirúrgica. El procedimiento elegido en la mayoría de los casos usualmente implica cirugía de corazón abierto bajo anestesia general. Esta cirugía requiere una máquina de corazón-pulmón y una incisión en el pecho. El médico utiliza un parche o puntadas para cerrar el orificio.
  • Procedimientos con catéteres. No es necesario abrir el pecho para cerrar una comunicación interventricular durante un cateterismo. Más bien, el médico inserta un tubo fino (catéter) en un vaso sanguíneo de la ingle y lo guía hasta el corazón. El médico entonces utiliza un dispositivo de malla de tamaño especial para cerrar el orificio.
  • Procedimiento híbrido. Una cirugía híbrida conlleva el uso de técnicas quirúrgicas y basadas en el cateterismo. A través de una pequeña incisión se puede acceder al corazón y el procedimiento se puede llevar a cabo sin detener el corazón y sin utilizar una máquina de corazón-pulmón. Un dispositivo cierra la comunicación interventricular mediante un catéter colocado a través de la incisión.

Después de la reparación, el médico programará el seguimiento médico regular para asegurarse de que la comunicación interventricular permanezca cerrada y para buscar signos de complicaciones. Dependiendo del tamaño del defecto y la presencia de otros problemas, tu médico te dirá con qué frecuencia tú o tu hijo deberán examinarse.

Estilo de vida y remedios caseros

Una vez reparada la comunicación interventricular, tú o tu hijo necesitarán atención médica de seguimiento de por vida para que los médicos puedan controlar la afección y detectar cualquier signo de complicaciones.

El médico podría sugerir que tú o tu hijo asistan a consultas de seguimiento periódicas con un médico especialista en enfermedades cardíacas congénitas. En estas consultas, el médico puede realizar una evaluación y solicitar pruebas de diagnóstico por imágenes para supervisar la afección.

A continuación, te ofrecemos algunos consejos para controlar tu enfermedad o la de tu hijo:

  • Piensa con detenimiento la decisión de un embarazo. Antes de quedar embarazada, habla con un médico especialista en afecciones del corazón (cardiólogo) para determinar si puedes llevar un embarazo de forma segura. Esto tiene especial importancia si estás tomando medicamentos. También es importante consultar a un obstetra y a un cardiólogo durante el embarazo.

    Tener una comunicación interventricular reparada sin complicaciones o tener un pequeño defecto no representa un riesgo adicional durante el embarazo. Sin embargo, tener un defecto de mayor tamaño no reparado, insuficiencia cardíaca, hipertensión pulmonar, ritmo cardíaco anormal u otros defectos cardíacos representa un riesgo elevado tanto para la madre como para el feto. Los médicos recomiendan firmemente a las mujeres que padecen el síndrome de Eisenmenger no quedar embarazadas debido al alto riesgo de complicaciones.

  • Toma precauciones contra la endocarditis. En general, no será necesario que tú o tu hijo tomen antibióticos antes de ciertos procedimientos dentales para prevenir una infección en la capa interna del corazón (endocarditis).

    Sin embargo, el médico te puede recomendar antibióticos si tuviste endocarditis en el pasado o si te reemplazaron una válvula del corazón, si te repararon una comunicación interventricular con material artificial recientemente, si todavía tienes fugas a través de la comunicación interventricular, si la comunicación interventricular que te repararon está al lado de un defecto que se reparó con material artificial o si tienes una comunicación interventricular importante que esté provocando que tengas niveles de oxígeno bajos.

    En la mayoría de las personas con comunicación interventricular, la endocarditis se puede prevenir con una buena higiene bucal y exámenes dentales periódicos.

  • Sigue las recomendaciones de ejercicio. El médico puede aconsejarte qué actividades son seguras para ti o tu hijo. Si algunas actividades representan peligros especiales, alienta a tu hijo a que participe en actividades más seguras. Ten en cuenta que muchos niños con comunicación interventricular pueden tener una vida saludable, productiva y totalmente activa.

    En general, los niños que padecen defectos pequeños o cuyo orificio en el corazón se reparó tendrán pocas o ninguna restricción para hacer actividades o ejercicio. Los niños cuyos corazones no bombean normalmente tendrán que seguir algunos límites. Los niños que padecen hipertensión pulmonar irreversible (síndrome de Eisenmenger) tienen un mayor número de restricciones.

Estrategias de afrontamiento, y apoyo

Considera unirte a un grupo de apoyo para familias de niños que nacieron con defectos cardíacos. Los grupos de apoyo pueden ayudar a los padres, familiares y personas responsables del cuidado a encontrar respuestas, relacionarse con otras familias y compartir sus esperanzas y preocupaciones con otros que atraviesan dificultades similares.

Preparación antes de la cita

Si tú o tu hijo presentan signos y síntomas frecuentes de comunicación interventricular, llama a tu médico. Después del examen inicial, es probable que el médico te derive a ti o a tu hijo a un especialista en el diagnóstico y tratamiento de las enfermedades cardíacas (cardiólogo).

La siguiente información te ayudará a prepararte para la consulta.

Qué puedes hacer

  • Anota los signos y síntomas que tú o tu hijo hayan tenido y por cuánto tiempo los han sentido.
  • Anota la información médica más importante, como cualquier otro problema de salud y los nombres de cualquier medicamento que tú o tu hijo tomen, o los procedimientos a los que se hayan sometido (incluso los informes).
  • Si es posible, pídele a un familiar o a un amigo que te acompañe a la consulta. La persona que te acompañe puede ayudarte a recordar lo que dice el médico.
  • Anota las preguntas para hacerle al médico.

Algunas de las preguntas para hacerle al médico en la primera consulta son:

  • ¿Qué puede estar provocando estos síntomas?
  • ¿Existen otras causas posibles?
  • ¿Qué pruebas se necesitan?
  • ¿Debería consultar a un especialista?

Las siguientes son algunas preguntas que le puedes hacer al cardiólogo en caso de que te deriven:

  • ¿Qué tan grande es el defecto?
  • ¿Hay riesgos de que esta enfermedad tenga complicaciones?
  • ¿Qué tratamiento me recomiendas?
  • ¿Con qué frecuencia debemos programar las pruebas y análisis de seguimiento?
  • ¿A qué signos y síntomas debo prestar atención en casa?
  • ¿Cuál es el pronóstico a largo plazo para esta enfermedad?
  • ¿Me recomiendas restricciones en la dieta o en las actividades?

No dudes en hacer otras preguntas.

Qué esperar del médico

Es probable que el médico te haga una serie de preguntas, entre ellas:

Si eres la persona afectada:

  • ¿Cuáles son tus síntomas?
  • ¿Cuándo comenzaron los síntomas?
  • ¿Los síntomas han empeorado con el tiempo?
  • ¿Sabes si tienes antecedentes familiares de problemas cardíacos?
  • ¿Estás recibiendo tratamiento o te han tratado recientemente por otras enfermedades?
  • ¿Estás planeando un embarazo?

Si tu bebé o hijo es el afectado:

  • ¿Se cansa fácilmente mientras está comiendo o jugando?
  • ¿Está subiendo de peso?
  • ¿Respira rápidamente o se queda sin aire cuando come o llora?
  • ¿Le diagnosticaron alguna otra enfermedad?

Last Updated Sep 21, 2018


Content from Mayo Clinic ©1998-2020 Mayo Foundation for Medical Education and Research (MFMER). All rights reserved. Terms of Use