Derrame pericárdico

Perspectiva general

El derrame pericárdico es la acumulación de una cantidad excesiva de líquido en la estructura de dos capas, similar a una bolsa, que rodea al corazón (pericardio).

El espacio entre las capas generalmente contiene una capa delgada de líquido. Pero si el pericardio está enfermo o lesionado, la inflamación que se produce puede generar un exceso de líquido. El líquido también puede acumularse alrededor del corazón sin inflamación, por ejemplo, a causa del sangrado después de un traumatismo torácico.

El derrame pericárdico hace presión en el corazón y afecta su funcionamiento. Si no se trata, puede producir insuficiencia cardíaca o la muerte.

Síntomas

Puedes tener un derrame pericárdico importante sin signos ni síntomas, particularmente si el líquido aumentó lentamente.

En caso de que sí se produzcan síntomas de derrame pericárdico, pueden incluir los siguientes:

  • Falta de aire o dificultad para respirar (disnea)
  • Malestar al respirar cuando estás recostado (ortopnea)
  • Dolor en el pecho, generalmente detrás del esternón o del lado izquierdo del pecho
  • Inflamación torácica

Cuándo consultar con el médico

Llama al 911 o al número local de emergencias si sientes dolor en el pecho durante más de unos minutos, si sientes dificultad o dolor al respirar o si tienes desmayos sin causa aparente.

Consulta con tu médico si tienes dificultad para respirar.

Causas

El derrame pericárdico puede producirse por la inflamación del pericardio (pericarditis) en respuesta a una enfermedad o lesión. El derrame pericárdico también puede producirse cuando el flujo de líquidos pericárdicos está obstruido o cuando se acumula sangre dentro del pericardio, por ejemplo, por un traumatismo torácico.

En algunos casos, no puede determinarse la causa (pericarditis idiopática).

Las causas del derrame pericárdico incluyen las siguientes:

  • Inflamación del pericardio después de una cirugía cardíaca o ataque cardíaco
  • Enfermedades autoinmunitarias, como artritis reumatoide o lupus
  • Propagación del cáncer (metástasis), particularmente el cáncer de pulmón, el cáncer de mama, el melanoma, la leucemia, el linfoma no Hodgkin o la enfermedad de Hodgkin
  • Cáncer del pericardio o el corazón
  • Radioterapia contra el cáncer si el corazón estuvo dentro del área de radiación
  • Quimioterapia contra el cáncer, por ejemplo, doxorrubicina (Doxil) y ciclofosfamida
  • Residuos en la sangre a causa de insuficiencia renal (uremia)
  • Tiroides hipoactiva (hipotiroidismo)
  • Infecciones víricas, bacterianas, por hongos o parásitos
  • Traumatismo o herida punzante cerca del corazón
  • Algunos medicamentos con receta, como la hidralacina, un medicamento para la presión arterial alta, la isoniazida, un medicamento para la tuberculosis, y la fenitoína (Dilantin, Phenytek y otros), un medicamento para las convulsiones epilépticas

Complicaciones

Dependiendo de la velocidad con que se produzca el derrame pericárdico, el pericardio puede estirarse ligeramente para albergar el exceso de líquido. Sin embargo, demasiado líquido hace que el pericardio haga presión al corazón, lo cual impide que las cavidades se llenen por completo.

Esta afección, llamada taponamiento, produce mala circulación sanguínea y una falta de abastecimiento de oxígeno al cuerpo. El taponamiento es potencialmente mortal y requiere atención de emergencia/urgente.

Diagnóstico

Si tu médico sospecha que tienes derrame pericárdico, realizará una serie de análisis para detectarlo, identificar las posibles causas y determinar el tratamiento.

Examen médico

El médico realizará un examen médico, que implica escuchar el corazón del paciente con un estetoscopio.

Ecocardiograma

Un ecocardiograma usa ondas sonoras para crear imágenes del corazón en tiempo real. Con este procedimiento, un cardiólogo puede ver el tamaño del derrame pericárdico sobre la base de la cantidad de espacio que hay entre las dos capas del pericardio. Un ecocardiograma también puede mostrar la disminución de la función cardíaca debido a la presión que sufre el corazón (taponamiento).

El cardiólogo podría ver si una o más cavidades del corazón han colapsado y el grado de eficacia con el que el corazón bombea sangre. Existen dos tipos de ecocardiogramas:

  • Ecocardiograma transtorácico. Para esta prueba se utiliza un dispositivo que emite sonido (transductor) que se coloca en el pecho, sobre el corazón.
  • Ecocardiograma transesofágico. Se introduce un transductor diminuto dentro de un tubo hacia dentro del tubo digestivo y va desde la garganta hasta el estómago (esófago). Dado que el esófago está cerca del corazón, colocar allí el transductor suele proporcionar una imagen más detallada del corazón.

Electrocardiograma

Un electrocardiograma, también conocido como ECG, registra señales eléctricas a medida que se desplazan por el corazón. El cardiólogo puede buscar patrones que sugieran la presencia de taponamiento.

Radiografía torácica

Esta puede mostrar una silueta del corazón dilatado si existe una gran cantidad de líquido en el pericardio.

Otras tecnologías de diagnóstico por imagen

La tomografía computarizada (TC) y la resonancia magnética (RM) son tecnologías de diagnóstico por imágenes que pueden detectar derrame pericárdico, aunque generalmente no se utilizan para este trastorno. Sin embargo, es posible diagnosticar derrame pericárdico cuando se realizan estas pruebas por otros motivos.

Otras pruebas

Si hay evidencia de derrame pericárdico, el médico podría solicitar análisis de sangre u otras pruebas de diagnóstico para identificar una causa.

Tratamiento

El tratamiento para el derrame pericárdico dependerá de la cantidad de líquido acumulado, de aquello que esté causando el derrame y de si tienes o presentas probabilidades de tener taponamiento cardíaco. Tratar la causa del derrame pericárdico suele corregir el problema.

Medicamentos que reducen la inflamación

Si no tienes un taponamiento y no existe una amenaza inmediata de que se produzca, el médico podría indicarte una de las siguientes opciones para tratar la inflamación del pericardio, la cual podría contribuir a un derrame pericárdico:

  • Aspirina
  • Medicamentos antiinflamatorios no esteroides (AINE), como indometacina (Indocin) o ibuprofeno (Advil, Motrin IB y otros)
  • Conquicina (Colcrys)
  • Corticoesteroides, como prednisona

Otros tratamientos

Si los tratamientos con antiinflamatorios no corrigen el problema y tienes una acumulación importante de líquido que genera síntomas y te hace más propenso a un taponamiento, o si presentas taponamiento, tu cardiólogo probablemente recomiende uno de los siguientes procedimientos para drenar el líquido o evitar que este vuelva a acumularse.

  • Drenar el líquido. El médico puede introducir una aguja en el espacio pericárdico y, luego, usar un tubo pequeño (catéter) para drenar el líquido: este procedimiento se llama pericardiocentesis.

    El médico usará dispositivos para imágenes —ya sea ecocardiografía o una tecnología de radiografía llamada fluoroscopia— con el fin de guiar el trabajo. Un aparato de ECG controlará tu corazón durante el procedimiento. En la mayoría de los casos, el catéter se dejará en el lugar para drenar el espacio pericárdico durante algunos días, a fin de evitar que vuelva a acumularse líquido.

  • Cirugía a corazón abierto. Si hay sangrado dentro del pericardio, especialmente debido a una cirugía cardíaca reciente u otras complicaciones, puede que te realicen una cirugía para drenar el pericardio y reparar el daño. Ocasionalmente, un cirujano podría drenar el pericardio y crear un «pasaje» que permita que drene cuando sea necesario a la cavidad abdominal, donde el líquido puede ser absorbido.
  • Abrir las capas. La pericardiotomía con balón es un procedimiento que se realiza con poca frecuencia, mediante el cual se inserta un balón desinflado entre las capas del pericardio; luego, el balón se infla para estirar las capas.
  • Extraer el pericardio. La extracción quirúrgica de la totalidad o una parte del pericardio (pericardiectomía) suele reservarse para el tratamiento de derrames pericárdicos que reaparecen a pesar del drenaje con catéter.

Preparación antes de la cita

Si se descubre que tienes derrame pericárdico como resultado de un ataque cardíaco u otra emergencia, no tendrás tiempo para prepararte para tu consulta. De lo contrario, probablemente comiences por visitar a tu profesional de atención médica primaria. O tal vez te deriven de inmediato a un cardiólogo.

Qué puedes hacer

Cuando programes la consulta, pregunta si hay algo que debes hacer con anticipación, como por ejemplo ayunar antes de un examen específico. Haz una lista de lo siguiente:

  • Tus síntomas, incluidos los que parecen no tener relación con el corazón o la respiración
  • La información personal más importante, como situaciones de estrés importantes, cambios recientes en tu vida y antecedentes
  • Todos los medicamentos, vitaminas u otros suplementos que tomes, incluidas las dosis
  • Preguntas para hacerle a tu médico

Si es posible, lleva a un familiar o amigo que te ayude a recordar la información que recibes.

Para el derrame pericárdico, algunas preguntas básicas para hacer al médico pueden ser las siguientes:

  • ¿Qué es lo que probablemente cause mis síntomas?
  • ¿Qué pruebas necesito hacerme?
  • ¿Debería consultar con un especialista?
  • ¿Cuán grave es mi afección?
  • ¿Cuáles son las mejores medidas para tomar?
  • Tengo otros problemas de salud. ¿Cómo puedo controlar mejor estas afecciones de manera conjunta?
  • ¿Hay folletos u otros materiales impresos que pueda consultar? ¿Qué sitios web me recomiendas?

Qué esperar del médico

Es probable que el médico te haga una serie de preguntas, por ejemplo:

  • ¿Cuándo comenzaron los síntomas?
  • ¿Tienes síntomas todo el tiempo o estos aparecen y desaparecen?
  • ¿Existe algo que, al parecer, esté mejorando los síntomas? Por ejemplo, ¿el dolor en el pecho es menos intenso cuando te sientas y te inclinas hacia adelante?
  • ¿Existe algo que, al parecer, esté empeorando los síntomas? Por ejemplo, ¿tus síntomas empeoran cuando estás recostado? ¿Empeoran cuando estás más activo?

Last Updated Aug 10, 2017


Content from Mayo Clinic ©1998-2019 Mayo Foundation for Medical Education and Research (MFMER). All rights reserved. Terms of Use